Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra
Miradas

Agua del grifo

Por Pablo Gorría - Domingo, 10 de Junio de 2018 - Actualizado a las 06:01h

Galería Noticia

Con menos consenso político del deseable, el Parlamento ha aprobado esta semana la nueva Ley Foral del Residuos, una de las prioridades del departamento de Isabel Elizalde. Es una ley avanzada y muy trabajada, en la línea de la economía circular y la lucha contra el cambio climático que, queramos o no, tenemos que asumir. Esto no es una moda de progres y ecologistas, es una realidad que está ahí: no es posible seguir consumiendo y tirando lo que nos sobra como lo hemos venido haciendo hasta ahora o nos cargaremos el planeta.

De entre todos los aspectos novedosos de la ley, que son muchos, la ciudadanía se ha quedado con algunos detalles. Por ejemplo, la prohibición a partir del 1 de enero de 2020 de las bolsas de plástico, productos envasados en monodosis o cápsulas de un solo uso, platos, vasos y bandejas desechables de plástico. Esto tiene una derivada: la venta de agua embotellada en envases de un solo uso queda prohibida en los edificios de la administración pública, excepto en los hospitales. La asociación que agrupa a estas empresas, cerca de cien con una facturación de casi mil millones de euros al año, según su página web, ya ha anunciado que recurrirá la ley por contravenir la normativa europea.

Hay otro aspecto, más doméstico, que también está resultando controvertido. La ley recoge que los establecimientos de hostelería y restauración ofrecerán gratuitamente agua del grifo a sus clientes. Cualquiera que haya viajado un poco por Europa sabrá que esto es normal allí desde hace muchos años, la conocida carafe d’eau francesa, por ejemplo, tan socorrida para los turistas de bolsillo escaso. Es verdad que muchos establecimientos ya ofrecen jarras o depósitos de agua del grifo en la barra como un servicio más a la clientela. Incluso no vería mal cobrar una pequeña cantidad si se sirve en la mesa. Pero otros lo consideran una imposición. No hace mucho pedí en un conocido restaurante de Pamplona una botella de vino y una jarra de agua del grifo, y no me la sirvieron. Afortunadamente la oferta hostelera es muy amplia y hay mucho donde elegir.