A la contra

Siempre el hermano pequeño

Por Jorge Nagore - Sábado, 9 de Junio de 2018 - Actualizado a las 06:02h

Al hilo del nombramiento de Màxim Huerta como Ministro de Cultura y Deporte y de la polémica que surgió porque dice que no le gusta el deporte, no estaría de más que tanto a nivel nacional como regional no se mezclara el deporte con nada, que tuviese un ministerio propio -con sus fondos mejorados-, sin tener que ser siempre el hermano pequeño pero muy pequeño de con quien le ponen. Hay más de 3 millones y medio de licencias deportivas en España, un nada despreciable 10% de la población mayor de 15 años está federada y millones más hacen deporte cada día, una actividad que hasta determinados niveles está demostradísimo que es beneficiosa para la salud, esa misma salud que se ve atacada irremediablemente por el sistema de vida moderno de más de la mitad de la población: urbano, sedentario, estresante y con bastantes horas de ocio que se dedican a actividades en lugares cerrados cuando no a machacarse directamente el organismo con toda clase de sustancias. Aquí, por ejemplo, con todos los respetos hacia ella, cuando veo a la Consejera de Cultura, Ana Herrera, que también lo es de Deporte, me entra la risa, en la medida en que Herrera es una profesional del campo de la cultura desde que tiene uso de razón. ¿Por eso lo hará mal en Deporte? No, pero no es una imagen correcta la que se transmite, la de que sea siempre el deporte el que está infrarrepresentado en la figura bien sea de una consejera o de un ministro. Si pones de Ministro de Cultura y Deporte a Gasol los de Cultura pondrían el grito en el cielo, pero si pones a Màxim Huerta los de deporte no se pueden quejar, son esos analfabetos que contentos tendríais que estar de ser mencionados. La cultura es básica en la vida, pero el deporte -y verlo por la tele aún más- también ha salvado millones de vidas. Deme un frikidel deporte y tendremos a alguien con montones de motivos para vivir. Y eso ya es mucho.

Últimas Noticias Multimedia