sesión plenaria del consistorio pamplonés

Aprobación definitiva de la comercializadora municipal de energía

UPN y PSN no la apoyan por la gestión del concejal Cuenca

En 2019 podrá suministrar la electricidad para el alumbrado

Kepa García Mikel Saiz - Viernes, 8 de Junio de 2018 - Actualizado a las 06:02h

El alcalde Asiron charla con el edil socialista Eduardo Vall poco antes del Pleno.

El alcalde Asiron charla con el edil socialista Eduardo Vall poco antes del Pleno. (Mikel Saiz)

Galería Noticia

El alcalde Asiron charla con el edil socialista Eduardo Vall poco antes del Pleno.

pamplona- Pamplona aprobó ayer la creación definitiva de la sociedad pública que gestionará la comercializadora municipal de energía, convirtiéndose en la segunda capital, tras Barcelona, que pone en marcha una herramienta de estas características. Las formaciones del cuatripartito apoyaron la iniciativa, mientras que la oposición votó en contra con el único argumento de que el proyecto ha sido impulsado por el concejal de Aranzadi Armando Cuenca, al que acusaron de mala gestión y amiguismo.

De hecho, tanto el portavoz regionalista Juan José Echeverría como la del PSN Maite Esporrín reconocieron que puede tratarse de una buena idea para la ciudad, pero ambos convirtieron el debate en un asunto personal con el concejal de Aranzadi y se centraron más en examinar su trayectoria que la futura la comercializadora de energía.

Tras el acuerdo de ayer, el Ayuntamiento dispondrá de un instrumento público para gestionar toda la energía que necesita la ciudad al año, entorno a 26 gigavatios, que suministran dos empresas (Eulen y On Demand Facilities) con un coste de 4,1 millones de euros. A partir de 2019 estará en condiciones de suministrar la electricidad necesaria para el alumbrado público y edificios municipales. En una segunda fase, su objetivo será garantizar el abastecimiento a vecinos de Pamplona que se encuentren en situación de pobreza energética.

El proyecto, que no ha recibido reclamaciones ni alegaciones durante su tramitación, contempla la creación de un ente propio, con la forma de sociedad mercantil limitada, y el nombre de Operador Energético Municipal de Pamplona. Además se procede a la aprobación de los estatutos y dotar a la sociedad de un capital social de 3.000 euros. El alcalde Joseba Asiron será el representante en la Junta General.

Desde la liberalización del mercado, los intermediarios se encargan de comprar la energía a un precio en el mercado eléctrico y se la venden al Ayuntamiento a un precio determinado. El objetivo de la comercializadora es evitar a esos intermediarios y gestionar desde lo público el abastecimiento de la ciudad.

Cuenca asumió que el proyecto presenta riesgos, como se recoge en el preceptivo Informe de Intervención, pero defendió la creación del operador municipal por la rentabilidad económica (sobre los 320.000€) y energética.

Como casi siempre sucede cuando tiene que debatir con al representante de Aranzadi, Echeverría volvió a hacer uso de un tono faltón y con descalificaciones personales. Puso en duda la capacidad de Cuenca para sacar adelante este proyecto y para encontrar al personal competente para hacerlo funcionar, aunque al menos tuvo que reconocer que puede resultar una buena propuesta.

En parecidos términos se expresó Maite Esporrín, que reconoció que los socialistas han apoyado iniciativas parecidas, pero rechazó hacerlo en el caso de Pamplona por la gestión de Cuenca.

Iñaki Cabasés (Geroa Bai) se mostró contrariado por los ataques personales de la oposición en vez de analizar el proyecto, que defendió por lo que supone para el sector público tener capacidad de decisión en un asunto gestionado por el sector privado. Joxe Abaurrea (EH Bildu) también criticó que UPN y PSN hayan personalizado la iniciativa y descartó que suponga un riesgo, al menos en la primera fase: “Después estaremos en manos de los mercados, como sucede ahora”. Por último, Edurne Eguino (I-E) también se mostró a favor de la comercializadora, con el argumento de que es mejor un gestor independiente para lograr mejores precios.

otras propuestasDurante la sesión también se debatió una iniciativa del grupo socialista para solicitar, ante la próxima ley foral de reforma de la administración local, que no se cambie la situación de la Mancomunidad de la Comarca de Pamplona. No fue aprobada.

Por último, Aranzadi presentó una propuesta para que se elabore un censo sobre las viviendas vacías en propiedad de bancos y entidades jurídicas, un asunto que en su opinión está pendiente desde 2016. Esta iniciativa fue aprobada, pero no otra que exigía al Gobierno central el establecimiento de un límite de precios. También salió adelante una enmienda de EH Bildu sobre la burbuja en el alquiler.

Últimas Noticias Multimedia