En fin

Hablemos del tiempo

por javier arizaleta - Sábado, 9 de Junio de 2018 - Actualizado a las 06:02h

Galería Noticia

Hay una costumbre muy extendida de hablar del tiempo como conversación recurrente. Es como si tuviéramos interiorizado que es un tema que interesa a casi todo el mundo y con el que uno acierta casi siempre. Y ahora se dan predicciones meteorológicas que avisan de que nos hagamos a la idea de que este año no va a haber verano. Que estos días de nubes y tormentas se van a alargar también hacia julio y agosto. El calor se retrasa pero no así los efectos del cambio climático. Seguramente esta primavera sea resultado de ello, con un anticiclón que hace de escudo y lo mismo no deja pasar las tormentas que las retiene durante mucho tiempo. Pero ojo que el calor está ahí mismo: la gente que ha estado el último mes por el norte de Europa lo sabe porque han sufrido lo que nos ocurrió aquí el años pasado: un mes de mayo con olas de calor y temperaturas inéditas más corrientes en lo más tórrido del verano. De alguna manera ya nos estábamos acostumbrando a que por estas fechas el calor extremo estuviera con nosotros y este año se resiste para confusión de muchos y gloria de otros -entre los que me encuentro- que llevamos mal las altas temperaturas. Además tampoco es nada del otro mundo, hay que pensar que este tiempo húmedo ha permitido alargar una primavera esplendorosa que parece no tener fin. Pero aunque todavía no lo vislumbremos, el verano está ahí esperándonos con tofos sus rigores. No hay más que ver los campos de cereal que ya apenas tienen color verde;lo dicen también los viñedos cuyas uvas comienzan a granar y la trama, esa flor de los olivos que son de los últimos árboles en florecer en nuestra Merindad. Además, en fin, siempre tendremos tema de conversación.

Últimas Noticias Multimedia