cumbre eeuu-corea del norte

Cita histórica

Kim Jong-un y Donald Trump están ya en Singapur preparando su reunión de mañana
Ambos debatirán la desnuclearización de Corea del Norte bajo la atenta mirada de las grandes potencias internacionales

Lucía Leal - Lunes, 11 de Junio de 2018 - Actualizado a las 06:01h

Cientos de personas sacan fotos frente al Palacio Istana, sede de la reunión entre Kim Jong-un y el líder de Singapur, Lee Hsien Loong.

Cientos de personas sacan fotos frente al Palacio Istana, sede de la reunión entre Kim Jong-un y el líder de Singapur, Lee Hsien Loong. (Foto: Efe)

Galería Noticia

Cientos de personas sacan fotos frente al Palacio Istana, sede de la reunión entre Kim Jong-un y el líder de Singapur, Lee Hsien Loong.
“Ambos llegamos con un espíritu positivo, pero hay posibilidades de que la reunión no funcione” “El mundo entero está pendiente de esta cumbre histórica entre EEUU y Corea del Norte”

singapur- El presidente estadounidense, Donald Trump, y el líder norcoreano, Kim Jong-un, llegaron ayer a Singapur con grandes esperanzas para su cumbre mañana, la primera de la historia entre los dirigentes de los dos países con el objetivo de abordar la gestión del arsenal nuclear de Corea del Norte.

Kim fue el primero en aterrizar en la ciudad-estado asiática después de tener en vilo durante horas a los medios de comunicación, que trataban de averiguar en cuál de los tres aviones que despegaron a la vez desde Pyongyang viajaba el líder del hermético país.

“El mundo entero está pendiente de esta cumbre histórica”, dijo el mandatario norcoreano poco después de su llegada y nada más comenzar su reunión con el primer ministro singapurense, Lee Hsien Loong, de 66 años.

Trump, por su parte, fue más escueto cuando llegó a la ciudad-estado a última hora de la tarde después de un largo viaje desde Canadá, y se limitó a asegurar que se sentía “muy bien” respecto a la cumbre antes de desplazarse al lujoso hotel en el que se alojará.

El mandatario estadounidense se encontraba en el país norteamericano con motivo de la celebración de la cumbre del G-7, que se prolongó desde el viernes hasta el sábado en el municipio de La Malbaie, situado en la provincia de Quebec.

gran despliegueÉste es el viaje más largo que ha hecho Kim, cuyas dos únicas visitas al extranjero fueron a China en marzo y mayo de este año. En esta ocasión y para el trayecto de más de 4.700 kilómetros hasta Singapur, el líder norcoreano eligió un Boeing 747 de la compañía estatal china Air China.

Sin embargo, también despegó desde Pyongyang hacia la ciudad-estado asiática el avión privado de Kim, un Ilyushin IL-62M, apodado Air Force Un en contraste con el Air Force One que utilizan los presidentes estadounidenses.

Muchos analistas habían especulado sobre las posibles dificultades de esa aeronave de 39 años de antigüedad para cubrir el trayecto hacia Singapur, y Kim optó finalmente por aceptar la ayuda china, aunque envió, además, su avión privado, posiblemente como medida de seguridad personal.

También llegó a la ciudad-estado asiática un avión de transporte de fabricación rusa, que se cree que transportaba alimentos, vehículos, armas autorizadas y otros suministros para la visita del líder norcoreano a Singapur.

donald trump

Presidente de Estados Unidos

kim jong-un

Líder de Corea del Norte

Quizá para deleitar a las cámaras que se encontraban apostadas a la entrada del hotel de Kim, el Saint Regis, una docena de guardias de seguridad corrieron durante unos segundos a ambos lados de la limusina blindada del líder norcoreano cuando éste se dirigió a media tarde a su reunión con el primer ministro de Singapur.

Se repetía así la icónica imagen que fascinó a los medios internacionales y generó todo tipo de bromas el pasado 27 de abril, día en el que Kim se reunió con el presidente surcoreano, Moon Jae-in, en la frontera entre las dos Coreas.

reunión sin precedentesEl jefe del Gobierno singapurense, que también tiene previsto recibir hoy a Trump, es el tercer líder extranjero con el que se ha reunido Kim desde que llegó al poder en 2011.

Hasta ahora, el mandatario norcoreano solo se había entrevistado dos veces con Moon y otras dos con el presidente chino, Xi Jinping, en encuentros que se enmarcan en el periodo de distensión iniciado a comienzos de este año.

Kim y Lee sonrieron ante las cámaras y se estrecharon la mano antes de sentarse a conversar durante 20 minutos sobre las perspectivas de la cumbre, que abordará el programa de desnuclearización de Corea del Norte.

“Gracias a sus sinceros esfuerzos (...) pudimos completar los preparativos de esta histórica reunión, y queremos darle las gracias por ello”, le dijo Kim, feliz, al primer ministro de Singapur.

Si la cumbre resulta “exitosa”, “el nombre de Singapur entrará en la historia”, pronosticó con orgullo el mediático dirigente norcoreano.

Kim viajó acompañado de Kim Yong-chol, considerado su mano derecha y vicepresidente del Partido de los Trabajadores;el ministro de Exteriores, Ri Yong-ho;el responsable de Exteriores del Partido, Ri Su-Yong, y su jefe de Gabinete, Kim Chang-son.

A Trump, por su parte, le acompañan el secretario de Estado estadounidense, Mike Pompeo, que ha mantenido ya dos reuniones con Kim en Pyongyang;el jefe de gabinete de la Casa Blanca, John Kelly;y el asesor de seguridad nacional del presidente, John Bolton, cuyas declaraciones sobre la cumbre, que mantendrá al margen la cuestión de los derechos humanos, han irritado bastante a Corea del Norte.

Ambos líderes tienen casi todo un día libre por delante antes de la cumbre, prevista para las 09.00 (hora local) de mañana en el exclusivo hotel Capella, situado en el centro de Singapur. Sin embargo, no ha trascendido ningún detalle sobre las agendas de los líderes para hoy más allá de la reunión prevista entre Trump y Lee, que abordarán los preparativos para la histórica cumbre.