Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra

Riezu destaca que la desaparición de Caja Navarra la sufren sobre todo los pequeños clientes

Constata el alejamiento de los centros de decisión y la menor competencia en el sector Considera que el equipo directivo de Goñi carecía de experiencia suficiente para gestionar la entidad

Juan Ángel Monreal | Oskar Montero - Sábado, 9 de Junio de 2018 - Actualizado a las 06:02h

Lorenzo Riezu, durante su comparecencia de ayer en el Parlamento.

Lorenzo Riezu, durante su comparecencia de ayer en el Parlamento. (OSKAR MONTERO)

Galería Noticia

Lorenzo Riezu, durante su comparecencia de ayer en el Parlamento.

“La obra social actual es similar a la de 2002, no veo que hayamos progresado mucho” “La gestión de Goñi buscó el tamaño, pero la solución está en la fortaleza y la solvencia”

pamplona- Un sentimiento, sí. Pero también mucho más que eso. Lorenzo Riezu, director de Caja Navarra entre 1994 y 2002, cerró ayer 22 horas largas de comparecencia en cuatro sesiones incidiendo en lo que ha perdido Navarra con la desaparición de la que fue durante décadas su primera entidad financiera. A saber: competencia en el sector bancario, donde la concentración no deja de crecer, cercanía a la hora de resolver problemas e incluso densidad en la red de oficinas y cajeros. “El pequeño cliente ha perdido”, resumió.

Paradojas de la vida y la política, durante su comparecencia, Riezu ha tenido que soportar críticas de los dos partidos que estuvieron en el Gobierno mientras él ocupó cargos de responsabilidad: UPN y PSN. Sin embargo, pegado a sus datos, el veterano exdirector ha logrado mostrar que era posible gestionar de otro modo Caja Navarra, que, habiendo sido más prudente, la entidad habría llegado a 2009 con 1.700 millones en sus fondos propios y habría podido continuar en solitario y que el Gobierno de UPN debió haber supervisado y aprobado la integración en Banca Cívica, paso previo a la efectiva desaparición de la caja.

Ayer fue el turno, en cierto modo, de hacer balance. Y Riezu, que respondió a las cuestiones planteadas por EH Bildu, Podemos, PSN, PPN e Izquierda Ezkerra, señaló que Caja Navarra “tuvo en su conjunto un final malo, porque la desaparición como tal de es mala”, si bien apreció que finalmente fuera absorbida por CaixaBank. “Cuando alguien está cayéndose, si le echan una mano y lo levantan del suelo... Esta entidad fue La Caixa, y es una entidad que da garantía, confianza y servicio, pero no es lo mismo”, ilustró.

Riezu afirmó que Caja Navarra era “de todos los navarros”, no solo de los 26.000 que tomaron acciones de Banca Cívica. Entre ellos no estaba él. “Mi hermano sí, y perdió. Pero la Caja era más. Era de todos los navarros, cualquiera que sea la personalidad jurídica que se le ponga”. Así, según explicó “una de las misiones” de la Caja era “estar en todo el ámbito de Navarra”. “Si estábamos en tantos sitios es porque creíamos que una entidad de ámbito local identificada con sus gentes tiene que tener un plus con respecto a otras entidades financieras y creo que lo teníamos. Además, procurábamos llegar a todos los clientes cualquiera que fuera su condición”, dijo.

Según relató, la entidad comenzó a finales de los años 90 a segmentar a los clientes en función de distintos parámetros, como su vinculación. Y que parte de este trabajo fue aprovechado posteriormente en el Tú eliges, tú decides, que definió como una estrategia de marketing. “En obra social estamos hablando de cantidades parecidas a las del año 2002. No creo que hayamos progresado mucho. Y no me consuela que a otros les vaya peor”, dijo Riezu. No era solo eso. Caja Navarra “fue de las primeras entidades en firmar también acuerdos para financiar VPO, a lo que luego se sumaron otras” y su mera presencia “contribuía a mejorar los intereses que pagaban y recibían los clientes”. “No éramos una entidad con un margen de intermediación muy alto”, recordó. Hoy parte de ello ha desaparecido. “Si tienes un problema, te dicen que eso depende de Barcelona”, dijo recordando el caso de un “profesional” al que, tras perder parte de sus ingresos, se le dejó de bonificar el interés en una hipoteca. “Hoy hay entidades que tienen un mayor acento navarro que La Caixa”, dijo.

PIES DE BARRODespreciado por Goñi, quien le acusó de dejar una caja “seca” y anquilosada y echó mano del Banco de España para llamarle “gris”, Riezu respondió durante las tres primeras sesiones con números. Ayer no huyó de ciertos calificativos. Y destacó, sobre todo, la falta de experiencia bancaria de Goñi y los equipos que formó, en comparación con el de su época, “con 20 años” de trabajo en Caja Navarra detrás. “Ellos la fueron adquiriendo pero se llevó al término que finalmente conocemos”, dijo.

“Goñi -aseguró- es una persona que vende bien, se vende muy bien y a esto le acompaña una cierta prepotencia o soberbia. Ha sabido ganarse ciertos apoyos de poder, cosa que otros probablemente no hayamos sabido hacer. Me refiero al ámbito político y empresarial, pero eso tiene el peligro de caer en cierto amiguismo”, apuntó. Además, indicó que Goñi “es una persona que ha tenido un carácter más imperativo en nombramientos y ceses, es algo que le costaba poco”, y dijo que en su gestión pareció “buscar tamaño como una solución de futuro”. “Pero el tamaño no es solución, la solución estaba en la fortaleza, en la solvencia, con el tamaño podemos terminar haciendo un gigante con pies de barro”.