Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra

Abrazos para facilitar las punciones en niños

la enfermera montse de prada inició la técnica, que consiste en pinchar a los niños mientras estos abrazan a sus padres

Un reportaje de Joana Lizarraga - Jueves, 7 de Junio de 2018 - Actualizado a las 06:01h

Enfermeras de la Unidad de Urgencias de Pediatría del Complejo Hospitalario de Navarra.

Enfermeras de la Unidad de Urgencias de Pediatría del Complejo Hospitalario de Navarra. (Foto: cedida)

Galería Noticia

Enfermeras de la Unidad de Urgencias de Pediatría del Complejo Hospitalario de Navarra.
“Notan el pinchazo, pero al sentirse protegidos reaccionan con mucha más tranquilidad”

Nadie sabe mejor que las enfermeras de urgencias pediátricas lo difícil que resulta calmar a los niños que pierden el aliento de tanto llorar cuando estas intentan extraerles sangre. En búsqueda de facilitar esta tarea, la enfermera del Complejo Hospitalario de Navarra (CHN), Montse De Prada Pérez, ideó una técnica tan aparentemente obvia y sencilla como realizar la punción mientras el niño permanece abrazado a su padre, madre o alguna persona de confianza.

De Prada narró como un día sus compañeras le pidieron ayuda al no poder pinchar a un niño. “Cuando llegué el crío estaba en la camilla llorando desesperado, con la cara completamente enrojecida. Como se encontraba fuera de sí, aconsejé a mis compañeras que dejaran que se tranquilizara. Se levantó de un salto de la camilla, se sentó sobre su madre, que estaba en una silla, y se abrazó a ella”, recordó la enfermera pediátrica. En ese momento, Montse se percató de que el niño dejaba los brazos por detrás de su madre y le pidió a la mujer que siguiera abrazando a su hijo. Cogió la mano del niño y le pinchó sobre la marcha.

Un año después del descubrimiento casual, seis enfermeras de la Unidad de Urgencias Pediátricas siguen aplicando esta práctica a todos los pacientes susceptibles al punzamiento. Ana Gadañón Garriz, Edurne Lecea Malagón, Alba Moreno Barral, Mayra Romeo Arriola, Sofía Vega García y la propia Montse admitieron que hasta el momento, si los pacientes se resistían a ser pinchados, eran inmovilizados en la camilla por varias compañeras. “A veces eran necesarias hasta dos o tres enfermeras para sujetar al paciente, depende de su edad e inquietud”, según relató la autora de la práctica del abrazo.

montse de prada pérez

Enfermera pediátrica

La experiencia de estas mujeres ha demostrado que la “técnica Deprada”, como ellas mismas la han bautizado, reduce el nivel de estrés del paciente. Por otro lado, evitar la palabra “pinchar” puede resultar muy beneficioso ya que horroriza a los niños. Advertir de que sentirán un pellizco o la picadura de un mosquito son algunas de las alternativas que utilizan las enfermeras pediátricas para evitar el pánico. “Notan el pinchazo, pero al sentirse protegidos por su padre o madre, reaccionan con mucha más tranquilidad. Además, al conseguir que el niño apoye la cabeza sobre el hombro contrario al que estamos trabajando, impide que vea el procedimiento”, añadió De Prada.

Aunque la tetalnagesia (reducción del dolor mediante el amamantamiento) o la ingesta de glucosa aparecen en la literatura científica como procedimientos calmantes para los bebés a la hora de realizarles una punción, estas enfermeras no han encontrado ninguna publicación sobre algún sistema similar para niños de más edad, aparte de la nueva “técnica Deprada”.

Colaboración paternalAdemás de que requiera menos personal, la “técnica Deprada” también proporciona ventajas para los padres: están más tranquilos al ver que su hijo no lo pasa tan mal. Eso sí, la práctica del abrazo demanda la participación y colaboración de los responsables del paciente: “Muchas veces les ponen vídeos en el móvil y eso los distrae”, según aconsejó De Prada. “Procuramos transmitir un mensaje positivo al padre o madre y destacamos lo bien que lo sujetan o de cuánta ayuda nos han sido”, añadió.

Tras un año realizando esta práctica, y después de que las compañeras del laboratorio de extracciones del Centro de Consultas Externas Príncipe de Viana les hayan pedido que graben un vídeo para que estas aprendan cómo realizarlo, el siguiente paso para la “técnica Deprada” es llevar a cabo el estudio fundamentado en datos que demuestre sus ventajas. Del mismo modo, tiene previsto elaborar un protocolo que desarrolle el uso de los abrazos como calmantes a la hora de pinchar a los pacientes más inquietos.

Dada la orientación del procedimiento a mejorar el bienestar del paciente, estas enfermeras pediátricas consideran que puede encajar dentro de la Estrategia de Humanización del Sistema Sanitario Público de Navarra, puesta en marcha el pasado otoño. Del mismo modo, da cumplimiento a la Carta Europea de los Niños Hospitalizados, aprobada por el Parlamento Europeo en 1986, que constituye que las y los niños ingresados en un hospital tienen el derecho a estar acompañados por sus padres o madres, no como espectadores pasivos, sino como elementos activos de la vida hospitalaria.