Laura Pérez, devuélveme mi grupo

Por Fátima Andreo Vázquez - Lunes, 4 de Junio de 2018 - Actualizado a las 06:01h

Sí, mío y de las miles de personas que votamos a Podemos Ahal Dugu, no a los tránsfugas que os habéis apoderado de él y atrincherado en los escaños.

Un grupo parlamentario que siempre apostó por el cambio en Navarra a pesar tuya, de Couso y de Velasco. Porque tanto Ainhoa Aznárez como Tere Sáenz como yo misma formábamos parte de la Asamblea por el Cambio, espacio de debate formado por miembros de varias fuerzas políticas y de movimientos sociales navarros que desde hace años debatía sobre cómo traer elcambio a Navarra. Allí aprendimos a llegar a acuerdos con diferentes y a renunciar a objetivos propios, llegándose a la elaboración de un documento común con el que se pretendía conseguir una mejoría en la vida de las y los navarros.

Qué divertido cuando decís que debéis quedaros para proteger el cambio, cuando lo habéis puesto, lo has puesto, en peligro desde el minuto cero. Primero en las negociaciones del Acuerdo Programático del Gobierno de Navarra, que no te gustaba nada y no querías firmar. Lo que tuvo que sudar Eduardo Santos para conseguirlo. Porque no eres capaz de admitir algo diferente a lo tuyo, de transigir, de llegar a acuerdos.

A continuación con el discurso de investidura, que parecía que estábamos en la oposición. Me tuve que agarrar al escaño para no salir corriendo. ¿Eso era lo que habíamos consensuado en el grupo? Claro que no, era un popurrí de aportaciones de gentes que en realidad no querían votar a favor, como Rubén y tú. Porque la verdad es que era en la oposición donde tú siempre quisiste situarte. Porque a la contra se vive mejor. Reconócelo. No es malo ni bueno, es lo que es. Más tarde llegaron los primeros presupuestos de la legislatura, en cuyas negociaciones pretendías incluir, con tu ignorancia supina en economía, milagrosas medidas para estirar unos números que daban lo que daban. Porque la realidad nunca ha sido lo tuyo.

Y tras superar múltipleslíneas rojas a lo largo de la legislatura, cuyo incumplimiento nos ponía continuamente al borde de romper el acuerdo, en el consejo ciudadano en que se votó la aprobación de los últimos presupuestos tu voto fue negativo. Votaste por romper el acuerdo. No lo niegues, por favor, que las actas son públicas y están colgadas en Internet.

Y no es que yo esté totalmente de acuerdo con esos presupuestos, hay cosas que no me gustan, que habría intentado cambiar. Pero los objetivos no se consiguen con líneas rojas y rompiendo acuerdos, aunque desde luego esa es la postura más fácil y en la que te desenvuelves mejor tanto tú como el trío que te sigue. Conseguir logros supone trabajar, presentar propuestas viables, negociar, como hace Mikel Buil. Los pataleos son fáciles, infantiles y no llevan a nada. Y ahora os apropiáis de nuestro grupo parlamentario, tránsfugas necesariamente porque Podemos te expulsó;porque las denuncias fueron analizadas por dos órganos del partido que llegaron a la misma conclusión: habías incumplido el código ético que firmaste al hacerte cargo público. Y, como cuando el PP quiere negar la realidad de sus casos y denuncia a la policía y a los jueces, tú intentaste desacreditar a quienes te habían juzgado. Todo un partido en contra de una pobre mártir.

Devolvedme mi grupo de Podemos Ahal Dugu que no es vuestro, aunque tengáis la posibilidad legal de apropiároslo. Porque de las diez primeros nombres en la lista al Parlamento sólo cuatro estáis de acuerdo con esa medida. Porque queremos seguir siendo Podemos, ese partido que a nivel estatal consiguió 94.555 votos en Navarra (yendo juntos con IE y Equo), segunda fuerza política, con una lista en la que no ibais ninguno de vosotros/as y sí nuestro secretario general. Porque queremos que siga una de las mejores presidentas que ha tenido el Parlamento de Navarra, reconocido en numerosas ocasiones por vosotras mismas. Porque Ainhoa es abierta, innovadora, cercana, valiente y ha conseguido un cambio y una apertura que queréis destruir junto a un partido que ha concitado tantas esperanzas en tanta gente. Pero vosotras/os le queréis regalar la presidencia al tripartito de la oposición. Y todo ¿por qué? Sólo porque las personas inscritas no os votaron mayoritariamente en las últimas primarias. Es infantil, da vergüenza ajena, pero es así.

Sin embargo no lo vais a conseguir, porque si Pablo e Irene son capaces de seguir adelante, nosotras no vamos a ser menos. Y aunque os hayáis aliado con la prensa de derechas, aunque os apoyéis en UPN, aunque intentéis quedaros con las subvenciones que concede el Parlamento a los partidos que lograron los votos en las elecciones (no es vuestro caso), seguiremos trabajando porque el cambio siga en Navarra, se profundice, y llegue al resto de España.

Basta ya de mentiras, de retorcer las palabras y la realidad. ¿Qué es eso del Podemos originario? Podemos es lo que es hoy, no la idea que pudierais tener vosotras/os en algún momento. Y como miembro de Podemos Ahal Dugu os pido que nos devolváis el grupo parlamentario a sus legítimos dueños, el partido al que se votó en mayo de 2015.

La autora es exparlamentaria de Podemos Ahal Dugu