Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra
La otra crónica

Sin resultados no hay paraíso

Por Javi Gómez - Domingo, 3 de Junio de 2018 - Actualizado a las 06:02h

Osasuna gestó esta temporada un proyecto ambicioso con miras en las cotas más altas para volver cuanto antes a Primera y aprovechar el tirón televisivo para terminar de regenerar las arcas del club. Para ello no dudaron en apostar todo, incluido el modelo del club, para hacerlo posible. Todo centrado en que el equipo lograse el objetivo de ascender o, por lo menos, de pelearlo.

Y no se ha conseguido. De hecho se ha quedado bastante lejos del ascenso directo y tampoco se consiguió, aunque sea, pelearlo en la promoción.

El encuentro contra el Valladolid fue un reflejo de lo visto durante la temporada. Un Osasuna timorato se vio totalmente superado por un Valladolid que sí demostró lo que se jugaba. Hervías, el exrojillo, certificó el 1-0 y las primeras dudas.

De hecho, a los pocos minutos de la segunda parte, las dudas directamente se convirtieron en velas a San Fermín con el penalti convertido por Mata y la expulsión de Lillo. Y esta vez no hubo milagro posible. Osasuna lo tenía en su mano, pero lo dejó en manos de muchos otros y solo el Granada le hizo el favor ganando al Cádiz.

Y ahí se acabó todo, sin excusas ni nada donde agarrarse. Osasuna, desde la junta, pasando por el director general y terminando en el director deportivo, han fiado todo a subir y, pese a los cambios de discurso durante la temporada, esto no se ha conseguido y, por tanto, la palabra no puede ser otra que fracaso.

Pero, lo peor, no es no lograr un objetivo deportivo. Lo peor es que esta temporada ha logrado lo imposible, que es desenganchar al osasunismo al ver a un equipo desdibujado día tras día en El Sadar. Y eso es culpa de Diego, del que sigo pensando que va a ser un buen entrenador pero al que le faltan, en muchos aspectos, incluso fuera del verde, las famosas “horas de vuelo”.

Pero las culpas no solo pueden recaer sobre una persona que ha demostrado una gran profesionalidad y, con poco éxito, ha puesto de su parte para que saliese adelante. Este fracaso tiene muchos responsables y, como casi seguro solamente Diego será quién lo pague, los que se queden deben hacer una profunda reflexión sobre cómo conseguir el éxito con un Osasuna unido, en el que no se fomenten desde el propio club trincheras, que vuelva a sus raíces apoyado en un Tajonar donde en estos últimos meses las esperanzas han reverdecido de la mano de Ángel Alcalde. En resumidas cuentas, un Osasuna que vuelva a sus valores y que se apoye en algo más que los resultados.

etiquetas: osasuna, javi gomez

Más sobre Osasuna

ir a Osasuna »