División en la la OTAN antes de su próxima cumbre

La reunión de líderes de la Alianza de julio tendrá lugar en un contexto de división entre EEUU y Europa

Jueves, 7 de Junio de 2018 - Actualizado a las 06:02h

Bruselas- Los ministros de Defensa de la OTAN preparan hoy y mañana la cumbre de líderes de la Alianza de julio en un contexto de división entre Estados Unidos y Europa en ámbitos como el comercio, el acuerdo nuclear iraní y el cambio climático, tras las medidas unilaterales de Washington al respecto.

Además, sobre la mesa está la exigencia de la Casa Blanca a los socios del Viejo Continente de destinar al menos un 2% de sus PIB al gasto en defensa de aquí a 2024, un punto que también ha generado tensiones por el interés del presidente Donald Trump en alcanzar esa cifra lo antes posible. No obstante, el secretario general de la Alianza, Jens Stoltenberg, aseguró que los “serios” desacuerdos sobre el comercio, el cambio climático o el pacto iraní entre los aliados no debilitan la Alianza.

“Mi mensaje es que, pese a esos desacuerdos, debemos asegurar que seguimos reforzando y sosteniendo la cercana asociación en seguridad entre los aliados de la OTAN. La buena noticia es que, pese a esas diferencias serias, hemos sido capaces de hacer exactamente eso”, afirmó el político noruego. Stoltenberg se expresó en ese sentido durante la rueda de prensa previa a la reunión ministerial, donde recalcó que “no se ve ningún debilitamiento” del vínculo transatlántico de la OTAN, sino que este se ha fortalecido.

salud y fortalezaDe todas formas, fuentes diplomáticas reconocieron que esos desencuentros “inciden negativamente en la salud y fortaleza” de la relación transatlántica. El secretario general precisó que la presencia militar estadounidense ha aumentado en el Viejo Continente y los países europeos han incrementado sus inversiones y gastos en defensa.

“Creo que es posible limitar las repercusiones, los efectos negativos sobre la OTAN. No digo que no sea serio, no digo que no esté preocupado, pero digo que hemos demostrado con anterioridad que es posible tratar los desacuerdos sin debilitar la OTAN”, comentó.

En cuanto al gasto militar, la embajadora estadounidense ante la OTAN, Kay Bailey Hutchison, aseguró que el reparto de la carga es “una parte muy importante” de la Alianza y admitió que destinar el 2% del PIB a las inversiones en defensa será “un problema” hasta que se alcance esa cuota. - Efe