Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra
el buque llegará a valencia "el domingo"

Los inmigrantes del ‘Aquarius’ recibirán el mismo trato que los que llegan en pateras

El "Aquarius" puede llegar el domingo por la mañana a Valencia - No todos tendrán estatuto de refugiados y algunos podrían acabar en centros de internamiento

Viernes, 15 de Junio de 2018 - Actualizado a las 06:02h

La imagen recoge un momento del traslado de refugiados desde el ‘Aquarius’ a uno de los buques italianos.

La imagen recoge un momento del traslado de refugiados desde el ‘Aquarius’ a uno de los buques italianos.

Galería Noticia

La imagen recoge un momento del traslado de refugiados desde el ‘Aquarius’ a uno de los buques italianos.Una madre abraza a su hijo rodeada de migrantes a bordo del ‘Aquarius’.

Pamplona- El barco Aquarius de las ONGs SOS Méditerranée y Médicos sin Fronteras que con una nave de la Marina y otra de la Guardia Costera italiana viajan con 630 inmigrantes, llegará previsiblemente a Valencia (España) el domingo por la mañana debido al mal tiempo que obligó al cambio de ruta.

Así lo explicó hoy a Efe el cooperante de SOS Méditerranée Alessandro Porro que se encuentra a bordo del Aquarius y que explicó que han cruzado el estrecho de Bonifacio, que separa las islas de Córcega y Cerdeña, y pronto pasarán frente a las costas de la isla de Asinara y de esta manera se alejarán de Italia.

La decisión de bordear la costa oriental de Cerdeña se tomó debido al mal tiempo, lo que ha retrasado algunas horas su llegada al puerto de Valencia, donde estaba previsto que atracaran el sábado por la noche.

El asilo es un derecho que asiste a todas las personas refugiadas, pero no a todos los inmigrantes. Así de claro lo dejó ayer el ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska cuando aseguró que los 630 migrantes del Aquarius recibirán a su llegada a Valencia “tratamiento y trato idénticos” a los cientos de personas que acceden a la Península en patera, es decir, quienes soliciten el asilo tendrán acceso al procedimiento y quienes no reúnan las condiciones, podrán ser expulsados. El Gobierno no descarta incluso enviarlos a Centros de Internamiento de Extranjeros (CIES), explicó la vicepresidenta, Carmen Calvo. Mientras tanto, en el Mediterráneo la flotilla de tres barcos que traslada a los migrantes tiene dificultades por el mal tiempo y el estado del mar y, en principio, ha retrasado un día su llegada a Valencia, hasta el domingo.

“El comportamiento del Gobierno hacia esas personas va a ser idéntico, aplicando la legalidad vigente, al que da a aquellos otros que vienen vía Marruecos o Argelia”, señaló Marlaska en una entrevista en Onda Cero recogida por Europa Press, y descartó dar el estatuto de refugiado a las 630 personas, como se indicó en un primer momento. En esa idea abundó Carmen Calvo: “Estaremos atentos a qué personas piden asilo, a las condiciones por las cuales se otorga e incluso a la figura de protección especial para aquellas personas que no puedan ser devueltas porque tienen problemas graves y pueden poner en riesgo sus vidas”.

Cuando lleguen el Aquarius y las dos naves italianas, se autorizará la entrada por razones humanitarias aunque no reúnan las condiciones que establece la Ley de Extranjería, explicó a Efe Paloma Favieres, portavoz de la Comisión Española de Ayuda al Refugiado (CEAR). José Javier Sánchez, responsable de los programas de asilo y refugio de Cruz Roja, cree que los 630 migrantes pedirán el estatuto de refugiado, aunque para obtenerlo deberán demostrar que provienen de un país en conflicto o existen “fundados temores” de ser perseguidos por motivos de raza, religión, nacionalidad, pertenencia a determinado grupo social o político o por causas de género u orientación sexual.

preparativosEn Valencia, continúan los preparativos para recibir a los migrantes, que llegarán de forma escalonada para que dé tiempo a la “asistencia sanitaria y jurídica”, explicó ayer la vicepresidenta Calvo. Preocupan especialmente los menores y las mujeres que hayan podido ser víctimas de abusos y tráfico de seres humanos. En principio, todos los menores se quedarán en Valencia, los que estén acompañados, con sus familias. En cuanto a los demás, “no podemos decir dónde van a ir” porque hay que preservar “sus derechos de intimidad y tranquilidad”, subrayó Calvo, quien indicó que hay autonomías “de todos los colores políticos”, ciudades y ONG que están dispuestos a acogerlos.

ochenta enfermosLa travesía no está resultando plácida para los inmigrantes, que llevan cinco días metidos en un barco y aún les quedan dos o tres para llegar a Valencia. “Es difícil mantenerse en pie con olas de 3 metros y el viento de 35 nudos” (unos 60 kilómetros por hora), relató a Efe Alessandro Porro, uno de los cooperantes que viajan en el Aquarius. “Nos encontramos llegando a Cerdeña y como habíamos previsto, las condiciones meteorológicas son muy malas”, añadió.

Al menos 80 de los 106 migrantes que viajan en el Aquarius sufrieron “fuertes mareos” la última noche, informó a Europa Press el médico David Beversluis. Ayer, con el nuevo día, el mar se calmó y “todos están más tranquilos”, dijo, Los inmigrantes duermen en un espacio interior del barco que les protege del clima y ayer por la mañana se distribuyeron los alimentos que recibieron de un guardacostas italiano a la altura de Sicilia, principalmente naranjas, barras de cereales y té. Beversluis informó que el capitán del barco ha variado el rumbo siguiendo las pautas del centro de rescate italiano, de forma que navega junto a la costa de Cerdeña para protegerse de las inclemencias del tiempo.

El Aquarius lleva a 51 mujeres, 45 hombres y 10 niños, y el resto de los inmigrantes viajan en el buque Orione de la Marina italiana y en la patrullera Dattilo de la Guardia Costera. Corro señaló que quienes tienen menos problemas son los niños “que cuentan con toda la nave para jugar, con todos los cooperantes y la tripulación volcados con ellos”. Los adultos pasan las horas “charlando y durmiendo, pero sobre todo sentados y descansando, que es la mejor manera de evitar marearse”. - D.N.