Orgulloso de ser navarro

Carlos Villanueva. - Domingo, 10 de Junio de 2018 - Actualizado a las 06:02h

Me refiero a la respuesta ciudadana a la convocatoria de manifestación contra el euskera promovida por un montón de entidades partidos políticos, etcétera, el pasado sábado 2 de junio.

En concreto los promotores y copio literal eran: Asociación Cultural Doble V, Vecinos por la Paz de Berriozar, Desolvidar, el escritor Pepe Alfaro y Pachi Mendiburu.

Apoyos de UPN, Ciudadanos, PSN, PP, VOX, UGT, AFAPNA, CSIF, Sindicato Médico y un mogollón de intelectuales y catedráticos. También la CEN y Cámara de Comercio de Navarra animaban a los navarros a participar.

Pues bien, la respuesta de los navarros no pudo ser más masiva. El 98,5% de los ciudadanos de la comunidad optaron por quedarse en la siesta a esperar ver perder a Osasuna, o acompañar al Euskal Herria Kantuz en su gira por la capital o en la Alternatiban Herria por el Casco Viejo.

Es decir, que pese a la cantidad de convocantes, apoyadores y animadores que representaban lo más florido de los navarros de bien, solo un 1,5% de los ciudadanos de esta comunidad decidieron manifestarse, con lo cual queda, claro que los navarros ¡¡por fin!! no nos dejamos manipular.

Y mira que estamos con ganas de salir a la calle después de tantos meses de aguaceros, pero ni por esas, y lo malo del caso es que se les acaban los argumentos. Primero fue la venta de Navarra, después la bandera, ahora el euskera, luego serán las setas, y ahí sí que les doy la razón.

A los convocantes les animo a denunciar la invasión que estamos sufriendo por parte de los vascos. Ese mismo domingo había coincidido el final de los perretxicos con el comienzo de los hongos y cruzaban la muga por cientos. La diferencia es que venían con cesta en lugar de currículum.