Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra

El ‘Aquarius’ y dos barcos militares italianos planean trasladar a los 629 migrantes a Valencia

El presidente Sánchez sale al rescate ante la parálisis de la UE con la inmigración y ofrece que el buque, con 629 subsaharianos a bordo, atraque por razones humanitarias en el puerto "seguro" de Valencia

Martes, 12 de Junio de 2018 - Actualizado a las 06:01h

Inmigrantes rescatados en el Mediterráneo, antes de ser recogidos por el ‘Aquarius’.

Inmigrantes rescatados en el Mediterráneo, antes de ser recogidos por el ‘Aquarius’. (Óscar Corral)

Galería Noticia

Inmigrantes rescatados en el Mediterráneo, antes de ser recogidos por el ‘Aquarius’.

“Es nuestra obligación ayudar a evitar una catástrofe humanitaria y ofrecer un puerto seguro” - “Victoria. 629 inmigrantes en dirección a España. Primer objetivo logrado”- “Es inaceptable cualquier decisión política que ponga en riesgo la vida de personas”

PAMPLONA. El barco Aquarius que gestionan Médicos Sin Fronteras (MSF) y SOS Mediterranée transferirá a dos barcos italianos de rescate a 500 de los 629 migrantes que tiene a bordo para después partir juntos hacia España, país que ha ofrecido los puertos de Valencia y Mallorca como lugares seguros para realizar el desembarco.

Esta es la "intención" de las autoridades de rescate italianas, después de que el Gobierno de aquel país se negase este lunes a permitir el desembarque de los migrantes rescatados en su territorio, según han informado Médicos Sin Fronteras en su cuenta en la red social Twitter y el médico de abordo y portavoz en el Aquarius Aloys Vimard en declaraciones a Onda Cero.

"La intención y el plan actual es transferir a 500 personas en dos barcos italianos (militares) de manera que 129 se quedarían aquí y todos juntos navegaremos a salvo a Valencia. Estamos muy cansados, pero también hay mucha gente aquí con ansiedad y frustrados y esperemos pronto poder llevarlos a un puesto seguro", ha señalado Vimard.

Conforme explicaba a primera hora de este martes Médicos Sin Fronteras, "el Aquarius está recibiendo víveres, coordinado por las autoridades italianas de rescate", que han enviado barcos con suministros para los pasajeros y la tripulación.

"La intención del Centro de Coordinación de Salvamento Marítimo de Italia en Roma (MRCC por sus siglas en inglés) es transferir a parte de la gente desde el Aquarius a barcos italianos y enfilar hacia Valencia juntos", señalaba en Twitter la organización humanitaria.

Médicos Sin Fronteras pide "poner la seguridad de las personas por encima de las políticas" y recuerda que este plan significará que personas rescatadas "que ya están exhaustas", pasen cuatro días más de viaje marítimo.

"La mejor opción sería desembarcar a las personas rescatadas en el puerto más cercano para que después, puedan ser transferidos a España o a cualquier otro país seguro para su protección y su proceso legal", insiste la organización humanitaria, que viene recordando que el barco se encuentra a 700 millas de Valencia, pero a menos de 30 de los puertos de Italia o Malta.

El Aquarius se encuentra detenido en el Mediterráneo desde el pasado domingo con las 629 personas que habían rescatado en las dos jornadas anteriores porque el Gobierno de Italia, cuyas autoridades de rescate habían transferido al barco humanitario a parte de esos migrantes, negó autorización para su desembarque en puertos italianos.

El presidente del Gobierno español, Pedro Sánchez, ofreció formalmente este martes que el Aquarius desembarcase en el puerto de Valencia, ciudad que se había ofrecido, pero inicialmente Médicos sin Fronteras y SOS Mediterranee descartaron esta alternativa, habida cuenta de la sobrecarga de ocupantes del barco, la distancia del trayecto y las condiciones climatológicas, que empeorarán en los próximos días.

Entre las personas que viajan a bordo hay 123 niños, 11 bebés y cuatro embarazadas, y personas que en todo caso, necesitan atención tras haber sobrevivido al paso por Libia y el viaje en embarcaciones precarias por el Mediterráneo.

otros casos

Pasado domingo. Un total de 232 inmigrantes rescatados por la ONG alemana Sea Watch llegaron al puerto italiano de Reggio Calabria después de permanecer cuatro días en el mar tras recibir la negativa de desembarcar por parte de las autoridades de Malta.

Mayo de 2015. La ONU reveló que unos 6.000 personas, en su mayoría de la etnia rohinyá, quedaron atrapadas en navíos que fueron rechazados varias veces por Tailandia y que finalmente pudieron desembarcar en Indonesia y Malasia.

Febrero de 2007. Uno de los casos con mayor repercusión fue el del Marine I, que, tras más de dos meses de travesía y una semana varado ante las costas de Mauritania, recibió finalmente el visto bueno de las autoridades de este país para atracar en febrero de 2007. El barco, que se dirigía a las Islas Canarias, había sido descubierto por un avión de reconocimiento español, lo que dio lugar a un complicado proceso de negociación sobre qué país debía hacerse cargo del pasaje. España coordinó las repatriaciones y recibió a 10 inmigrantes que no pudieron ser identificados.

Julio de 2006. El pesquero español Francisco y Catalina rescató a 51 subsaharianos que iban a la deriva en aguas internacionales cercanas a Malta, que durante una semana se negó a aceptar su entrada. Finalmente y tras arduas negociaciones, el país mediterráneo aceptó la repatriación de cinco inmigrantes e Italia, de 12. El resto llegó a España, aunque con el compromiso por parte de Andorra de hacerse cargo de cinco.

Junio de 2004. El barco Cap Anamur, con bandera alemana, permaneció bloqueado durante 22 días cerca de las costas italianas con 37 sudaneses a bordo bajo la acusación de favorecer la inmigración clandestina. Solo después de dos semanas de presiones por parte de partidos de izquierda, organizaciones civiles y religiosas y la Alta Comisaría de la ONU para los Refugiados, el Ministerio del Interior italiano concedió el permiso de desembarco y los indocumentados tomaron tierra en Sicilia.

Agosto de 2001. El buque noruego Tampa recogió en el mar a 432 inmigrantes, en su mayoría afganos, que viajaban en un barco indonesio que naufragó y, cuando intentó trasladarlos a la isla australiana de Christmas, la Marina de este país lo impidió durante una semana. La operación dio pie a un complicado proceso de repatriación que Camberra denominó Solución Pacífico y que se prolongó durante unos días más, tras los cuales Australia admitió a 27 náufragos, mientras el resto fueron aceptados por Nueva Zelanda, Nauru y Papúa Nueva Guinea.