JUBILADOS Y DANTZARIS, TODOS A UNA

Los mayores contagian su juventud en la Rotxa

Las fiestas de la Rochapea comenzaron ayer de mano de los veteranos del barrio, Mercedes Almiñana y Goyo Cerdán, jubilados de El Salvador

Sábado, 9 de Junio de 2018 - Actualizado a las 10:23h

Los jubilados de la asociación El Salvador junto con el grupo de dantza del barrio.

Los jubilados de la asociación El Salvador junto con el grupo de dantza del barrio. (MIKEL SAIZ)

Galería Noticia

Los jubilados de la asociación El Salvador junto con el grupo de dantza del barrio.

PAMPLONA.– Mercedes Almiñana, la primera mujer presidenta de la asociación de jubilados El Salvador, fue la encargada de encender la mecha festiva del barrio. Le acompañó en este importante cometido Goyo Cerdán, uno de los responsables de mantener en pie este colectivo. Cerdán Herrero es vocal de la junta de la Asociación de Jubilados El Salvador y se encarga del ocio y actividades. Este hombre de 57 años natural de Buñuel, que lleva un año en la asociación, señaló que es su vía de entretenimiento, lo que le mantiene ocupado. Según dijo, estar rodeado de personas mayores le resulta muy positivo: "Se aprenden muchísimas cosas de ellos, son increíbles. Hay que estar aquí para vivirlos, conocerlos y saber como son, muy buena gente", explicó. Goyo era electricista pero lo tuvo que dejar a causa de una enfermedad. Ahora, es un perfecto amo de casa que convive con su pareja y además, lo acompaña con la asociación, a la que acude prácticamente todos los días, depende del trabajo que tenga. Vecinos socios de El Salvador le propusieron trabajar con ellos para ayudarles, ya que es más joven y controla el mundo de la informática, y poco después pasó a ser miembro de la junta. El ribero lleva 25 años viviendo en la Rochapea. "Veía que era el barrio que me iba a gustar y no me arrepiento", explicó. Además, apuntó que "afortunadamente" la gente mayor se mueve mucho y es muy activa: "Les ves por la calle con los nietos, con los amigos, en los bares, comprando, paseando... No se quedan en casa". 

También opinó sobre el cambio del barrio: "Físicamente ha cambiado mucho, ha venido gente nueva pero la forma de ser de la gente es ideal, sigue teniendo su encanto y personalidad". "Hay buena sintonía entre los de aquí y los de fuera", añadió. De hecho, la Rochapea es un barrio obrero donde se ha trasladado mucha gente de fuera. Por este motivo, tal y como contó Goyo, en la asociación hay personas de todas las comunidades autónomas: gallegos, extremeños, andaluces, catalanes, manchegos, aragoneses y, por supuesto, también navarros. "Esto ayuda por ejemplo a la hora de organizar viajes, porque nos recomiendan lugares", comentó el de Buñuel. 

En el barrio hay gente de todas las edades y mucha gente mayor que asisten a este tipo de centros en busca de compañía, alguien que les escuche si tienen algún problema, gente mayor que se quedan viudos o viudas y necesitan desahogarse, etc. "La gente que se siente sola, tiene una oportunidad para hacer amigos", agregó. 

En El Salvador tienen un amplio abanico de actividades para que la gente esté ocupada y entretenida: jugar a las cartas, leer el periódico, los clásicos viajes de jubilados, campeonatos de juegos, intercambio de libros, cintas y DVDs, taller de gimnasia, charlas, bailes los sábados, bingo los miércoles.... 

También colaboran con las asociaciones del barrio, por ejemplo han colaborado con la comisión de fiestas. El sábado harán una jornada de puertas abiertas, en la plaza Margarita de Navarra cantará la rondalla desde las 18 hasta las 19h, y después habrá música en la calle. Goyo animó a que la gente se acerque: "Queremos que la gente nos conozca. Hay gente ya jubilada o prejubilada que considera que esto es un lugar para viejos y están muy equivocados". 

Mercedes Almiñana vivió el cohete con mucha ilusión: "Fue muy emocionante, estaba muy nerviosa, había muchísima gente". La presidenta pamplonesa de 66 años se mostró contenta con las fiestas: "Son muy animadas y se vuelca todo el barrio.