Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra
los regionalistas sufren la caída de rajoy

UPN exige a Sánchez que cumpla los pactos sobre inversiones en Navarra hasta 2023 acordados con Rajoy

La caída del PP deja en nada las promesas de Esparza, que se agarra a que el PSOE coincide en el impulso del TAV

Andoni Irisarri / Javier Bergasa - Martes, 5 de Junio de 2018 - Actualizado a las 06:01h

De i a d, frente al Ayuntamiento de Falces: la primera teniente de alcalde, Marimar Echeverría (AIF);Marisa de Simón (I-E);Adolfo Araiz (EH Bildu);Javier Esparza (UPN);Maiorga Ramirez (EH Bildu);Unai Hualde (Geroa Bai);la presidenta del Parlamento,

De i a d, frente al Ayuntamiento de Falces: la primera teniente de alcalde, Marimar Echeverría (AIF);Marisa de Simón (I-E);Adolfo Araiz (EH Bildu);Javier Esparza (UPN);Maiorga Ramirez (EH Bildu);Unai Hualde (Geroa Bai);la presidenta del Parlamento, Ainhoa Aznárez (Podemos);el alcalde de Falces, Valentín García Olcoz (AIF);Alberto Catalán (UPN);Maribel García Malo (UPN);Koldo Martínez (Geroa Bai);María Chivite (PSN);Carlos Couso y Tere Saez (Podemos);Javier García (PP);Rafael Miranda, concejal de EH Bildu;y Bernardo Ciriza, segundo teniente de alcalde (PSN). (Javier Bergasa)

Galería Noticia

De i a d, frente al Ayuntamiento de Falces: la primera teniente de alcalde, Marimar Echeverría (AIF);Marisa de Simón (I-E);Adolfo Araiz (EH Bildu);Javier Esparza (UPN);Maiorga Ramirez (EH Bildu);Unai Hualde (Geroa Bai);la presidenta del Parlamento,

falces- Sin duda, uno de los principales damnificados de la caída de Rajoy ha sido UPN. El partido dirigido por Javier Esparza no ha perdido sólo a su principal socio y palanca de oposición al Gobierno de Navarra, nada menos que desde el Palacio de la Moncloa. Con la salida del Ejecutivo popular también se van al traste todos los acuerdos y promesas que entre UPN y PP habían pactado para tratar de puentear al propio Gobierno de Barkos en materias clave (sobre todo en infraestructuras, pero también en otro tipo de acuerdos como el Convenio o en debates pendientes, como el de la política penitenciaria) y así poder venderse ante la opinión pública como un agente relevante, bien relacionado en Madrid y con capacidad para influir desde la oposición en la agenda navarra. Pero todo ha eso ha terminado.

Con Pedro Sánchez (PSOE) como nuevo presidente, a Esparza le entraron ayer los vértigos de ver que todas las promesas hechas durante las últimas semanas (esas inversiones de 2.500 millones en el tren de alta velocidad hasta 2023) corren el riesgo de quedarse en papel mojado. Por eso redobló el tono para directamente “exigir” al recién llegado líder socialista que cumpla con los acuerdos alcanzados por UPN con Rajoy, que se comprometa a respetar los calendarios y asignaciones hasta 2023 y que de esa manera “cumpla con Navarra, que tiene derecho”. Es decir, que el mismo partido que tres días antes se quedaba sólo con los antiforalistas de Ciudadanos sosteniendo a Rajoy en el Congreso imploró ayer al nuevo presidente que cumpla la hoja de ruta de dos partidos de derechas para hacer oposición a un gobierno de izquierdas en Navarra.

En realidad, no es sino intentar prolongar ante la ciudadanía navarra una ficción. Los acuerdos entre Esparza y Rajoy eran pura propaganda política, un acuerdo de colaboración que sólo ha tenido beneficios efectivos para una de las partes, la de los populares. De alguna manera, la relación era así: UPN apoyaba con sus dos diputados a un PP necesitadísimo de todos los votos en el Congreso, y a cambio Rajoy se dejaba hacer la foto con Esparza para que el regionalista utilizase la promesa de las inversiones millonarias como baza política para hacer oposición a Barkos.

promesasAyer, en su turno de intervención tras la Mesa y Junta del Parlamento celebrada en el Ayuntamiento de Falces, Esparza aprovechaba para agradecer los acuerdos a Rajoy. “Son medidas buenas”, simplificó. “Queremos que se mantenga la planificación temporal, porque es la manera de que Navarra sea competitiva y tenemos derecho a que se haga un esfuerzo por nuestra tierra”, pidió.

Él sabe que son argumentos poco consistentes para soportar inversiones milmillonarias. El PSOE no es socio de UPN. Al menos no de la misma forma que lo era el PP, y eso Esparza lo sabe. Sánchez no tiene, por tanto, ninguna obligación de cumplir las promesas que pactó UPN con Rajoy. Y segundo: con una situación de debilidad absoluta en el Congreso, un aterrizaje de emergencia en las instituciones y un horizonte de retos urgentes (como el de Catalunya), la primera preocupación del PSOE no parece que vaya a ser meter casi 3.000 millones de euros en el corredor navarro del TAV. No sólo por la inversión en sí, sino por la importancia estratégica del propio corredor Cantábrico-Mediterráneo, de segundo orden comparado con la salida de Levante por la Junquera. “Espero que cumpla y espero que aquello que es bueno para Navarra, y que el PSOE comparte, se mantenga y se respete”, deseó.

Últimas Noticias Multimedia