Histórico acuerdo entre Kim Jong-Un y Donald Trump en Singapur: "El mundo va a dar un gran cambio"

EE UU aportará garantías de seguridad a Pyongyang para la desnuclearización, según la declaración conjunta tras la reunión - El presidente de Estados Unidos invita al líder norcoreano a visitar la Casa Blanca

EFE - Martes, 12 de Junio de 2018 - Actualizado a las 07:21h

El presidente de los Estados Unidos, Donald J. Trump, y el líder norcoreano, Kim Jong-un, se dan la mano al comienzo de la histórica cumbre.VER VÍDEOReproducir img

 El presidente de los Estados Unidos, Donald J. Trump, y el líder norcoreano, Kim Jong-un, se dan la mano al comienzo de la histórica cumbre.

Galería Noticia

El presidente de los Estados Unidos, Donald J. Trump, y el líder norcoreano, Kim Jong-un, se dan la mano al comienzo de la histórica cumbre.ReproducirTrump y Kim Jong-un, paseando por la isla de Sentosa.Trump firma un documento junto a Kim.Trump y Kim Jong-un se dan la mano en Singapur.El histórico saludo entre Kim Jong-Un y Donald Trump.El presidente de los Estados Unidos, Donald J. Trump, y el líder norcoreano, Kim Jong-un, se dan la mano al comienzo de la histórica cumbre.
  • Flecha Ver anterior
  • Flecha Ver siguiente

SINGAPUR. El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, ha asegurado este martes que el líder de Corea del Norte, Kim Jong Un, se ha comprometido en la cumbre de este martes en Singapur a la "completa desnuclearización" de la península de Corea, al tiempo que ha elogiado su papel y su valentía para embarcarse en este proceso.

"Hoy es el inicio de un proceso arduo. Solo los valientes pueden lograr la paz", ha afirmado el presidente estadounidense al término de la reunión con Kim en Singapur, en una rueda de prensa que se ha prolongado durante más de una hora con decenas de preguntas de los reporteros.

Sin entrar en detalles ni plazos, Trump ha subrayado en varias ocasiones que el proceso de desnuclearización de Corea del Norte "será verificado" y ha recalcado el "sólido compromiso" que ha adoptado el líder norcoreano en Singapur.

Ha dicho que la reunión de Kim ha sido "una cumbre histórica" y ha recalcado que la declaración que han firmado es un documento "muy amplio" con compromisos concretos de Corea del Norte. El comunicado en cuestión contempla el compromiso de desnuclearización de la península de Corea, el establecimiento de relaciones entre ambos países, el compromiso por la paz y la repatriación de restos mortales de combatientes muertos o desaparecidos en la guerra de Corea (1950-1953).

Tras agradecer el papel de Singapur como anfitrión de la cumbre y los esfuerzos de Japón, Corea del Sur y China para lograr que se celebrara este encuentro, el mandatario estadounidense ha afirmado que la reunión ha sido "honesta, directa y productiva" y ha permitido constatar que existe la oportunidad para "un cambio real" para alcanzar la paz en la península de Corea.

"Hace casi 70 años, piensen en ello, un conflicto extremadamente sangriento arrasó la península de Corea. Innumerables personas murieron en el conflicto, incluidos decenas de miles de valientes estadounidenses. Aunque se acordó un armisticio, la guerra no terminó en ese día. Nunca terminó, pero ahora todos podemos tener la esperanza de que terminará pronto", ha aseverado.

TRUMP DICE QUE NO HA CEDIDO "NADA" EN LA REUNIÓN CON KIM El presidente de Estados Unidos ha asegurado que la reunión en Singapur "abre una nueva era" para la paz y el diálogo. "La paz hace que siempre merezca la pena el esfuerzo", ha añadido. El mandatario estadounidense ha querido dejar claro que no ha cedido "nada" en la negociación con Kim y ha defendido la decisión de reunirse con él.

"No he cedido nada. Estoy aquí. No he dormido durante 25 horas pero creo que era lo correcto", ha indicado Trump, antes de incidir en que la cumbre con Kim ha sido "buena para Estados Unidos" y para Corea del Norte.

Trump ha subrayado la importancia del compromiso de Kim para una "completa desnuclearización" y ha destacado el gesto de haber liberado a tres rehenes estadounidenses, así como el compromiso de devolver a Estados Unidos los restos mortales de los militares muertos en la guerra de Corea (1950-1953), a los que ha definido como "héroes caídos".

KIM "QUIERE HACER COSAS" EN MATERIA DE DERECHOS HUMANOS "No hay límite a lo que Corea del Norte puede conseguir si se compromete con la desnuclearización", ha subrayado Trump. Los periodistas le han preguntado si ha hablado con Kim sobre la situación de los Derechos Humanos en su país y el mandatario estadounidense ha dicho que ha tratado este tema brevemente y que cree que el líder norcoreano "quiere hacer cosas" en este campo.

El mandatario estadounidense ha repetido en varias ocasiones que Estados Unidos no va a retirar las sanciones mientras no se demuestre que Corea del Norte ha completado la desnuclearización, llevando el proceso a "un punto de no retorno". Posteriormente, ha dicho que Estados Unidos detendrá sus "juegos de guerra" en la región, en referencia a las maniobras militares que cada año realiza con Corea del Sur y que son criticadas por Corea del Norte por considerarlas una amenaza.

Una portavoz de las Fuerzas Armadas de Estados Unidos en Corea del Sur ha dicho posteriormente que todavía no se ha recibido ninguna instrucción sobre la ejecución o paralización de los ejercicios militares programados para el próximo otoño en la región.

Trump ha asegurado que espera en el futuro poder retirar de Corea del Sur a todas las fuerzas militares que tiene emplazadas allí, aunque ha dejado claro que solo es una expectativa. "Quiero sacar a nuestros soldados. Quiero traer a nuestros soldados de vuelta --ha indicado-- pero eso no es una parte de la ecuación ahora mismo. Espero que finalmente lo sea".

El mandatario norteamericano ha dicho que está de acuerdo en detener los "juegos de guerra" en la región porque entiende que son "muy provocadores" para Corea del Norte y además suponen un "tremendo gasto" para la administración estadounidense.

En cuanto al proceso de desnuclearización, Trump ha dicho que espera que Corea del Norte lo complete "tan rápido como pueda mecánicamente" aunque ha admitido que puede llevar mucho tiempo. "Científicamente tienes que esperar unos determinados periodos pero una vez que comienzas eso significa que está bastante terminado", ha señalado.

TRUMP ESPERA QUE LA DESNUCLEARIZACIÓN EMPIECE "MUY PRONTO" Trump ha confiado en que la desnuclearización de Corea del Norte comience "muy pronto" y ha asegurado que la retirada de sanciones solo se producirá cuando las armas nucleares "ya no sean un factor".

En respuesta a los periodistas, Trump ha dicho que no descarta que haya "una nueva cumbre o reunión" con Kim próximamente aunque no no ha querido concretar en qué plazo. Además, ha asegurado que él está dispuesto a ir a visitar a Kim en Pyongyang "en el momento apropiado" y que ha invitado a Kim a la Casa Blanca para que también le visite "en el momento apropiado".

El presidente estadounidense ha hecho hincapié en la valentía del líder norcoreano por apostar por el diálogo y ha destacado el hecho de que haya procedido a la destrucción de un "importante centro de ensayo de misiles nucleares". Ese compromiso, según Trump, no está incluido en la declaración conjunta firmada por los dos mandatarios porque lo acordaron después de firmarla.

El inquilino de la Casa Blanca ha dicho que está convencido de que Kim "estará a la altura" del documento suscrito este martes. "Él ha esta muy firme al decir que quiere hacer esto. Creo que puede que quiera hacer esto tanto o más que yo. Ahora (los norcoreanos) ven un futuro brillante futuro para Corea del Norte", ha asegurado.

A pesar de los avances en la cumbre, Trump ha querido dejar claro que las sanciones contra Corea del Norte seguirán en vigor mientras se desarrolla el proceso de desnuclearización y se verifica su cumplimiento.

Preguntado por las consecuencias que podría afrontar Corea del Norte si no cumple los compromisos suscritos en Singapur, Trump ha dicho que no quiere hablar de "amenazas" en un día como hoy y que confía en el cumplimiento de lo que han acordado.

En cuanto al próximo paso de las negociaciones, ha explicado que la próxima semana el secretario de Estado estadounidense, Mike Pompeo, y el consejero de Seguridad Nacional, John Bolton, abordarán los "detalles" de este proceso con Corea del Norte.

Trump también se ha referido a sus sensaciones en el encuentro con Kim y ha asegurado que "desde el primer segundo" los dos mandatarios se han llevado "bien", ha resaltado lo "inteligente" que es el líder norcoreano y se ha presentado a sí mismo como un hombre que se ha pasado "toda" su vida logrando "acuerdos". "Ellos quieren hacer un acuerdo. Toda mi vida he hecho acuerdos. Eso es lo que hago. Es mi tema", ha señalado. "Haré lo que sea necesario por hacer del mundo un lugar más seguro", ha concluido.

TEXTO DE LA DECLARACIÓN FIRMADA

"El presidente de Estados Unidos de América, Donald Trump, y el presidente de la Comisión de Asuntos Estatales de la República Democrática Popular de Corea del Norte, Kim Jong Un, han mantenido una primera e histórica cumbre en Singapur el 12 de junio de 2018.

El presidente Trump y el presidente Kim Jong Un han mantenido un intercambio de opiniones sincero, amplio y en profundidad sobre temas relacionados con el establecimiento de unas nuevas relaciones entre Estados Unidos y la República Democrática Popular de Corea y con la construcción de un régimen de paz sólido y duradero en la península de Corea. El presidente Trump se ha comprometido a dar garantías de seguridad a la República Democrática Popular de Corea y el presidente Kim Jong Un ha reafirmado su compromiso firme e inamovible para la completa desnuclearización de la península de Corea.

Convencidos de que el establecimiento de unas nuevas relaciones entre Estados Unidos y Corea del Norte contribuirán a la paz y a la prosperidad y la paz de la península de Corea y del mundo y de que el reconocimiento de que la promoción de la confianza mutua puede promover la desnuclearización de la península de Corea, el presidente Trump y el presidente Kim Jong Un declaran lo siguiente:

1. Estados Unidos y la República Democrática Popular de Corea se compromente a establecer unas nuevas relaciones entre Estados Unidos y la República Democrática Popular de Corea de acuerdo con el deseo de paz y de prosperidad de los pueblos de los dos países.

2. Estados Unidos y la República Democrática Popular de Corea sumarán sus esfuerzos para construir un régimen de paz duradera y estable en la península de Corea.

3. Reafirmando la Declaración de Panmunjon del 27 de abril de 2018, la República Democrática Popular de Corea se compromete a trabajar hacia la completa desnuclearización de la península de Corea.

4. Estados Unidos y la República Democrática Popular de Corea se comprometen a recuperar los restos de los prisioneros de guerra y los desaparecidos en combate, incluida la repatriación inmediata de aquellos ya identificados.

Reconociendo que la cumbre entre Estados Unidos y la República Democrática Popular de Corea -- la primera en la historia -- es un evento histórico de gran importancia y que supera décadas de tensiones y hostilidades entre los dos países y para la llegada de un nuevo futuro, el presidente Trump y el presidente Kim Jong Un se comprometen a cumplir las estipulaciones de esta declaración conjunta por completo y sin demora.

Estados Unidos y la República Democrática Popular de Corea se comprometen a un seguimiento de las negociaciones liderado por el secretario de Estado de Estados Unidos, Mike Pompeo, y por un alto cargo importante de la República Democrática Popular de Corea en la fecha más próxima posible, para aplicar los resultados de la cumbre entre Estados Unidos y la República Popular Democrática de Corea.

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, y el presidente de la Comisión de Asuntos Estatales de la República Democrática Popular de Corea, Kim Jong Un, se han comprometido a cooperar para el desarrollo de unas nuevas relaciones entre Estados Unidos y la República Democrática Popular de Corea y para la promoción de la paz, la prosperidad y la seguridad de la península coreana y del mundo".

UNA REUNIÓN HISTÓRICA El líder norcoreano, Kim Jong-un, y el presidente estadounidense, Donald Trump, se han reunido durante más de tres horas en una cumbre histórica en la que dieron muestras de optimismo.

La esperada cita comenzó con un apretón de manos y una foto para la posteridad entre ambos mandatarios a la entrada del hotel Capella en la isla de Sentosa, y a continuación Trump y Kim participaron en una serie de reuniones en las que manifestaron su esperanza de que la cumbre sea un éxito.

"Me siento realmente bien. Vamos a tener una gran conversación y creo que un éxito tremendo", dijo Trump ya sentado a la izquierda de Kim al comienzo de su primera reunión de unos 48 minutos a solas entre ambos mandatarios.

"Creo que va a ser algo realmente exitoso y creo que tendremos una relación estupenda, no tengo dudas", agregó Trump, mientras que el líder norcoreano destacó que su país y Estados Unidos han superado "muchos obstáculos" para conseguir celebrar el encuentro.

"No ha sido fácil llegar hasta aquí. Las viejas malas prácticas y los prejuicios han tapado nuestros ojos y oídos y han obstaculizado nuestro camino, pero hemos logrado superar todo eso", comentó Kim en coreano.

Pese a que los dos mandatarios se mostraron inicialmente con el rostro serio y no sonrieron hasta justo antes de entrar en la sala donde tuvo lugar su primera reunión, también hubo ocasión para que intercambiaran algunas bromas.

"Mucha gente en todo el mundo pensará que esto es algún tipo de fantasía de una película de ciencia ficción", dijo el mariscal norcoreano al mandatario republicano durante un breve paseo por los pasillos a la entrada del hotel, según las palabras de su traductor captadas por las cámaras presentes en el encuentro.

Kim podría haberse referido así al carácter histórico e inesperado del encuentro entre dos líderes que apenas hace un año intercambiaban insultos y amenazas durante una fase de máxima tensión entre Pyongyang y Washington.

Después del primer careo entre ambos que, según Trump, fue "muy, muy bien", participaron en una segunda reunión ya acompañados de sus delegaciones.

Kim comentó al inicio de las conversaciones que agradecía poder estar ahí para "hablar de temas importantes" y prometió que colaborará con Trump, quien aseguró: "Vamos a trabajar para resolver los problemas juntos".

En esta reunión de aproximadamente hora y media participaron también el secretario de Estado estadounidense, Mike Pompeo, que se ha reunido dos veces con Kim en Pyongyang;el jefe de gabinete de la Casa Blanca, John Kelly, y el asesor de seguridad nacional de Trump, John Bolton.

A la derecha de Kim Jong-un se sentó Kim Yong-chol, considerado uno de sus más estrechos colaboradores y una de las figuras de más peso del régimen en cuanto a relaciones exteriores y espionaje.

En los flancos de la mesa se situaron Ri Yong-ho, actual canciller norcoreano, y Ri Su-yong, excanciller y otra figura considerada muy cercana al mariscal norcoreano.

"Creo que esto es el preludio para una maravillosa paz", afirmó Kim durante la reunión, quien añadió que la cumbre ha tenido lugar "pese a un pasado superado con valentía y que nos impidió avanzar, además de las miradas y de las dudas del exterior".

El líder norcoreano reafirmó su voluntad de alcanzar "un gran acuerdo juntos" y de "aprovechar esta oportunidad", algo que "no se ha podido lograr antes".

Tras la segunda reunión, ambos líderes y las delegaciones celebraron un almuerzo de trabajo, al que también se sumaron otras figuras no presentes en el encuentro previo, entre las que destaca la hermana de Kim Jong-un y una de sus más estrechas colaboradoras, Kim Yo-jong.

Una vez terminado el almuerzo, el presidente estadounidense dijo que su reunión con el líder norcoreano había ido "mejor de lo esperado".

"La reunión (con Kim) ha sido realmente fantástica. Ha habido muchos avances. (Ha sido) lo máximo", aseguró Trump.