Las filtraciones en Compañía, pendientes de una reunión municipal

Abaurrea dice que abordarán el tema y los vecinos opinan que la responsabilidad es del Consistorio

Marivi Salvo Oskar Montero - Viernes, 15 de Junio de 2018 - Actualizado a las 06:02h

Las goteras y filtraciones afectan al parking municipal de Compañía desde su apertura.

Las goteras y filtraciones afectan al parking municipal de Compañía desde su apertura.

Galería Noticia

Las goteras y filtraciones afectan al parking municipal de Compañía desde su apertura.

pamplona- El Ayuntamiento de Pamplona, a través del área de Ciudad Habitable, manifestó ayer su compromiso a reunirse con los usuarios del parking de Compañía y abordar con ellos el problema de las filtraciones para buscar una solución y dictaminar a quién corresponde en última instancia la responsabilidad de las reparaciones. Tras la denuncia hecha pública en los últimos días por los arrendatarios de plaza, el concejal delegado Joxe Abaurrea señaló a este periódico, que este miércoles se ha puesto en contacto con él “uno de los vecinos y me trasladó su preocupación”, por lo que “he quedado en mantener una próxima reunión con un grupo de usuarios para tratar el tema y establecer vías de análisis para poder determinar si existe un problema que se pueda remontar al origen de esta infraestructura o si obedece a otras causas”. Añadió además que “a partir de ahí veremos cuáles son las causas concretas y sus posibles soluciones”.

En las últimas semanas, los vecinos con plaza en el parking municipal de la plaza de Compañía han aunado fuerzas para dirigirse al Ayuntamiento de Pamplona en su lucha para que asuma la reparación de las goteras que afectan al estacionamiento subterráneo desde el mismo año 2002 en que se puso en marcha.

“Si hay un problema que viene desde el origen, lo resolveremos”

Joxe abaurrea

Concejal de Ciudad Habitable

ACCIONES LEGALES Este miércoles, en torno a medio centenar de propietarios (hay unos 225 en total) se reunieron en Condestable y acordaron contactar además con un abogado para valorar las posibles acciones que pueden llevar a cabo para reclamar del Ayuntamiento su responsabilidad, al ser “el propietario del aparcamiento”. En nombre de los vecinos afectados, el presidente de la comunidad Iosu Santxez explicó que se han dirigido en varias ocasiones, a través de Avisa, la empresa encargada del mantenimiento, al área de Ciudad Habitable y Vivienda para acordar una solución, ya que las continuas lluvias de las últimas semanas han agudizado los problemas que de por sí vienen sufriendo con las goteras, que anegan por sistema la primera planta, y que han afectado al sistema eléctrico, de tal manera que cuando llueve no tienen luz ni en la primera y segunda planta, ni en las escaleras, además de inhabilitar el ascensor.

Hay dos posturas diferentes. Mientras que los vecinos usuarios consideran que las goteras son un problema de filtraciones achacable a la construcción deficiente del estacionamiento, en concreto, en su parte superior (la plaza de Compañía) el Ayuntamiento, en principio, “nos ha transmitido que es un problema de mantenimiento” y que la responsabilidad sería de los usuarios. En esta situación llevan ya más de diez años, ya que, de hecho, en 2012 solicitaron un informe a un aparejador técnico y el presupuesto a la empresa para la impermeabilización “ascendía a unos 78.000 euros”, señaló Santxez, presidente de la comunidad.

“Estamos abiertos a hablar con el área -dijo Santxez-. También vamos a preguntar a los responsables municipales, vía instancia, si han devuelto a la empresa constructora, como mucho nos tememos, la fianza depositada en su día como garantía de la obra”. La construcción del parking vecinal de la plaza de Compañía fue llevada a cabo por la UTE Obenasa-Urbanizaciones Iruña y se inauguró en junio de 2002. Consideran que sería esta la que debería asumir las reparaciones, porque, a su juicio, “su responsabilidad no ha prescrito”, ya que llevan reclamando desde los primeros meses desde que se inaugurara el estacionamiento. Porque las goteras que comenzaron a hacerse notar ya en noviembre de 2002 han ido a más, tanto que han acabado por afectar al sistema eléctrico: “Llevamos semanas sin luz. Los vecinos tienen que bajar las escaleras alumbrándose con una linterna o con la luz del móvil”, una situación lamentable: “El otro día una vecina se topó a oscuras con un vecino, y casi muere del susto”, indica Santxez.