Necesidad de los sindicatos profesionales: SMN

Por F. Javier González Arteaga, Jesús Soria Aznar - Martes, 5 de Junio de 2018 - Actualizado a las 06:02h

Apropósito de la carta publicada en mayo en el DIARIO DE NOTICIAS por la secretaria general de la Federación de Sanidad de CCOO de Navarra, Carmen Pueyo, y en alusión a sus consideraciones sobre las supuestas pretensiones del Sindicato Médico de “aumentar la porción que se llevan los facultativos” sin tener en consideración las retribuciones del resto del personal sanitario, nos parece adecuado y muy oportuno en estos momentos hacer unas consideraciones.

En el año 2010, el Gobierno central, con motivo de la crisis económica, adoptó unas medidas generales respecto a las retribuciones de los funcionarios con el objetivo de reducir el déficit público. Estas medidas generales de recorte de gastos fueron puestas en práctica de forma individual por cada comunidad autonómica en función de sus competencias.

Así, en la mayoría de las comunidades se determinó una rebaja de un 5% de los salarios de todos los funcionarios (en el País Vasco fue un 4%), independientemente de su nivel profesional, de esta forma se entiende que ya se descuenta más dinero al que más gana, al ser el descuento proporcional al sueldo.

Sin embargo, el Gobierno en funciones en la Comunidad Foral de Navarra en aquel momento, decidió hacer diferencias en el porcentaje de rebaja del sueldo de los funcionarios según su nivel profesional, de manera que al nivel A (que en el SNS-O corresponde a los médicos) se les aplicó una bajada del 6,7% del sueldo, al nivel B se le recortó un 4,86%, al nivel C un 3,54%, al nivel D un 1,38% y al E un 0,24%. Se puede ver claramente que el recorte económico en nuestra comunidad fue llamativamente desigual.

Hay que dejar claro que la diferencia en los sueldos entre los distintos niveles en el SNS-O viene determinada por las evidentes diferencias en cuanto a su formación, y sobre todo en cuanto a la capacitación y responsabilidad de su tarea, por lo que esta rebaja asimétrica de las retribuciones vulnera la proporcionalidad del salario en función del nivel profesional, tal como recoge el informe de la Cámara de Comptos de mayo de 2012, en el que advierte al Gobierno de Navarra del incumplimiento de dicha normativa.

En fechas recientes, los sindicatos de clase (CCOO, UGT, CSIF) pactaron con el Gobierno central unas medidas para la recuperación de las condiciones laborales tras la crisis económica, y entre ellas se encuentra la de revertir los recortes salariales aumentando un 6% el sueldo de todos los funcionarios en 3 años.

En Navarra, estos sindicatos que dicen defender por igual a todos los funcionarios públicos con independencia del estamento al que pertenezcan, parece que se han olvidado de que la rebaja salarial fue distinta para cada estamento, y piden ahora el mismo aumento del 6% para todos (a la hora de recortar se le quita mayor porción del pastel al nivel A, pero a la hora de repartir el trozo de tarta tiene que ser igual para todos).

Como resultado de esta situación, un médico del SNS-O ha soportado una pérdida salarial durante la crisis mucho mayor que el resto de personal sanitario de Navarra, y también mayor que el que ha sufrido el personal médico de otras comunidades autónomas. Como premio a este mayor esfuerzo económico se le pretende rebajar el sueldo para el resto de su vida laboral, dado que con la pretendida subida de un 2% anual nunca recuperaremos lo rebajado en 2010. Sin embargo, el resto de los niveles no sólo recuperan lo perdido en el 2010, sino que aumentan sus retribuciones.

Si a esto añadimos que tenemos los sueldos más bajos de España, no es de extrañar que a la hora de captar médicos, Navarra tenga más dificultades que otras comunidades vecinas.

Difícilmente el estamento médico puede sentirse representado y menos defendido por unos sindicatos que pactan estas condiciones. Más bien nos sentimos utilizados como moneda de cambio en las negociaciones entre Gobierno y los sindicatos de clase, cada uno en defensa de sus intereses globales.

Esta es la razón de ser del Sindicato Médico y la principal justificación de su existencia: defender los intereses del colectivo médico, que al ser inferior en número está en desventaja en cuanto a la representatividad en los foros de negociación (por ejemplo la Mesa General de Negociación, donde los propios sindicatos de clase nos han vetado).

Así nos encontramos en la actualidad, con independencia de la orientación política del Gobierno;en 2010 fue el Gobierno de UPN quien decidió realizar la rebaja asimétrica de los recortes, y ahora nos toca negociar con el Gobierno del cuatripartito para que, si se decide revertir estos recortes, se haga volviendo a los sueldos originales que tenía cada nivel profesional en 2010.

En representación de la Comisión Ejecutiva del SMN (Sindicato Médico de Navarra)