La aldea global

Medios, fango y ruido

Por Txerra Díez Unzueta - Miércoles, 6 de Junio de 2018 - Actualizado a las 06:02h

Galería Noticia

malos tiempos para la lírica, para la lírica mediática en estos tiempos de turbulencias, revolcones y sorpresas en el ámbito político que casi nadie logra adivinar futuro y límite. Tiempos de agitación y espectacular carrera de patos apresurados, de ciudadanos en fuga aparatosa y desquiciada.

La dinámica y relación de medios de comunicación y políticos y partidos tiene conexión inmediata y diaria, y cada uno juega papeles distintos y necesarios en el desarrollo más o menos armónico de la sociedad. Ambos necesarios en un sistema democrático.

La vida política y la mediática están vinculadas, entrelazadas y condicionadas, y por ello la misión social a desarrollar por ambos actores se manifiesta de forma diferente pero activa. Periodistas y políticos tienen intereses ideológicos y empresariales que no siempre coinciden y por ello, en situaciones informativas como la actual, la relación entre ambos agentes necesarios para una sana vida democrática, se ve alterada por la pelea, el ruido y el fango que todo lo manchan.

Enfangar los medios con noticias falsas, manipuladas e interesadas es y será práctica habitual en las cloacas del poder;en estos tiempos de tribulación Ignacio de Loiola recomendaba no hacer mudanza y aguantar la tormenta. Ruido, mucho ruido, mucho bulo, poca información, poco análisis, poco sentido común.

En el ámbito político, el fin parece justificar los medios, y todo vale con tal de tener el poder y conservarlo. Y ante esta situación de alboroto, tangana y pelea descarnada, la credibilidad y confianza de los medios tradicionales y digitales irá depreciándose y mermando. Y así nos cargaremos los mensajeros, y reinará la confusión y la mentira convertida en falsa mercancía. Suena a apocalipsis, pero estos crecientes nubarrones mediáticos traerán presagios de truenos y relámpagos;la madre de todas las tormentas.