Nanocáncer, premio SciencEkaitza en la primera gala científica navarra

Aplica nanopartículas que alcanzan con más eficacia un tumor cerebral infantil
Logran accésit Inkoptimum, Drones Génicos, Ados Milk, De la rata topo a los sistemas energéticos dobles en edificios y Fundiciones Vera y Metronics

Sagrario Zabaleta Echarte / Iñaki Porto - Viernes, 8 de Junio de 2018 - Actualizado a las 06:02h

Representantes de los proyectos distinguidos, junto a ponentes y autoridades, tras la conclusión de la gala en Baluarte.VER VÍDEOReproducir img

Representantes de los proyectos distinguidos, junto a ponentes y autoridades, tras la conclusión de la gala en Baluarte.

Galería Noticia

Representantes de los proyectos distinguidos, junto a ponentes y autoridades, tras la conclusión de la gala en Baluarte.ReproducirRepresentantes de los proyectos distinguidos, junto a ponentes y autoridades, tras la conclusión de la gala en Baluarte.1.500 personas acudieron ayer a la cita científica.Piedrahita con Sophia.RenovablesAyerdi con Sophia.
  • Flecha Ver anterior
  • Flecha Ver siguiente

“Debemos conseguir que nuestro cuerpo fabrique el medicamento que necesita” “Si los países acordaron proteger la capa de ozono, también podrán con el cambio climático” “No debemos competir los unos con los otros, tenemos que invertir tiempo en conocernos”

pamplona- El proyecto Nanocáncer obtuvo el primer Premio SciencEkaitza por aplicar nanopartículas que alcanzan con más eficacia un tumor cerebral infantil, para liberar el fármaco de forma localizada y permitir un mejor diagnóstico. María José Blanco, de la Universidad de Navarra;Cristina Gómez Polo e Iñaki Pérez, de Landazabal de la UPNA;y Francisco Martín, de la Asociación de la Industria Navarra (AIN) accedieron al escenario de la sala principal de Baluarte para recoger esta distinción dentro de la Primera Gala Científica, a la que acudieron 1.500 personas.

Durante el evento, que se prolongó tres horas, otros cuatro proyectores recibieron un reconocimiento en forma de accésit: Drones Génicos, del ámbito de la salud;José Luis Encío (Fundiciones de Vera) y Benito de Orte (Metronics), en patentes;Inkoptimum, en automoción y mecatrónica;Ados Milk, en cadena alimentaria;y De la rata topo desnuda a los sistemas energéticos dobles en edificios, en energías renovables.

La entrega de galardones se intercaló con las ponencias de los invitados de renombre a esta cita “para celebrar la gran fiesta de la ciencia, sacarla a la calle y acercarla a la sociedad”, explicó el vicepresidente de Desarrollo Económico, Manu Ayerdi, durante su intervención. Las entradas agotadas reflejaron el éxito de la convocatoria, como así lo recordó, Paula Noya, directora de Cooperación Tecnológica y Excelencia de Aditech, corporación organizadora de la gala, con la colaboración del Gobierno foral. “De los 94 investigadores presentes hoy -por ayer-, 57 son mujeres. Animo a niños y niñas a que se interesen por la ciencia”, dijo. Esta jornada científica fue presentada por el humorista Luis Piedrahita.

una sanidad sostenibleEl Premio Nobel de Medicina James Rothman impartió la primera ponencia, titulada El futuro de la ciencia.“Debemos trabajar en nuevas estrategias para tratar enfermedades crónicas de manera sostenible”, indicó. Rothman remarcó que los avances en medicina han favorecido incrementar la esperanza de vida, pero a su vez la aparición de otras enfermedades como la demencia. “Uno de cada dos bebés van a padecer esta patología”, reiteró. Este Premio Nobel valoró los avances, pero puso el énfasis “en el alto coste”. Insistió en que para resolver el problema económico “hay que lograr que los cuerpos generen los medicamentos que necesita”. Una alternativa que existe a través de la “biología molecular”.

Tras su intervención, Piedrahita pronunció el ganador del accésit de salud: el proyecto Drones Génicos, que consiste en generar una terapia más efectiva y segura al utilizar partículas magnéticas que pueden ser dirigidas hasta las células enfermas que se tienen que tratar. La iniciativa ha sido desarrollada por los investigadores del CIMA, Rafael Aldabe y Gloria Gonzáles-Aseguinolaza, junto a Francisco Martín y María Monteserín, de AIN.

El director de Gestión Social de la Corporación Mondragon, Zigor Ezpeleta, habló sobre Personas y organizaciones para el futuro.“Hay tecno-optimistas que defienden que la sociedad va a sobrevivir a esta revolución tecnológica y que se generarán más empleos;y tecno-pesimistas, que pronostican una pérdida masiva de empleos, una sociedad dual y una diferencia salarial cada vez mayor”, definió. Ezpeleta abogó por no pensar tanto en el “yo” y más en el “nosotros” para afrontar estos cambios.

análisis de la competitividadLa empresaria y escritora Margaret Heffernan se centró en explicar dos conceptos: Cooperación frente a competitividad.“Estábamos equivocados al creer que competir los unos con los otros iba a resultar más productivo. Sin embargo, esa competitividad ha favorecido que en la banca haya más fraude;que en el deporte, los profesionales se dopen o que en política prolifera la corrupción”. Heffernan defendió que la clave reside en “la colaboración, en invertir tiempo para que las personas se conozcan y comprendan la importancia de compartir información” para alcanzar objetivos óptimos. Al concluir su ponencia, José Luis Encío, director gerente de Fundiciones de Vera, y Benito de Orte, director de Metronics, recibieron la distinción por las patentes registradas en sus respectivas empresas.

la ciencia fundamentalJosé Ángel Ávila, Inventor Europeo 2017, se acercó al público con su exposición Soñar para inventar. Ávila resaltó que “la ciencia permite desarrollar tecnologías para alcanzar un mundo sostenible y justo y para poder viajar a otros mundos”. Reprochó que “los beneficios a corto plazo mueven los flujos de capital” y que “abandonan la ciencia porque requieren de tiempo para lograr resultados rentables”. Para desmontar el argumento del pensamiento cortoplacista Ávila recordó que hace 20 años Europa quería confeccionar su sistema de navegación por satélite. Un proyecto que en los inicios, algunos rechazaron, ya que “no consideraban claros los retornos de inversión”. Dos décadas después “el 7% de la economía global depende de la navegación por satélite y Galileo, con una inversión de 10.000 millones, genera cada año 2.000 euros por cada euro que se invirtió”.

Al terminar, Cristina Salazar, de Lurederra y Luis Gandía y Fernando Bimbela (UPNA) recogieron el accésit por Inkoptimum, un proyecto que diseña y fabrica nuevas tintas para impresión digital multicolor, que combinan lo mejor de los colorantes orgánicos y los pigmentos inorgánicos por la nanotecnología.

contra el cambio climáticoEl Premio Nobel de Química Mario Molina abordó el Desarrollo Sostenible. “Toda la sociedad debe ponerse de acuerdo para afrontar el cambio climático”, insistió. Molina calificó como “excelente” el Acuerdo de París para abordar este problema y consideró “inconcebible” que Trump se saliera. Pero, se mostró optimista porque “los países ya se unieron en el Protocolo de Montreal para combatir los efectos negativos en la capa de ozono, que ahora se está recuperando”. Ante ese ejemplo, reiteró que “es posible” lograr la unidad contra el cambio climático.

Pronunciada su conferencia, Olaia Urrutia, José Antonio Mendizábal, Leopoldo Alfonso y Ana Arana Navarro (UPNA-IS-Food), y Mª Dolores López, Susana Pedrosa, Mariola Elía y Jesús Lacalle (Nasertic) fueron premiados por la iniciativa Ados Milk, una selección genética específica de rebaños lecheros para alcanzar una producción de leche de vaca que mejore la dieta alimenticia de las personas con intolerancias.

La radical thinkerSue Black, con su exposición Mujeres, tecnología y superación,contó que ha logrado ser académica, científica, informática y emprendedora social a través de la tecnología. Tras su participación, César Martín-Gómez, Arturo Ariño, David Galicia, Rafael Miranda y Amaia Zuazua, de la UN, e Irantzu Alegría y Laura García, de Cener, recogieron el accésit por De la rata topo desnuda a los sistemas energéticos dobles en edificios. Un proyecto que pretende mejorar el diseño de los sistemas energéticos de los edificios intentando imitar el metabolismo de un animal como este tipo de rata.

Y cuando apenas faltaban diez minutos para las 21.30 horas, la robot humanoide Sophia apareció sentada con un vestido de gala en el escenario, tras escucharse por los altavoces la banda sonora de Terminator, la película de ciencia ficción en la que las máquinas buscan exterminar la raza humana. Nada que ver con Sophia.

Últimas Noticias Multimedia