El Popular, integrado en el Santander, desaparecerá en un año

La entidad, comprada por un euro, ya obtiene beneficios y se diluirá en el banco presidido por Ana Botín antes de lo previsto

Viernes, 8 de Junio de 2018 - Actualizado a las 06:02h

madrid- Banco Popular cumplió ayer un año desde su absorción por Banco Santander y en un plazo similar desaparecerá como entidad independiente junto a sus sucursales y su personal. En apenas 12 meses el grupo presidido por Ana Botín ha devuelto liquidez suficiente para volver a operar a la que fue la entidad más rentable del sector.

Hace un año BCE, determinó que el Popular era “inviable” y que estaba en riesgo de caída por el “deterioro significativo” de su liquidez, tras lo que el Santander acordó adquirir el 100% de su capital al precio simbólico de un euro, operación que al día siguiente sería aprobada por la Comisión Europea y que convertía al entonces banco presidido por Emilio Saracho en la primera entidad intervenida por la Junta Única de Resolución desde su creación hace poco más de dos años.

Doce meses después de aquel episodio, el banco presidido por Ana Botín asegura que avanza “más rápido” de lo previsto en la integración del Popular, de forma que el negocio propiamente bancario parece ir revirtiendo su situación. No obstante, el frente legal se mantiene borroso para la entidad cántabra, pues la responsabilidad del extenso abanico de contingencias en relación a los accionistas y bonistas afectados y a la propia idoneidad de la liquidación y posterior venta de Popular puede extenderse al banco cántabro, según fuentes jurídicas.

En la presentación de resultados referidos a este primer trimestre del año, el Santander informó de que su beneficio atribuido aumentó un 26%, hasta los 455 millones de euros, tras la integración de Popular, al tiempo que anunció el lanzamiento de la primera iniciativa conjunta para los clientes del Santander y el Popular. Los costes, aunque aumentaron tras la incorporación de la entidad resuelta, se compensaron con las tendencias positivas en los ingresos comerciales y la mejora en el coste del crédito.

Asimismo, la ratio de mora del grupo continuó mejorando en el primer trimestre, hasta situarse en el 4,02%, con una caída de 135 puntos básicos desde la entrada de Popular en junio de 2017. Durante los tres primeros meses de 2018, Santander también completó el acuerdo con Blackstone para la venta del 51% de la cartera inmobiliaria de Popular, operación tras la cual la exposición inmobiliaria neta del grupo en España se situó en 5.200 millones de euros.

ayudasSegún aseguró recientemente el consejero delegado de Santander, José Antonio Álvarez, se prevé que el proceso de integración jurídica de Santander y Popular se complete entre los meses de septiembre y octubre de 2018. De hecho, el directivo indicó que “inmediatamente” después de que termine este proceso, la entidad se encontrará “lista” para acometer la integración tecnológica de las oficinas de Santander y Popular.

El Santander, tras inyectar 13.000 millones por la vía urgente, lanzar una ampliación de capital por 7.000 millones de euros y deshacerse de la mayor parte de los costes de una cartera de morosos que ascendía a 37.000 millones de euros, espera generar hasta 2020 unos 1.500 millones de beneficio.

Con todo, los perjudicados por la resolución del Popular, entre los que se encuentran unos 305.000 accionistas que vieron cómo sus ahorros e inversiones desaparecieron y se quedaron en cero, así como bonistas -la mayor parte extranjeros-- piden ahora que Santander asuma las contingencias mediante responsabilidad por culpa extracontractual por daños y perjuicios. - D.N./E.P.

Últimas Noticias Multimedia