Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra

La nueva década pone fin a la vieja política

Un análisis histórico de resultados electorales confirma la liquidación del régimen de 1978 y el cambio en Navarra

Un reportaje de Daniel Burgui Iguzkiza - Martes, 5 de Junio de 2018 - Actualizado a las 06:01h

Dinámicas del sistema político en Navarra.

Dinámicas del sistema político en Navarra.

Galería Noticia

Dinámicas del sistema político en Navarra.

las próximas elecciones al Parlamento de Navarra en 2019 confirmarán -pase lo que lo pase- una nueva configuración de la política en la Comunidad Foral que se inició a principios de este siglo XXI. Un escenario político en el que por primera vez en cuarenta años, los partidos políticos que protagonizaron la transición democrática en España y se han convertido para muchos en el llamado “régimen del 78”, estarán absolutamente fuera de la memoria de la gran mayoría del electorado: son partidos políticos herederos de un pasado que ya no es compartido por el 60% de los electores ni sus representantes. En 2019, ese gran porcentaje de la población actual (que tendrán entre 15 y 60 años) nunca refrendó ni votó la Constitución, han participado en comicios consolidados después de ese régimen.

La aparición de nuevos partidos políticos como Ciudadanos o Podemos que no existían durante ese proceso, la desaparición de otros viejos como CDN, el hundimiento de fuerzas tradicionales como el PSN-PSOE, la recomposición de los bloques tradicionales de izquierda-derecha, el auge de nuevas marcas electorales como Geroa Bai o EH Bildu en el ámbito nacionalista o la desaparición de ETA son algunas de las pautas que han marcado y marcarán las tendencias en la política de Navarra durante esta última década. Así lo recoge un estudio realizado por la asociación Co.CiudadaNA (www.cociudadana.es), un grupo de trabajo o think tank de un espectro social amplio que ha publicado este análisis de todas las últimas citas electorales, generales y forales, en Navarra desde 1977 hasta hoy.

Pero lo que se intuye a la vista de los datos es que la próxima cita electoral de 2019 y la siguiente década asentará además las bases de un profundo cambio que se inició a principios de este siglo XXI, que supone a grandes rasgos una nueva relación entre tres bloques electorales derecha, izquierda y nacionalistas-vasquistas.

Un escenario donde los partidos nacionalistas sufren mucho menos ese desgaste de la vieja política, bien porque no formaron parte de ese régimen, bien por su recomposición en nuevas marcas electorales, transversales y que se han quitado de encima viejos clichés y estigmas.

El estudio que analiza los resultados post-electorales de Navarra demuestra que fue a partir de mayo de 2011 cuando comienza a notarse de forma más contundente el gran cambio social y generacional que culminó en las elecciones forales de 2015 en las que Geroa Bai, la nueva coalición creada en 2011 por PNV e independientes, encabezó el nuevo Gobierno foral en común acuerdo con otras tres fuerzas: EH Bildu, Podemos e Izquierda-Ezkerra. Lo que supuso el inédito desalojo de la derecha, que gobernaba las instituciones forales de forma casi ininterrumpida durante 24 años, desde 1991. Y sin duda, ratificaron que la discrepancia política se ha atenuado mucho desde el fin de ETA, aunque no es así en el discurso de algunas fuerzas de la oposición que lo mantienen vivo. Pero esto ha posibilitado establecer acuerdos entre diferentes, fortalecer el espíritu de consenso y formalizar conexiones entre partidos con formulaciones ideológicas más diversas.

Aunque en este estudio también apunta que fue ya la irrupción de la coalición Nafarroa Bai en el Congreso de los Diputados en el año 2004 el hito que marcó un antes y un después en el reequilibrio de las fuerzas políticas por primera vez en la historia electoral de Navarra. Una nueva corriente que lideró entonces la actual presidenta Uxue Barkos, en una confluencia de fuerzas que tres años más tarde, en 2007, convirtió a este heterogéneo bloque vasquista -al que se sumaba la izquierda abertzale que regresaba al Parlamento- ya en la segunda fuerza con doce asientos en el hemiciclo foral.

ni bloques ni bipartidismo

El año 2014 había marcado el declive total del bipartidismo PP-PSOE en el Estado español y aunque de forma más tímida en Navarra la irrupción de Podemos y el fortalecimiento de Izquierda-Ezkerra ha sostenido además el hundimiento de los socialistas en la Comunidad Foral, que han dejado de ser referente de cualquier eje de la izquierda para las generaciones menores de 45 años, después de protagonizar gobiernos de coalición con UPN, o dar soporte a ejecutivos conservadores. El PSN ha perdido más de 45.000 votantes entre 1991 y 2015, un 20% menos de sus apoyos.

Por otro lado, los nuevos bloques son porosos y permeables. Porque el vasquismo en Navarra también había estado capitalizado tradicionalmente por fuerzas de izquierda, como Aralar, Herri Batasuna o ahora EH Bildu. Un panorama donde el PNV estaba prácticamente desaparecido desde la escisión de EA en 1987.

Mientras, el bloque conservador UPN-PP ha perdido cerca de 45.000 votos entre las elecciones de 2000 y 2016. Alcanzando el máximo apoyo en el año 2000, con 170.000 votos, el 53% del total de Navarra. Un retroceso en el que aparece un actor nuevo: Ciudadanos se presentó por primera vez a las elecciones forales de 2015 y quedó a cinco centésimas de superar la barrera del 3%, apenas 150 votos, que le hubieran otorgado un parlamentario foral.

Como tendencia a futuro parece que la confianza en las instituciones democráticas sigue cuestionada y lo seguirá los próximos años. El panorama político español avanza hacia una confirmación de cuatro partidos que se disputan un abanico de votos entre el 15-30%, como límites mínimo-máximo. Nuevos competidores por espacios políticos similares. Pero no así en Navarra con menos claridad por la presencia de partidos nacionalistas en competencia del voto de los menores de 45 años. Demográficamente convivimos en una sociedad juvenilmente minorizada, envejecida, hegemonizada por la globalización, por flujos migratorios que van y vienen y la digitalización que rompe las barreras geográficas. Pero por primera vez en cuarenta años se enmarcan nuevas pautas que refrescarán el desarrollo de los comicios en la Comunidad Foral.

Últimas Noticias Multimedia