Javier García director de marketing de helvetia

“El patrocinio privado no es que esté mal, es que está malísimamente tratado en España”

El ‘matrimonio’ entre Helvetia Seguros y Anaitasuna es uno de los más largos. Nació en 2006, perdura y, es más, se ha renovado hasta 2021. Una relación atípica en el deporte

Beatriz Equísoain Iraizoz | Iñaki Porto - Sábado, 16 de Junio de 2018 - Actualizado a las 06:03h

Javier García, director de marketing y responsabilidad corporativa de Helvetia Seguros.

Javier García, director de marketing y responsabilidad corporativa de Helvetia Seguros. (IÑAKI PORTO)

Galería Noticia

Javier García, director de marketing y responsabilidad corporativa de Helvetia Seguros.

pamplona- A principios de febrero, antes del encuentro europeo frente al Lugi sueco, Anaitasuna y Helvetia Seguros ratificaban la renovación del patrocinio por tres años más. Un vínculo que nacía en 2006, con el equipo en la categoría de Plata, se reforzaba todavía más. Hasta llegar a los 15 años, si todo marcha sobre lo previsto. Una relación longeva, beneficiosa tanto para el club como para la aseguradora suiza que, además, recibía ese mismo mes de manos del Gobierno de Navarra el galardón a la Mejor Empresa Patrocinadora de 2017 -también es la aseguradora oficial y uno de los apoyos principales de la Real Federación Española de Balonmano, además del BM Alcobendas, entre otros muchos-. La guinda perfecta al trabajo y al esfuerzo no sólo de una temporada, sino de un largo recorrido. Así al menos lo entiende Javier García, director de Marketing y Responsabilidad Corporativa de Helvetia Seguros, que hace unos días atendía desde Sevilla -donde se encuentra la sede social- la llamada de este periódico.

Acaba de terminar una temporada con renovación de patrocinio y reconocimiento institucional. ¿Qué balance realizan desde la entidad?

-La temporada ha sido estupenda. Cuando empezamos esta aventura, hace 12 años, ni en el mejor de los sueños pensaba que llegaríamos a lo alcanzado: jugar tanto tiempo en la Liga Asobal, quedar de mitad de la tabla para arriba casi siempre, disputar la Copa EHF tres años consecutivos... Esta temporada se han culminado cosas importantes. El galardón del Gobierno de Navarra supone mucho para nosotros, un éxito al esfuerzo, la dedicación y, sobre todo, a la persistencia. Nuestro patrocinio es el más longevo del balonmano español y uno de los más largos de todo el deporte en España. Las cosas se han hecho bien y tanto nosotros como la Sociedad Anaitasuna estamos muy a gusto.

¿Qué lleva a una empresa a apoyar un proyecto tan concreto como Anaitasuna y, lo más difícil quizás, mantenerlo en el tiempo?

-Hay muchos factores. Uno es el balonmano. Helvetia Seguros es, por las encuestas que realizamos, la empresa que el público más asocia con el balonmano. En esa visión influye mucho nuestro Helvetia Anaitasuna. Dos, por nuestra posición en Navarra. En 1998, Helvetia adquirió Vasco Navarra y desde entonces hemos cuidado muchísimo y potenciado también esa relación con los clientes, con los mediadores que trabajan para nosotros y con los empleados. El equipo nos ha servido mucho para introducir nuestra marca, sin pisar la de Vasco Navarra. Y el tercer factor para esa longevidad es un proyecto nacido en Anaitasuna: un modelo de negocio con una agencia de seguros dentro de la Sociedad. Nosotros, al fin y al cabo, vendemos seguros. Ahora mismo estamos en torno a 500 socios, simpatizantes y familiares que son clientes nuestros desde hace cuatro años y que tienen una oficina en la propia entidad. Esto fortalece aún más si cabe la relación de patrocinio.

Es un matrimonio bien avenido.

-Así es. Miguel (Ollacarizqueta) es el tercer presidente con el que firmamos la renovación. Hay muy buena relación con él, igual que con Javier Labairu e Iñaki Azcona antes y también ahora. Si yo un día me jubilo o me cambian de puesto dentro de Helvetia, estaré encantadísimo de que esto siga adelante muchos años más. Porque este matrimonio bien avenido es entre instituciones y no entre personas, aunque tengamos una excelente relación. Además, estoy contento porque esta vez el patrocinio se extiende a todos los equipos inferiores de Anaitasuna, a la cantera. Es un paso que yo anhelaba desde hace años y que contribuye a reforzar aún más si cabe este vínculo.

El apoyo de Helvetia Seguros se extiende también a la Federación Navarra de Deportes de Montaña y Escalada, entre otros proyectos. ¿Navarra es una buena tierra para invertir en patrocinio? ¿Es algo que beneficie a una empresa?

-Lo voy a decir con total transparencia, porque no hay nada que ocultar. Fiscalmente no nos beneficia en nada, ya que nuestra sede social está en Sevilla. Es cierto que Navarra tiene un cuidado especial en este aspecto y me da pena que no podamos sacarle partido. Al final, nosotros creemos que por nuestra responsabilidad social y corporativa debemos apoyar determinados deportes que, la verdad, no son los que más páginas de periódicos deportivos llenan. El balonmano suele estar en un rincón y no digamos nada de la montaña o del hockey. Sin embargo, nosotros preferimos inclinarnos por esos deportes de base, algunos muy autóctonos. Nos gusta estar en estos caldos de cultivo en vez de en otros.

Más o menos ya me ha dado alguna pincelada pero, ¿qué criterios siguen para apoyar a un deporte determinado y no a otros?

-Buscamos siempre los valores, la seguridad, lo que quizás no es tan mediático, pero que está ahí y mucha gente practica.

Imagino que no es fácil mantener el respaldo a estos deportes en un escenario de crisis económica.

-Es complicado. Estos años han sido muy duros, también para nosotros, y sí que hemos tenido que dejar algunos patrocinios. Con todo, hemos procurado respetar e incluso potenciar los principales y, en la medida de lo posible, hacer nuevos. Hemos podido mantener globalmente el presupuesto para patrocinios y ahora incrementarlo un poco. Nos permite continuar con lo fundamental, pero es cierto que en algunos muy locales o pequeños estamos menos tiempo.

¿Cree que el patrocinio privado está bien respaldado a nivel legislativo o debería estar más cuidado?

-Mi opinión ya la he expresado a los máximos dirigentes deportivos. El patrocinio privado no es que esté mal, sino que está malísimamente tratado en España. En su día, en una asamblea de la Federación Española de balonmano, ya se lo dije públicamente a Miguel Cardenal, por entonces secretario de Estado para el Deporte: aún estoy esperando que me reciba usted y sus antecesores en el Consejo Superior de Deportes, simplemente para escuchar a las empresas privadas. Nada más. Creo que las instituciones públicas no están para sostener equipos. Otra cosa es que favorezcan su visibilidad o su práctica con instalaciones. Pero entiendo que debe haber un patrocinio privado potente, como así funciona, y bien, en toda Europa. Las empresas no sólo gozan de una fiscalidad favorable, sino que además tienen una legislación que regula el mecenazgo. Aquí, no. Y, en mi opinión, existen otras opciones, transparentes, de apoyo también. Por ejemplo, dando puntos a las empresas que patrocinan proyectos deportivos en los concursos públicos. Creo que falta mucho camino por recorrer en el tema del patrocinio y eso que hay autonomías que cuidan este tema más que otras. Navarra está haciendo un esfuerzo importante. No obstante, en este tema hace falta más diálogo público-privado.

El Helvetia Anaitasuna de la próxima temporada, con Iñaki Aniz a la cabeza, ya está configurado. ¿Qué espera del equipo?

-Siempre aspiramos a lo mejor. A lo máximo. Si no, no estaríamos patrocinando. Creo que sería un éxito acabar entre los cuatro, cinco o seis primeros de la Liga Asobal. A veces se consigue y otras no, pero me doy por satisfecho si terminamos en esas posiciones. En cuanto a jugar en Europa, no es ningún objetivo. A Helvetia como marca no le aporta nada, la verdad, ya que los partidos no se televisan y en otros países somos conocidos. Ahora bien, eso no significa que no queramos estar. Yo, si nos clasificamos, encantado. Estos tres años hemos disfrutado mucho, aunque hay que reconocer que jugar la Copa EHF no ha repercutido en un aumento de socios o de asistencia al pabellón. Al final, eso es lo que la Sociedad y el club quieren, y mira que se les ocurren ideas... Hay que ser muy conscientes y realistas de dónde estamos, dónde nació este proyecto -en Plata, en 2006- y cómo subimos y nos mantenemos en la Liga Asobal. Helvetia Seguros nunca se ha metido en lo deportivo y así debe ser. Juanto (Apezetxea) lo hizo extraordinariamente bien y ahora empieza una nueva etapa con un entrenador que ya conocemos y en quien confío mucho, al igual que en los fichajes. Estoy muy ilusionado. Tenemos un equipazo y eso tiene un mérito tremendo.