Aires nuevos para Iturrama

El objetivo de la nueva asociación de vecinos del barrio es proporcionar una oferta sociocultural hasta ahora inexistente

Laura Garde | Unai Beroiz - Lunes, 4 de Junio de 2018 - Actualizado a las 06:01h

Algunos de los miembros de Erletokieta posan con carteles de actividades organizadas durante el mes de mayo.

Algunos de los miembros de Erletokieta posan con carteles de actividades organizadas durante el mes de mayo. (UNAI BEROIZ)

Galería Noticia

Algunos de los miembros de Erletokieta posan con carteles de actividades organizadas durante el mes de mayo.

pamplona- Un espacio en el que colectivos y vecinos y vecinas del barrio pueden reunirse para conseguir proporcionar la oferta sociocultural que falta. Es la asociación de vecinos Erletokieta de Iturrama, que trabaja desde 2014 en un local de la calle Abejeras para romper la incomunicación existente entre los diferentes ámbitos: “En Iturrama no había asociación de vecinos. Muchos pertenecíamos a distintos grupos pero nunca se organizaban actividades en común”, explica Unai Pastor, integrante del colectivo. “Iturrama es grande, y encontramos la necesidad de organizar actividades de dinamización para hacer vida de barrio”, añade.

Su objetivo es arraigarse poco a poco en Iturrama. Participando en la organización del Olentzero junto a la apyma de la ikastola Amaiur, este año los carnavales del barrio fueron labor suya. Ellos consideran que su “verdadera” actividad comenzó en octubre, cuando convocaron las jornadas de bario en las que se involucraron la Comisión de Fiestas y vecinos y vecinas pertenecientes a los diferentes grupos. Aportar otra perspectiva basada en la autogestión y la cultura vasca y de participación es otro de sus principios: “Aunque nos gustaría recibir alguna subvención del Ayuntamiento -queremos colaborar con ellos-, de momento sobrevivimos con el dinero que aportan los socios y los fondos que sacamos de las actividades. En todo lo que preparamos, siempre tenemos presente el euskera y la perspectiva de género”, esclarece Unai.

En Erletokieta están involucradas alrededor de 50 personas y pese a ello, lo que más les cuesta es sobrellevar el día a día: “No somos pocos, pero tampoco nos dedicamos a esto a tiempo completo. A veces nos faltan manos, aunque tengamos muchas disponibles”. Para ellos, la mayor parte de quebraderos de cabeza terminan en satisfacción: “Que luego reconozcan nuestro esfuerzo y trabajo es un orgullo. Lo hacemos con gusto, pero supone un esfuerzo añadido. Creo que llegamos más de lo que pensamos”, expresa.

La Semana del Pincho, celebrada del 7 al 13 de mayo sirvió para calentar motores para fiestas, cuyos actos, algunos de los más destacados de mayo, fueron organizados por Erletokieta. Al mismo tiempo, la asociación de vecinos fue la encargada de la preparación de la Semana Cultural, que empalmó con el evento gastronómico: “Destacó, sobre todo, la charla con expertos en montaña desde los planos de la mujer y la discapacidad. También tuvimos una demostración de salsa y una cata de cerveza en el local. Como siempre, el jueves por la noche antes del chupinazo tuvieron lugar los conciertos;y a partir del viernes, dimos rienda suelta al programa, destacando la comida del sábado y los calderetes del domingo”.

trabajo renovadoA nivel de barrio, los miembros de Erletokieta esperan abrir una ventana al barrio para darle un “soplo de aire fresco que de otra forma no podría llegar”. Escogieron este nombre para la asociación porque es la traducción a euskera de Abejeras: “Además, queríamos que representase el trabajo en comunidad de las abejas”.