asociaciones y colectivos de etxabakoitz

Satisfacción vecinal tras la propuesta del cuatripartito para el derribo de las naves de Argal

La comisión de Urbanismo también respalda la iniciativa ante el estado de abandono y las zonas dañadas que presenta el edificio

Kepa García - Jueves, 14 de Junio de 2018 - Actualizado a las 06:02h

Edificio de la antigua fábrica de Argal, junto al trazado ferroviario.

Edificio de la antigua fábrica de Argal, junto al trazado ferroviario. (Javier Bergasa)

Galería Noticia

Edificio de la antigua fábrica de Argal, junto al trazado ferroviario.

pamplona- La propuesta del equipo de Gobierno para el derribo de las naves de la antigua fábrica de Argal y Talluntxe en Etxabakoitz ha sido acogida con satisfacción por las asociaciones y colectivos vecinales, que venían reclamándolo desde hace muchos años dados los problemas de salubridad y seguridad que se estaban generando.

La iniciativa también obtuvo ayer el respaldo de la comisión de Urbanismo, por lo que supone de mejora para las condiciones del barrio dado el estado de abandono que presentaba el edificio. Las discrepancias vinieron a la hora de valorar las necesidades urbanísticas de Etxabakoitz, con las formaciones del cuatripartito criticando el bloqueo que supone un inviable Plan Sectorial de Incidencia Supramunicipal (PSIS) -que fue aprobado en plena burbuja inmobiliaria- y los grupos de la oposición vinculando el derribo con el proyecto ferroviario de alta velocidad, todavía sin concretar.

En lo que sí coincidieron los portavoces presentes en la comisión -no acudió la concejala de I-E Edurne Eguino- es que se trata de una obra imprescindible dado el estado insalubre del inmueble, con zonas muy dañadas por actos vandálicos, lo que supone un riesgo para las personas.

propuesta al consorcioLa tramitación del expediente ha sido delicada. La complejidad derivada del PSIS obliga al Ayuntamiento de Pamplona a presentar su pormenorizada propuesta ante un Consorcio del que también forman parte Gobierno de Navarra y los ayuntamientos de Zizur Mayor y Cendea de Cizur. Pese a que las citadas naves se encuentran en el término municipal de Pamplona y que el Ayuntamiento adelantará el coste del derribo, dicho Consorcio deberá dar el visto bueno a la operación en su próxima reunión.

Lo previsible es que salga adelante, según explicó ayer el concejal Joxe Abaurrea, de tal forma que el Ayuntamiento pueda adelantar los gastos de las actuaciones con señalamiento de las fechas de recuperación de los mismos. Posteriormente, este coste será repercutido entre los miembros del Consorcio mediante un sistema de reparto que será objeto de aprobación en esa sesión pendiente.

El gasto previsto de los derribos rondará los 490.000 euros. Al Gobierno de Navarra le correspondería efectuar una aportación de 150.769,23 euros, la misma cantidad que al Ayuntamiento de Pamplona;mientras que el Ayuntamiento de Zizur Mayor debería aportar 113.076,92 euros y la Cendea de Cizur, 75.384,62 euros. Estas aportaciones deberían hacerse efectivas a razón de un tercio en las anualidades de 2019, 2020 y 2021.

El derribo de los edificios de Argal está contemplado en el proyecto de urbanización del PSIS de Etxabakoitz desde 2015. Las naves, que lindan con la vía del tren al norte y con la avenida de Aróstegui al sur, están ubicadas en dos parcelas. Una pertenece a la Inmobiliaria Urquía y la otra de Tallunce SL, la mercantil que tras el cierre de Argal utilizó el espacio para una empresa de catering y que también cesó en su actividad. La primera tiene una extensión de 5.468 m2 y la segunda alcanza los 2.152 m2.

debateEnrique Maya (UPN) vinculó el derribo con el PSIS creado en 2007 para el desarrollo de la futura estación de alta velocidad y de una zona residencial. Para Abaurrea, el problema ha sido precisamente ese PSIS, que al no ponerse en marcha por su inviabilidad ha impedido llevar a cabo otras actuaciones en el barrio de Etxabakoitz. “EL PSIS no va a avanzar ni un milímetro más. De aquí, todo irá hacia atrás”, comentó el edil de EH Bildu.

Parecido argumento empleó Iñaki Cabasés (Geroa Bai), para quien el PSIS ha supuesto la paralización del desarrollo de Etxabakoitz, sin que se atisbe un trazado definitivo para eliminar el bucle de Pamplona como anunciaron sus impulsores. Recordó que la inclusión de las naves de Argal en el PSIS ha impedido en la práctica que el Ayuntamiento tenga autonomía para actuar en ese espacio, acusando a los regionalistas de apoyar un proyecto imposible de llevar a cabo desde un punto de vista financiero y sin perspectiva de solucionar el asunto de la estación y del trazado ferroviario.

Por parte del grupo socialista intervino Maite Esporrín, que defendió la iniciativa en los mismos términos que UPN, considerando que supone un respaldo al proyecto ferroviario. Como concejal de barrio, Armando Cuenca (Aranzadi) destacó que el derribo de las naves de Argal supone cumplir una antigua demanda vecinal que se venía reclamando en los foros de barrio.

Joseba Ginés, perteneciente a la comunidad educativa de Etxabakoitz, destacó el compromiso del cuatripartito para poner fin a una zona degradada y comentó que el barrio sigue necesitando muchas inversiones.

el apunte

Reproches a la bancada de UPN. La sesión terminó con un severo comentario del alcalde hacia la regionalista Ana Elizalde, a quien reprochó por interrumpir sin tener uso de la palabra. A su compañero Fernando Villanueva, Abaurrea le acusó de hacer “trampas” con el reglamento en el turno de ruegos y preguntas.