Amaya Gastaminza | jugadora navarra profesional de baloncesto

“Tengo por delante con el Estudiantes una temporada ilusionante y muy bonita”

Amaya Gastaminza aparcó momentáneamente su carrera para centrarse en finalizar sus estudios en Psicología antes de su nueva aventura con el Estudiantes

Ainhoa Orzanco Iñaki Porto - Sábado, 9 de Junio de 2018 - Actualizado a las 06:02h

Amaya Gastaminza, posando para esta entrevista en el pabellón Arrosadia.

Amaya Gastaminza, posando para esta entrevista en el pabellón Arrosadia. (IÑAKI PORTO)

Galería Noticia

Amaya Gastaminza, posando para esta entrevista en el pabellón Arrosadia.

PAMPLONA- Después de seis meses parada la navarra Amaya Gastaminza (27 de febrero de 1991, Pamplona) vuelve a la carga con el equipo Estudiantes en Liga Femenina 2. La navarra ha aprovechado este parón para cuidarse y fortalecer su rodilla. Además vuelve cargada de energía y nuevos objetivos para esta aventura por Madrid. ¿Que plan tiene para el año que viene?

-He fichado por el equipo Estudiantes en la Liga 2. Yo terminé en enero la Liga porque llegué a un acuerdo con Gernika para finalizar el contrato. Entonces tenía la opción de fichar por otro equipo para tres meses o quedarme en casa, acabar mis exámenes y coger un poco de aire y decidí hacer eso que era lo que me apetecía. Quería acabar la carrera y el año que viene volver. Llevaba mucho tiempo dando botes de un lado para otro y vi que era el momento de parar. Podría haber decidido irme a otro sitio, pero a esas alturas de temporada no me apetecía y además tenía los exámenes a la vuelta de la esquina. Estos eran mis últimos exámenes, porque acabo ya la carrera y vi el momento perfecto para hacerlo.

¿Por qué decide centrarse en su carrera? ¿Cree que la va a necesitar en un futuro?

-Hombre sí, yo creo que en un futuro y además no muy lejano. Al final el baloncesto tiene sus años de vida. Yo desde siempre he tenido muy claro que de alguna manera me tenía que formar. Aunque te puedas tomar con calma lo de estudiar hay que labrarse el futuro.

¿Cómo se encuentra profesionalmente?

-Tengo muchas ganas de empezar, van a ser cuatro meses sin jugar, aunque es verdad que estamos acostumbradas a estar paradas mucho tiempo porque nuestro verano es de cinco meses, debido a que acabamos la Liga en marzo. Pero a mí este año se me va a hacer más largo al no haber jugado los últimos meses de Liga. Ahora que he terminado mis exámenes estoy concentrada en entrenar y ponerme a punto para la pretemporada, que empezará en septiembre. Y de cara a la temporada que viene tengo nuevos objetivos y nuevos retos porque hasta ahora siempre había estado en la categoría de Liga Femenina y ahora estoy en Estudiantes que voy a jugar en Liga 2. Pero me apetece mucho porque son diferentes metas, ahora luchar por estar arriba, por llegar a la fase de ascenso y, quién sabe, sería bonito poder subir de categoría.

¿Para cuánto tiempo ha fichado por Estudiantes?

-Para un año.

¿Cómo le afecta el cambio de equipo y todo lo que ello conlleva?

-Estoy ya muy acostumbrada, desde los 14 años que me fui de casa he estado en muchos sitios diferentes. Eso me ha ayudado a que cada vez me cueste menos llegar a un sitio nuevo.

¿Cómo van sus lesiones de rodilla?

-Bien, este año tuve la mala fortuna de lesionarme la rodilla justo a principio de pretemporada y comencé la temporada dos meses más tarde que el resto. Pero ahora mismo bien, cuando acabé la Liga en Gernika ya estaba recuperada pero este tiempo en el que he estado parada he aprovechado para olvidarme de mis lesiones, cuidarme y fortalecerme.

¿Ha estado entrenando por su cuenta durante este tiempo?

-Sí, siempre tienes que hacer cosas. Yo además no puedo dejar de trabajar el tren inferior por el tema de mis lesiones anteriores. Es importante que mantenga un buen tono muscular. Sí que es verdad que baloncesto no he hecho, pero sí que he ido al gimnasio para fortalecer.

¿Ha echado mucho de menos el baloncesto?

-Sí, siempre se echa de menos. Forma parte de tu rutina diaria cuando estas en un equipo, al final tu vida gira en torno a entrenar y jugar.

¿Qué espera de su futuro?

-A corto plazo estoy enfocada a llegar en septiembre a Madrid de la mejor forma física posible, para poder arrancar cuanto antes con mi mejor nivel en Estudiantes. Además creo que tenemos por delante una temporada que puede ser bonita e ilusionante. Quiero centrarme en eso y paso a paso pero con el objetivo de estar arriba en la competición.

¿Valora en un futuro jugar en el Megacalzado Ardoi?

-Sí, yo siempre he dicho que no he tenido la oportunidad de jugar aquí en Pamplona, pero que me hubiera gustado. Además, por lo que sé, Ardoi, es un club con estructura que está intentando hacer las cosas bien desde abajo. Les deseo todo lo mejor y quién sabe que pasará en un futuro.

¿Cómo le han afectado las lesiones de rodilla en su carrera profesional?

-Obviamente las lesiones son duras y nunca son buenas, pero sí que es verdad que el tema de lesionarte tiene un componente psicológico que te ayuda a salir fortalecida, y yo he tenido bastante de eso.

¿Tiene miedo de volverse a lesionar?

-No, una de las partes de la recuperación es la parte psicológica, perder el miedo. Te puede costar más o menos pero al igual que lo físico, siempre lo acabas superando. En lo único que cambia mi cabeza es en saber que no puedo descuidar ciertas cosas como es fortalecer o tener unas piernas a tono como para tener el mínimo riesgo posible para volverte a lesionar, aunque eso nunca se sabe.

¿Cuántos años de baloncesto cree que le quedan?

-Eso nunca se sabe, hace tiempo que no pienso demasiado a largo plazo. Sí a corto y a medio. Ahora que estoy terminando la carrera empiezo a ver diferentes opciones y saber que es lo que me gustaría hacer.

¿Le ha afectado el baloncesto para realizar las prácticas de la carrera?

-En la UNED tenía prácticas pero si que es verdad que es difícil compaginarlas porque al final la vida de una deportista profesional tiene unos horarios que son complicados: los fin de semanas no tienes libres, los entrenamientos son por la mañana y por la tarde, sin unos horarios fijos. Entonces es difícil compaginarlo con prácticas o con cualquier otro tipo de trabajo. Yo este año hice unas prácticas virtuales, es una modalidad que proporciona la UNED y me ayudaron porque no dependían de que estuviera en un sitio y a una hora concreta. También hace dos años estuve viendo un poco el departamento de recursos humanos de una empresa para ver si era eso lo que realmente me gustaba, pero ese es el único contacto que he tenido con el mundo laboral. La gente me dice que qué suerte tengo de dedicarme a lo que me gusta, pero hay que intentar hacer otras cosas porque nosotras nos plantamos a los 30 con una vida laboral pero muy atípica. Yo no estoy introducida en la vida profesional normal, mi trabajo es el deporte pero no es algo habitual y además no me va a dar para vivir toda la vida. La mayoría tenemos claro que va a ser así.

¿Cree que va a tener un futuro más complicado en el mundo de la psicología que una estudiante?

-Pienso que depende completamente de ti y de la ambición que tengas. También creo que puede ser muy enriquecedor haber tenido una carrera como deportista profesional en muchos sentidos. Depende completamente de ti que te beneficie o te perjudique.

las claves

“Quería acabar la carrera y el año que viene volver. Llevaba mucho tiempo dando botes de un lado para otro y vi que era el momento de parar”

“De cara a la temporada que viene tengo nuevos objetivos porque ahora voy a jugar en Liga Femenina 2 con el Estudiantes”

“Este tiempo en el que he estado parada he aprovechado para olvidarme de mis lesiones, cuidarme y fortalecerme”