Condenan a indemnizar a la viuda de un trabajador de Alsasua víctima del amianto

La sentencia recoge que la empresa en la que trabajaba incumplió la legislación y elevó el riesgo para sus empleados

Miércoles, 6 de Junio de 2018 - Actualizado a las 06:02h

Pamplona- Un juzgado de Vitoria ha condenado a Atusa Grupo Empresarial SA y a Accesorios de Tubería a indemnizar con 121.926 euros a la viuda de un trabajador que falleció en noviembre de 2014 por un mesotelioma pleural derivado del amianto inhalado en el trabajo.

En una nota de prensa, la Asociación de Víctimas del Amianto de Euskadi (Asviamie) explicó ayer que el trabajador, natural de Alsasua (Navarra), trabajó primero en la empresa Esteban Orbegozo entre 1961 y 1969. Después en 1970 pasó a Accesorios de Tubería y a continuación hasta su jubilación en 2004 estuvo en Atusa Empresarial como operario de mantenimiento en la fundación.

La sentencia recoge que en el periodo que trabajó en Atusa se conocía la toxicidad y peligrosidad del amianto al que “estuvo expuesto de forma continuada y sin protección alguna”.

Añade que la empresa incumplió una amplia legislación de seguridad e higiene lo que “elevó considerablemente el riego para la salud de los trabajadores”.

También recuerda el texto que Osalan acreditó la existencia de amianto en diferentes elementos de los equipos productivos de la empresa y su utilización por los trabajadores. Añade que se demostró documentalmente que no se utilizaron equipos de protección individual para trabajar con amianto, ni que se diera información ni formación en relación a la exposición legalmente exigible y tampoco que se hicieran los reconocimientos médicos específicos exigidos por ley.

“Por tanto, el trabajador habría estado directamente expuesto a fibras de amianto en su puesto de trabajo” y además se llevaba la ropa de trabajo para su lavado a domicilio. Atusa argumentó durante el procedimiento que el trabajador era fumador y bebedor moderado, que no tuvo contacto con amianto y que si lo tuvo fue esporádico, y dijo que no se adoptaron las medidas preventivas porque no se conocían los riesgos del amianto. También puso en duda que el operario falleciera por mesotelioma, ya que sufría una cardiopatía isquémica. En la nota de prensa se recuerda que culpar al hábito del tabaquismo en un intento “desesperado” de reducir la indemnización resulta “fallido” porque “todos los estudios científicos realizados no han determinado que el tabaco sea un factor de riesgo de enfermar con el mesotelioma”.

Esta nueva resolución se suma a la conocida ayer contra esta misma empresa del Tribunal Superior de Justicia del País Vasco que ha ratificado que el cáncer pulmonar que acabó en 2014 con la vida de otro trabajador de 58 años tuvo un origen profesional derivado de su exposición al amianto.

El Gobierno de Navarra ha puesto en marcha un plan, dotado con 100.000 euros en los Presupuestos de 2018, que tiene como objetivo desamiantar zonas de trabajo y edificios en los que se encuentra este mineral. El amianto fue prohibido a principios de siglo tras probarse que la inhalación de sus fibras pueden provocar cáncer. - Efe