EL PERSONAJE DEL DÍA

De la escuela a la barra

Estudiantes del Centro Iturrondo celebraron ayer un banquete para exhibir sus habilidades

Sofía Sánchez | Oskar Montero - Miércoles, 6 de Junio de 2018 - Actualizado a las 06:02h

Alumnos del curso de Hostelería del centro Iturrondo antes de comenzar el banquete ante alcaldes, profesores y empresas.

Alumnos del curso de Hostelería del centro Iturrondo antes de comenzar el banquete ante alcaldes, profesores y empresas. (OSKAR MONTERO)

Galería Noticia

Alumnos del curso de Hostelería del centro Iturrondo antes de comenzar el banquete ante alcaldes, profesores y empresas.

burlada- 17 alumnos del centro Iturrondo de entre 16 y 27 años pusieron punto y final al curso de Hostelería celebrando un banquete por todo lo alto para alcaldes, empresas hosteleras y profesores. En este proyecto participaron los ayuntamientos de Burlada, Villava y Huarte junto con el Servicio Navarro de Empleo, el Centro Formativo Iturrondo y el Centro Integrado Burlada. En los próximos meses estos jóvenes realizarán las prácticas correspondientes para cerrar una etapa que les ha permitido conocer y experimentar en primera persona el mundo de la hostelería y servicios.

Entre ellos está Amadou, de 21 años, que solo lleva 15 meses en España. Proveniente de Senegal, dice que ha encontrado en este curso algo a lo que le gustaría dedicarse en un futuro. Las prácticas las realizará en el Castillo de Gorraiz y se encuentra realmente ilusionado. Además, compagina sus estudios de hostelería con la ESO, donde actualmente se encuentra cursando primero. Otra de sus pasiones es el baloncesto, deporte al que dedica el tiempo de casi todas sus tardes. ‘’Resulta algo complicado compaginar todo, pero tengo 21 años y los estudios son muy importantes para mí. Lo principal es sacarme la ESO, y luego ya veremos”. Tiene muy claro que a día de hoy le gustaría trabajar en algún bar o cafetería pero admite que también le encanta el mundo del motor y de los coches.

Por otro lado, Patxi, de 24 años, hace tiempo que ya terminó sus estudios, realizó varios cursos que nada tenían que ver y decidió darle una oportunidad a la hostelería. Comenzó como una decisión sin mayor importancia pero a día de hoy ha descubierto lo mucho que disfruta realizando este trabajo. Cuenta que en un futuro le gustaría estudiar psicología pero que no cierra ninguna puerta. Su naturalidad y desparpajo le han llevado a ser uno de los alumnos más conocidos del grupo y con el que los profesores están encantados según cuentan miembros del centro.

Tanto coinciden en el gran apoyo -sobre todo emocional- que han recibido por parte de todos los profesores. Tener buenas habilidades comunicativas, mostrarse comprometido, conocer el menú, ser educado y respetuoso, y conocer las normas del protocolo son algunas de las cualidades que gracias al curso, estos jóvenes han aprendido y en los próximos meses deberán poner en práctica en el mundo laboral al que se enfrentan ahora.