Luis Sabalza justifica el despido de Diego por la desafección de la grada

Club alaba el trabajo del ya extécnico, insiste en que el objetivo clasificatorio se ha cumplido en parte y Braulio añade que la presión social también ha tenido influencia en la destitución

Javi Gómez/Javier Leoné Mikel Saiz - Viernes, 8 de Junio de 2018 - Actualizado a las 06:02h

Luis Sabalza y Braulio Vázquez se miran durante la comparecencia que ambos protagonizaron ayer en la sala de prensa del estadio de El Sadar.

Luis Sabalza y Braulio Vázquez se miran durante la comparecencia que ambos protagonizaron ayer en la sala de prensa del estadio de El Sadar.

Galería Noticia

Luis Sabalza y Braulio Vázquez se miran durante la comparecencia que ambos protagonizaron ayer en la sala de prensa del estadio de El Sadar.

Pamplona- La esperada comparecencia que ayer protagonizaron en la sala de prensa de El Sadar el presidente de Osasuna, Luis Sabalza, y el director deportivo del club desde el pasado verano, Braulio Vázquez, sirvió para que ambos desvelaran los motivos que a última hora de la tarde del lunes provocaron el despido del entrenador del primer equipo rojillo, Diego Martínez, cuando todavía le restaba un año de contrato (hasta el 30 de junio de 2019). La desafección de la grada y la presión social emergieron como las principales justificaciones. En palabras de Sabalza, la “dolorosa” decisión de prescindir de los servicios del preparador gallego se produjo por “el distanciamiento del equipo con la afición que hemos notado en algunos tramos de la temporada, algo que no nos gusta y a lo que queremos poner remedio”. Y en boca de Braulio, porque “tampoco podemos vivir ajenos a la realidad social y al final este club es de los socios y, sin entrar a valorar más cosas -en relación a lo que ocurrió y se dijo durante la reunión del lunes entre los miembros de la junta directiva y los altos cargos ejecutivos del club-, esto puede dar una idea del porqué de la decisión”.

Aunque el presidente de Osasuna inició ayer su alocución admitiendo que “ninguno estamos conformes con los resultados obtenidos” -en referencia clara al octavo puesto del equipo, a un punto y dos puestos de la promoción de ascenso que ahora están disputando otros-, en el turno de preguntas recondujo su discurso explicando que, “para mí, el objetivo era mantenernos dignamente”. “Por eso dije el otro día en Valladolid, después del último partido de la temporada”, continúo Sabalza, “que se había conseguido el objetivo en parte, en el sentido de que habíamos obtenido el octavo puesto, pero es cierto que ha ocurrido otra cosa que jamás pensé que pudiera ocurrir, que era un distanciamiento con la afición. Y ese objetivo imprevisto no se ha cumplido”, insistió el mandatario rojillo.

Para Braulio, la desafección de la grada ha venido provocada “un poco por todo”, aunque no tardó en matizar que “nuestro principal problema ha sido la expectativa desmesurada que se creó porque mucha gente así lo deseaba. Y todo lo que sea menor que eso genera frustración y fracaso. Es cierto que la plantilla era buena y lo sigo pensando, pero no tan superior como se quería hacer creer”. El director deportivo profundizó en este asunto de la “expectativa desmesurada” y citó como ejemplos un par de partidos que disputó Osasuna a domicilio: “En Lorca ganamos 0-1 y parecía que casi teníamos que pedir perdón por no haber ganado 0-3. Y cuando fuimos a Vallecas parecía que nos estábamos jugando el ascenso y era la jornada cuatro”.

Solo Algunas hipótesisAunque eludió contestar a la pregunta de si Diego Martínez hubiera seguido como entrenador de haber clasificado a Osasuna para el play off - “no tiene sentido hacer valoraciones sobre hipótesis”, respondió-, Braulio sí que habló de conjeturas al analizar someramente el rendimiento del equipo navarro como local y a domicilio: “En El Sadar no hemos conseguido conectar con la grada ni hacer los puntos necesarios porque, solo estando medio regulares en casa, no es que hubiéramos jugado el play off, sino que hubiéramos hecho ascenso directo con los espectaculares números que hicimos lejos de Pamplona”. Y para rematar también especuló sobre el partido que Osasuna empató en Soria al encajar un tanto en el minuto 91: “Lo que sí creo es que, contra el Numancia, si no se hubiese lesionado Sergio (Herrera), cuya virtud es el juego aéreo, no habría entrado ese gol”.

Dardos al entornoTambién se refirió el presidente de Osasuna a las expectativas que se generaron en torno al equipo antes de que comenzara el curso, aunque ni Braulio ni el propio Sabalza explicaron en ningún momento el origen de las mismas. El abogado sangüesino consideró que fueron “muy grandes, en muchas ocasiones desproporcionadas, y muchos equipos, muchos entrenadores y muchos medios de comunicación lo han sabido utilizar contra nosotros y nosotros no lo hemos sabido gestionar bien”. Y fue ésta otra de las justificaciones que empleó Sabalza para dar explicación al despido de Diego Martínez: “Cuando se comete un error, lo mejor es asumirlo claramente y no intentar taparlo con otro error”.

El dirigente rojillo también opinó sobre la confección de la plantilla para el curso recién finalizado y deslizó que “desde algunos sectores se ha intentado dar una sensación de despilfarro que no es real”. “La plantilla de la temporada pasada la hicimos gastando 1 euro de cada 4 que logramos ingresar en fichajes, pero esto no se ha dicho o se ha dicho muy poco”, prosiguió un enérgico Sabalza, que terminó añadiendo que “sigo pensando que teníamos mejor plantilla que la anterior temporada, una plantilla que evidentemente considerábamos que estaba capacitada para obtener una mejor clasificación”.

Un método para el futuroAdemás de las explicaciones que ofrecieron y las que se les reclamaron, Luis Sabalza y Braulio Vázquez coincidieron en alabar el trabajo realizado por Diego Martínez durante su estancia de casi un año en el banquillo de Osasuna. “Ha trabajado muchas horas, con gran dedicación y gran profesionalidad. Además, su comportamiento con esta junta directiva y con los empleados ha sido exquisito. Este agradecimiento ya se lo he hecho saber a Diego, pero también lo hago extensible a todo su cuerpo técnico, formado por grandes profesionales y grandes personas. Todos ellos nos han dejado unos conocimientos y un método de trabajo que ayudarán a este club a seguir creciendo”, dijo el presidente, mientras que el director deportivo habló del ya exentrenador rojillo como un amigo y un hombre del que no le cabe dude que “acabará entrenando en Primera División”.

Últimas Noticias Multimedia