El Bertsolarismo, declarado bien de interés cultural inmaterial en Navarra

El Gobierno foral adoptó el acuerdo en la sesión de ayer
Para Nafarroako Bertsozale Elkartea se reconoce así que “el bertsolarismo es una parte importante de la cultura de toda la Comunidad Foral”

Fernando F. Garayoa Iñaki Porto - Jueves, 7 de Junio de 2018 - Actualizado a las 06:02h

Final del Campeonato Navarro de Bertsolaris de 2017, celebrada en el pabellón Anaitasuna.

Final del Campeonato Navarro de Bertsolaris de 2017, celebrada en el pabellón Anaitasuna.

Galería Noticia

Final del Campeonato Navarro de Bertsolaris de 2017, celebrada en el pabellón Anaitasuna.

pamplona- El Gobierno de Navarra adoptó en su sesión de ayer un acuerdo por el que se declara el bertsolarismo como bien de interés cultural, en su categoría de patrimonio inmaterial. El Ejecutivo destaca que las medidas para salvaguardarlo deberán “evitar su fosilización, la pérdida de especificidad y autonomía, y la excesiva preeminencia de su manifestación en contextos de competición y espectáculo”. A juicio del Gobierno, “la transmisión parece que está garantizada por las acciones implantadas hasta la fecha a través de las escuelas, y está ligada a la evolución de la propia lengua y a la evolución de su uso y presencia en la sociedad”.

La solicitud para esta declaración fue presentada por la asociación Nafarroako Bertsozaleen Elkartea, entidad que agrupa a la mayor parte de agentes involucrados en los diferentes ámbitos del bertsolarismo navarro: bertsolaris, bertsozales, investigadores, divulgadores y organizadores.

Precisamente, Gontzal Agote, coordinador de Nafarroako Bertsozaleen Elkartea, valoraba ayer la declaración como bien de interés cultural inmaterial del bertsolarismo “como un reconocimiento al trabajo que ha hecho el bertsolarismo, no solo en los últimos años sino en toda su historia. Es una forma de reconocer que el bertsolarismo es una parte importante de la cultural y del patrimonio de toda Navarra;es decir, que no se limita solo a una zona de la Comunidad Foral, reconociendo que, a diferentes niveles, tiene su influencia en toda Navarra. En este sentido, también es un reconocimiento para la cultura euskaldun y para el euskera”. Agote, por otra parte, resaltó la dificultad de conservar el bertsolarismo, debido precisamente a su condición inmaterial, y “en este sentido el reconocimiento es muy importante, no a nosotros como impulsores del mismo, sino a todos los agentes que participan de una manera u otra en el bertsolarismo. Nosotros solo hemos canalizado la petición”.

En cuanto a la manera pragmática en la que va a afectar este reconocimiento al bertsolarismo, Agote apuntó que “como bien cultural, espero que posteriormente tenga una plasmación más práctica a la hora de que reciba un apoyo que se materialice en otras medidas. Sí es cierto que, de por sí, la declaración no contempla que vayan a venir una serie de acciones a nivel de promoción o de conservación, aunque sí se habla de que es importante conservarlo de una manera activa para que no se fosilice. Siendo consecuentes con eso, creo que debieran aplicarse algunas medidas, al margen de las que ya se están aplicando, para que el bertsolarismo pueda seguir siendo un bien cultural de Navarra dentro de otros 100 años, y de una manera viva”.

Situación actual Para Gontzal Agote, “el bertsolarismo está en un buen momento en Navarra. Desde hace ya mucho años se está haciendo un esfuerzo muy importante en el campo de la transmisión, tanto por parte de nosotros, como asociación, como a través de los convenios con el departamento de Educación, que recuperamos hace unos pocos años, y con varios ayuntamientos. Gracias a esto, se trabaja el bertsolarismo en muchas escuelas de navarra. Además, tenemos nuestra red de bertso eskolak, en las que, fuera del horario lectivo, tanto jóvenes como adultos trabajan el bertsolarismo. Esta es una labor que está dando sus frutos, ya que el mapa del bertsolarismo actual no tiene nada que ver con el era hace unos 15 o 20 años: geográficamente está más extendido y socialmente yo diría que también, con una especial incidencia en la población más joven, que se está enganchando, tanto participando activamente como asistiendo a actuaciones o certámenes. Lógicamente, esto va a unido también al proceso de recuperación de la lengua. Al ser una actividad que se realiza en euskera, el bertsolarismo necesita tener ese ecosistema para poder seguir progresando y extendiéndose geográfica y socialmente. En general, como decía, la situación es buena, pero nos quedan muchas cosas por hacer y no nos podemos descuidar porque todos sabemos que el patrimonio inmaterial es muy frágil, y en pocos años puede estar en peligro. Así que, seguiremos trabajando, en colaboración con los diferentes agentes e instituciones con los que ya lo hacemos, y si vienen otros, bienvenidos sean”.

presentación públicaEl próximo 20 de junio, la consejera de Cultura, Deporte y Juventud, Ana Herrera, presidirá un acto en el Museo de Navarra para presentar esta declaración y difundir las particularidades de este nuevo bien de interés cultural.

Esta sesión contará también con la intervención de tres expertos: Gontzal Agote (Bertsozaleen Elkartea), Julio Soto (bertsolari y actual campeón de Navarra) y Alfredo Asiáin (Cátedra de Patrimonio Inmaterial de la Universidad Pública de Navarra), que hablarán sobre las historia, trayectoria, situación actual y características propias del bertsolarismo en su dimensión de bien cultural inmaterial. El acto concluirá con un recital de bertsos en la plaza pública, lugar tradicional donde se han cantado, a las puertas del Museo de Navarra

Hasta la fecha, las manifestaciones que han sido declaradas bien de interés cultural como patrimonio inmaterial de Navarra son cinco: el carnaval de Lantz (2009), el carnaval de Ituren y Zubieta (2009), el Tributo de las Tres Vacas (2011), los Bolantes de Luzaide-Valcarlos (2012) y el Paloteado de Cortes (2014).

historia

Siglo XVIII. El bertsolarismo se define como una modalidad de canto improvisado (repentismo) en euskera, que se realiza rimando y midiendo versos y estrofas sin ningún acompañamiento instrumental. Desde el punto de vista histórico, aunque hay alguna referencia del siglo XV, los primeros registros documentales datan del siglo XVIII. La tonada, la rima y la métrica son los aspectos técnicos del bertso, cuya fuerza reside en su valor poético y en el brío de su razonamiento. Los creadores son los improvisadores, los bertsolaris, que han mantenido viva esta manifestación cultural durante siglos y la han transmitido de forma oral generación tras generación.

Patrimonio inmaterial. Como parte del patrimonio cultural inmaterial de Navarra, muestra, entre otras, las siguientes características: está interiorizado por la sociedad navarra -en especial por la comunidad vascohablante, pero también por la castellanohablante- y se plasma tanto a nivel individual como colectivo;como expresión comunitaria compartida, sirve para afianzar las relaciones humanas;y es vivo y dinámico, perdurando con el correr de los tiempos y adaptándose a las situaciones de cada momento sin perder sus raíces.