segundo curso

Bocados de igualdad para los pequeños

La Escuela de Igualdad del CP Joakin Lizarraga, promovida por Nerea Lizaso y María Castejón, acoge a alumnos de entre 3º y 6º de Primaria

Laura Garde | Iban Aguinaga - Martes, 12 de Junio de 2018 - Actualizado a las 06:02h

Nerea Lizaso Sánchez y María Castejón Leorza, junto al Colegio Público Joakin Lizarraga.

Nerea Lizaso Sánchez y María Castejón Leorza, junto al Colegio Público Joakin Lizarraga. (IBAN AGUINAGA)

Galería Noticia

Nerea Lizaso Sánchez y María Castejón Leorza, junto al Colegio Público Joakin Lizarraga.

sarriguren- El 7 de julio de 2016, Nerea Lizaso Sánchez sintió que debía hacer algo por la igualdad: “La Manada se había convertido en protagonista. Tengo dos hijas, sobrinas y hermanas. Además de educar en casa, no podía quedarme de brazos cruzados”, expresa. Conocía a María Castejón Leorza de vista, coincidían en el Colegio Público Joakin Lizarraga porque ambas llevan a sus hijas allá, pero sabía que esta doctora en Historia era experta en género: “El comedor del cole lo lleva una comisión de la Apyma. Yo estaba ahí en ese momento y creí que podíamos impulsar algo. Como para enseñar hay que saber, le hice la propuesta a María”, explica Nerea.

Así nació la Escuela de Igualdad Joakin Lizarraga-Berdintasun Eskola. Con Nerea como organizadora y María como docente, 93 alumnos de entre tercero y sexto de Primaria han asistido a este segundo curso: “Es un servicio para los usuarios del comedor, lo pagamos con el mismo dinero. La comisión del comedor de la Apyma les invita en septiembre a venir”, esclarecen. El taller se imparte de octubre a mayo, con una hora a la semana para cada grupo. El primer curso (2016-2017) lo consideraron “de prueba”, sin esperar que cogiese “el empuje y la fuerza que ya tiene. Las clases se imparten en horario de comedor, entonces a ellos no les cuesta venir y, de hecho, incluso se animan unos a otros”, añaden.

En la Escuela de Igualdad trabajan sobre todo imágenes y películas, adecuando las actividades a cada curso: “Los más pequeños han visto este año Quiero ser como Beckham o Billy Elliot, y los más mayores, Dirty Dancing. Es muy curioso cómo hay muchas cosas que les llaman la atención”. En Navidad tratan el tema de los juguetes con publicidad y folletos, y para el 8 de marzo preparan un proyecto: “Esta es la actividad que más ha gustado este año a los mayores. Por edad, son más conscientes de lo que supone”, dice Nerea. Para final de curso, la dinámica estrella son los cortometrajes y programas de televisión que graban: “Hemos interpretado Vaiana y reinterpretado Blancanieves. También entrevistamos a mujeres históricas y grabamos programas de Cámbiame y Operación Triunfo feministas. Es decir, analizamos películas, series y programas que son un vehículo de estereotipos sexistas”, describe María.

Su gran reto ha sido adaptar la materia a los más pequeños. Las intervenciones que María había hecho hasta ahora en educación eran esporádicas y los niños y niñas no formaban parte de su público. A ella le “obsesiona” la alfabetización audiovisual, y las películas e imágenes han sido la clave para acercarse a los txikis: “Se trata de hacer otra lectura de lo que ven. Por ejemplo, si estamos con Blancanieves, a ellos les preguntamos si darían un beso a una chica que está desmayada;y a ellas, si les gustaría que llegase un chico y se lo diese porque sí. Enseguida responden que no. Adaptamos las situaciones a su cotidianidad”.

dudas y objetivo

Tanto Nerea como María se muestran sorprendidas por las dudas que presentan algunos de los alumnos: “Hablan entre ellos y luego nos traen muchas preguntas sobre sexualidad, sobre todo los chicos. Esto demuestra que en las familias sigue habiendo muchos temas tabú”.

Pese a que esta generación va a ser la más sensibilizada con la igualdad, detectan todavía comportamientos que se resisten a cambiar. Por ello, pretenden que su curso cale, aunque poco a poco porque “necesita su tiempo” en cada uno de los pequeños.