A la contra

Los de fuera

Por Jorge Nagore - Miércoles, 6 de Junio de 2018 - Actualizado a las 06:01h

No suelo valorar manifestaciones, cifras y cosas de estas, porque, en general, me suele parecer casi todo bastante respetable y, cada uno, muy libre de acudir a donde le plazca si en aquel lugar se respetan los mínimos. Pero, en la del sábado, me pareció definitivo y tremendo que uno de los organizadores, al final de su alocución, gritase que “la discriminación del euskera solo trae a los de fuera”. Este señor no montó manifestación alguna cuando para puestos que no necesitan idiomas de ninguna clase se dan 2 puntos por saber inglés o alemán o francés, no se le encendió la bombilla pensando que eso fuese una discriminación, como no se les encendió a UPN, PPN, PSN, Ciudadanos y Vox. Solo se les ha encendido ahora, cuando se va a valorar mínimamente más que eso que se sepa euskera, lengua cooficial de la tierra. Pues les preocupa que vengan “los de fuera”. En su arcadia feliz envejecida, rancia, con tasas de natalidad propias del Vaticano, el discurso de estos xenófobos encubiertos es “solo trae a los de fuera”. A estos les habría parecido mal que viniesen asturianos, leoneses y gallegos a miles a Potasas o miles de extremeños y andaluces a Burlada y la Chantrea o unos cuantos alemanes de alto standing con la Volkswagen o sudamericanas a puñaos a cuidar de sus padres. No, eso no les debió parecer mal. O al menos no dijeron nada, que se sepa. Lo que les duele -de verdad- es que una chica de Ondarroa pueda venir a pelearse una de las poquísimas plazas en las que saber euskera sea requisito, que seguirán siendo pocas. Eso les molesta y eso les saca de sus casillas, como si no hubiese navarros y navarras que opositan en otras comunidades, pidan o no euskera. Este es su trozo de paraíso y no pueden entrar más que ellos, aquellos a los que ellos dan el visto bueno y aquellos que no son “de fuera”. De fuera, de dentro, de los bordes… Mentes peligrosas, gente a evitar.