La fotografía lúdica como vía de transgresión se adueña de Photoespaña

Cristina Middel, con ’Players’, indaga en el juego como origen de los fotógrafos

Carmen Sigüenza - Miércoles, 6 de Junio de 2018 - Actualizado a las 06:02h

madrid- Dentro de la sección Carta Blanca de Photoespaña, comisariada por Cristina Middel, se presentó ayer la sección Players. Middel ha elegido esta denominación ya que la muestra persigue utilizar el juego como origen del trabajo realizado por los fotógrafos. Eso es lo que recogen las tres exposiciones que integran Playersy quetoman lo lúdico como transgresión en el Fernán Gómez, Madrid.

Gran final mundial, Samuel Fosso. Una odisea africana y El mayor espectáculo son las tres muestras que están hilvanadas con el hilo del humor sin militancia o activismo consciente.

La sala central del Fernán Gómez la ocupa Una odisea africana, una retrospectiva del artista camerunés Samuel Fosso (Premio Photoespaña, 2018), uno de los más importantes de África, y en la que él mismo es la materia prima. Él interpreta a sus personajes y los fotografía. Aquí también se reúne su último trabajo, El papa negro. Pero, al mismo tiempo, se muestran sus imágenes anteriores, en las que aparece caracterizado como Martin Luther King, Malcom X, Mohamed Alí, un joven del LGTB o Mao Tse Tung, entre otros muchos roles con los que pone en cuestión la identidad cambiante, la colonización, el exilio o el poder.

En otro de los espacios del centro se sitúa Gran final mundial,donde Middel reúne a fotógrafos de los cinco continentes, hombres y mujeres, que con sus imágenes, muchos de ellos con presencia en las redes sociales, exploran de forma libérrima la importancia de los símbolos y el juego. Entre ellos, Anna Hell, española afincada en Berlín, que con sus mujeres contorsionadas y en situaciones cotidianas o banales, interpelan al espectador.

También conforman esta sección las imágenes del norteamericano Jason Fulford con sus fotografías de la serie El coleccionista de setas, más conceptuales pero llenas de magia, fruto de las asociaciones visuales y la memoria. O las imágenes del mexicano Miguel Calderón, que despiertan la sonrisa o la compasión con sus tomas irónicas a mujeres que se quedan dormidas en las playas de Acapulco con un libro en las manos o la de la estatua de la Cibeles, pero en una réplica que hay en México, con un hombre dentro de ella.

El juego continúa con Hicham Benohoudson, de Marruecos, con instantáneas que retratan el espacio cotidiano de las casas, pero poniendo en aprietos a sus habitantes;y le sigue Robert Zhao, de Singapur, y su zoología crítica con fotos de la naturaleza y su relación con el hombre.

Termina Gran final mundial con la pareja de mujeres australianas Prue Sent y Honey Long, con una visión suave del feminismo lleno de rosa y azul, donde se replantea la relación de mujeres con su cuerpo.

Cierra la muestra del Fernán Gómez El mayor espectáculo del mundo, una propuesta que rinde homenaje al nacimiento del circo moderno, en su 250 aniversario, con imágenes impactantes de colecciones del Archive of Modern, de Londres.

Comisariada por Kalev Erikson, el visitante se encuentra con hombres bala, elefantes, magos, monstruos, mujeres con dos cabezas y todos los ingredientes que se daban bajo la carpa, desde el siglo XIX hasta su declive.

Juego fotográfico Por otra parte, Photoespaña muestra en el espacio Centro otra de las grandes exposiciones de Carta Blanca.

El espectador con “la mente abierta” puede disfrutar de propuestas que “ponen al revés la fotografía”. Una especie de juego de Alicia a través del espejo, según la comisaria Hester Keijser.

Son los videos, instalaciones, performances, piezas conceptuales, fotografías como pinturas o impresiones de Polaroids los que se dan la mano en esta muestra.