Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra

Rajoy, adiós con una herencia negra

Deja emocionado la presidencia del PP sin autocrítica pero con un duro ataque al nuevo Gobierno
Abre la guerra por el relevo en una transición rápida en la que no señala sucesor y marca distancias con Aznar

Miércoles, 6 de Junio de 2018 - Actualizado a las 06:01h

Rajoy baja la cabeza para ocultar las lágrimas en su despedida.

Rajoy baja la cabeza para ocultar las lágrimas en su despedida. (Foto: Efe)

Galería Noticia

Rajoy baja la cabeza para ocultar las lágrimas en su despedida.

pamplona- Con una herencia corrupción, recorte de derechos sociales, civiles y políticos, centralización y deterioro de la justicia y sin asomo de autocrítica, Mariano Rajoy anunció ayer que dejará la Presidencia del PP y cuatro días después de perder el Gobierno ha dado inicio a una rápida transición que llevará a su partido a elegir un sucesor antes de que acabe julio. “Es lo mejor para el Partido Popular y para mí, y creo que también para España y lo demás no importa nada”, afirmó Rajoy para argumentar su decisión en el Comité Ejecutivo Nacional, ante el que también prometió que se pondrá “a la orden” del próximo líder del partido.

Un nuevo líder que el PP prevé elegir en poco más de un mes en un congreso extraordinario del partido, que será convocado el lunes de la semana que viene y cuya fecha concreta aún está por ultimar. Mientras, Rajoy no hará cambios en la estructura orgánica ni en el grupo parlamentario porque entiende que eso lo debe hacer ya su sucesor, y él se limitará a actuar “con la prudencia y el grado de intervención que es debido” que, según ha dado a entender, será el mínimo.

Dejó claro que seguirá en el PP, con el carné del partido que lo ha acompañado siempre, y remató su discurso asegurando que estará a las órdenes de lo que diga el nuevo líder. “Y a la orden es a la orden”, remarcó en un claro mensaje implícito a su antecesor, José María Aznar, muy crítico con su gestión. Este fue el final de un discurso que Rajoy comenzó advirtiendo sobre los riesgos del nuevo Gobierno de Pedro Sánchez. Así denunció el “precedente grave” que se ha producido al tratarse de la primera vez que gobierna alguien que nunca ha ganado unas elecciones y señaló que este Gobierno nace con una “debilidad extrema” y con “pésimos compañeros de viaje”. Sobre todo, destacó como “inquietante” la fragilidad política del nuevo Gobierno cuando la situación en Cataluña “dista de estar calmada”.

Tampoco faltaron las críticas a Ciudadanos, que fue su socio de investidura y ahora, a su juicio, no sabe ni hacer oposición, ya que su victoria en Cataluña no sirvió para “dar batalla al independentismo, sino para dar toda la batalla al PP en Madrid”. A la formación que lidera Albert Rivera, Rajoy le reprochó que en su afán de hacer oposición al Gobierno que defendió la unidad de España, solo ha conseguido un nuevo Ejecutivo “aupado por los independentistas”. “Paradojas de la vida”, apostilló.

Pero sobre todo, Rajoy dedicó su discurso a poner en valor la labor de su Gobierno y de su partido, al que puso la tarea de trabajar para recuperar “cuanto antes” la Moncloa. Igualmente se defendió de las acusaciones vertidas contra él y los populares tras las sentencia del caso Gürtel, que provocó la moción de censura de Sánchez.

“He intentado ser justo, proteger el buen nombre del partido y su trayectoria;he asumido mis errores y los que no eran míos”, dijo Rajoy, quien pese a los “graves daños” de éste y otros casos recalcó que su Gobierno deja “el paquete más completo y exigente de leyes contra la corrupción”.

Aparte de defender las políticas y la labor realizada por el PP en el Gobierno, Rajoy hizo una reivindicación más personal de su conocida estrategia de “no moverse” ante situaciones como el fin de ETA o el rescate financiero, porque aunque sea “difícil” cree también que es la “más útil”. En este sentido, ha comparado su actitud ante estas circunstancias difíciles con la de Ulises, el héroe a quien Homero “describió atado al mástil de su barco para no sucumbir a los cantos de sirenas”.

Cantos que él no ha escuchado en ningún momento, ni cuando le instaron a dimitir tanto desde el PSOE como desde Ciudadanos. - D.N.

etiquetas: rajoy