Paniego, vanguardia riojana para el verano en el María Cristina

El chef llevará a los fogones del hotel los productos y la cocina “inspirada” en su tierra natal

Martes, 5 de Junio de 2018 - Actualizado a las 06:02h

El chef de El Portal de Echaurren, Francis Paniego.

El chef de El Portal de Echaurren, Francis Paniego. (EFE)

Galería Noticia

El chef de El Portal de Echaurren, Francis Paniego.

San Sebastián- El chef riojano Francis Paniego llevará este verano a los fogones del “restaurante efímero” del Hotel María Cristina de San Sebastián los productos y la cocina “inspirada” en su tierra natal “con guiños” a la ciudad que le acoge temporalmente y en la que se formó con Juan Mari Arzak y Pedro Subijana.

Paniego presentó el pasado 31 de mayo la propuesta culinaria para el restaurante del emblemático hotel donostiarra, que repite la iniciativa de abrir los meses de verano solo para cenas entre semana y también al mediodía los sábados y domingos, tras el éxito cosechado por la francesa Hélène Darroze en 2016 y 2017.

Arropado por Arzak, Subijana y otros compañeros de profesión que asistieron al acto, el chef de El Portal de Echaurren (dos estrellas Michelin) compareció ante la prensa acompañado del alcalde de su localidad natal, Ezcaray, Diego Bengoa, el primer edil de San Sebastián, Eneko Goia, y el director general del Hotel María Cristina, Ned Capeleris.

Paniego se crió en el Hotel-Restaurante Echaurren, de Ezcaray, una casa regentada por su familia desde 1898 cuando era una posada “para diligencias”, como recordó el pasado 31 de mayo. En los años 60 del sigo pasado la localidad inició su despegue turístico que trajo a sus padres Marisa y Félix la posibilidad de disfrutar de “momentos algo más fáciles”, una época que culminó con el Premio Nacional de Gastronomía en 1987.

Francis y su hermano Luis Angel fueron los primeros de la familia en estudiar cocina y se trasladaron a San Sebastián desde donde volvieron a su local familiar cargados de ideas renovadoras y “así nació El Portal de Echaurren” en 2002, un local de vanguardia culinaria que obtuvo su primera estrella en 2004 y diez años después la segunda.

El chef riojano reconoció que ha pasado una semana en la que le “ha costado dormir” por la “responsabilidad” que supone recalar en una ciudad con el prestigio gastronómico de San Sebastián, un reto que asume con “el miedo justo y necesario, ilusión y alegría”. - Efe

Últimas Noticias Multimedia