Emisión imposible

La verdad no tiene géneros

Por Javier Arizaleta - Jueves, 7 de Junio de 2018 - Actualizado a las 06:02h

Galería Noticia

RTVE está empeñada en retransmitir otra visión de los acontecimientos de estos días. Ocultan las noticias como muchos padres se niegan a hablar de sexo a sus hijos y entonces ya no existe. Pero nada más lejos. Una de las últimas fue la dimisión de Mariano Rajoy, -lo taparon como si tuviera un momento onanista o qué se yo-, mientras el resto de las cadenas se hicieron eco de su fin, menos ellos que echaban un reportaje sobre el postmachismo. Algo que por cierto no tienen muy claro en la Real Academia de la Lengua, que ayer se enredaron en Twitter al poner peros a que se diga indistintamente el masculino y el femenino de las personas. Advertían que el castellano no es la única lengua que se decanta por el masculino para hablar genéricamente. Esta institución parece más sensible a aceptar anglicismos que a utilizar el femenino cuando también incluye a los hombres. Puede ser el caso del futuro y nuevo Consejo de Ministras que hoy compadecen ante el Felipe VI. El hecho de que se plantee el tema es que algo se ha avanzado en cuanto la utilización de la lengua con una intención más inclusiva y con menos prejuicios y tradiciones. Si la televisión no hubiera evolucionado a la hora de hablar de sexo seguiríamos en los tiempos de la Casa de la pradera, pero mira tú por dónde que hace veinte años estrenó Canal+, Sexo en Nueva York superando las barricadas de puritanismo masculino que marcaban la manera de hacer televisión. Buena parte de la ficción ha tardado más tiempo del que debiera en repetir viejos arquetipos en la relación de dominancia del hombre protagonista sobre la mujer secundaria -hasta el 2018 ha durado los desfiles de belleza femeninos en bikini-. A los más jóvenes decirles que apenas hace veinte años que estas cuatro chicas, por fin, hablaron de sexo y eran las protagonistas. Todo un hito en una sociedad que apostaba por aquello que las empequeñeciera.