cuenta atrás para la final de la acb

Contra el dragón blanco

real madrid | el baskonia se mide al dominador de la acb en la última década y actual campeón de europa

Txema Sierra / José Ramón Gómez - Martes, 12 de Junio de 2018 - Actualizado a las 06:04h

Beaubois trata de superar al madridista Radoncic.

Beaubois trata de superar al madridista Radoncic.

Galería Noticia

Beaubois trata de superar al madridista Radoncic.Rodrigue Beaubois y Facundo Campazzo frente a frente en uno de los duelos entre el Baskonia y el Real Madrid del presente curso.

vitoria- Como si de una incursión en el mundo del circo se tratara, el Kirolbet Baskonia, sin tiempo siquiera para coger aire tras el enorme sufrimiento que le ha costado conseguir el billete para la final de Liga, se enfrenta de inmediato a un más difícil todavía. Porque el combinado de Pedro Martínez está obligado a batallar a partir de mañana contra un monstruo temible, un enorme dragón blanco con siete cabezas, tantas como presencias consecutivas en el duelo final por el campeonato liguera acumula. Se trata, claro está, de un Real Madrid que provoca el pavor allá por donde pasa y al que este perfil de fábula se le ajusta como anillo al dedo. La escuadra blanca se ha convertido en el gran dominador de la ACB en la última década y, bajo la dirección del vitoriano Pablo Laso, ha alcanzado cotas de excelencia a todos los niveles que le han permitido ejercer un férreo control de las competiciones domésticas.

Si algo ha demostrado hasta el momento el Baskonia en cualquier caso es que no se deja impresionar fácilmente y esa es la línea que debe mantener para no conceder de entrada una ventaja adicional a su oponente. Es innegable que se trata de un combinado de campanillas que dispone de algunas de las mejores individualidades del Viejo Continente pero no lo es menos que son tan humanos como el resto y, en consecuencia, también pueden conjugar el verbo perder.

Para ello, no obstante, necesitarán de una importante ayuda vitoriana. Y es que, desde luego, no resulta sencillo superar al recién proclamado campeón de Europa, que ya se ha deshecho sin apenas dificultad del Iberostar Tenerife y el Herbalife Gran Canaria en las eliminatorias precedentes. Gracias a esa contundencia, además, ha sufrido bastante menos desgaste que el Baskonia y ha disfrutado de tres jornadas de descanso más para poder preparar la final.

Si a eso se le añade un plantel de quince jugadores del máximo nivel con nombres como los del omnipresente Luka Doncic, el recuperado Llull, Campazzo, Randolph, Rudy Fernández o Gustavo Ayón, por citar solo algunos, resulta evidente que la empresa a la que se enfrenta la escuadra de Pedro Martínez es de dimensiones gigantescas.

Una realidad que queda perfectamente reflejada por los números blancos desde que Pablo Laso tomó el timón de la nave en la temporada 2011-12. Desde entonces, el técnico alavés ha conducido a sus discípulos nada menos que a 21 de las 29 finales a las que podían aspirar teniendo en cuenta todas las competiciones en las que han participado. Considerando únicamente la Liga ACB, el Real Madrid no ha faltado en ninguno de los siete últimos ejercicios -incluyendo el actual- a la batalla definitiva por el título, conquistando el campeonato en las temporadas 2012-13, 2014-15 y 2015-16. Un balance descomunal al alcance exclusivamente de unos pocos privilegiados. Esta inmensa recolección de éxitos (catorce títulos en siete años), además, no ha conseguido saciar el hambre de los merengues, que continúan ávidos de nuevas conquistas y no parecen darse por satisfechos con nada.

Aunque cuando se trata de disputar una eliminatoria final por un título lo acontecido previamente sirve de poco, un repaso a los enfrentamientos previos entre azulgranas y madrileños este curso refleja un balance claramente favorable a los de Laso. En lo que a la ACB respecta, el Baskonia salió derrotado tanto en el duelo disputado en el Buesa como en el que se celebró en el Palacio de los Deportes. En la Euroliga, sin embargo, las cosas fueron mejor para los alaveses. En Zurbano desarbolaron por completo a los merengues para hacerse con una contundente victoria mientras que en Madrid únicamente perdieron por dos puntos de diferencia. Así pues, esas citas pueden convertirse en la hoja de ruta que muestre al Kirolbet el camino para encontrar las debilidades del dragón blanco de siete cabezas. Si las encuentra y reúne la fuerza necesaria para asestarle tres golpes mortales, el monstruo no podrá evitar la coronación del nuevo monarca liguero.

único precedente