Alerta feminista

Sábado, 16 de Junio de 2018 - Actualizado a las 06:02h

Vivimos bajo un sistema capitalista patriarcal, que se materializa todos los días estableciendo poderes, jerarquías y privilegios para unos a costa de sumisión, castigo social y exterminio para otras. Constantemente conocemos casos de violencia contra las mujeres, simplemente por el hecho de serlo, pero no faltan casos también impregnados de clasismo y racismo extremo, como lo sucedido con las mujeres jornaleras que recogen la fresa en Huelva, y que por denunciar las violaciones sufridas a manos de los encargados y la pasividad de la Guardia Civil, han sido enviadas de vuelta a Marruecos. Esta estructura del poder económico no funcionaría sin la idea fundamental de que los poderosos pueden hacer lo que consideren con la vida de l@s demás, incluso acabar con ella, si con ello perpetúan su privilegios. Pero dentro de la estructura patriarcal existe un pensamiento similar, sólo que en este caso, los que consideran que pueden hacer lo que quieran con la vida de las demás suelen ser hombres que no están dispuestos a desprenderse de sus privilegios ante las mujeres u otros hombres que viven y practican una masculinidad no hegemónica.

A este modelo económico y social le interesa establecer sociedades basadas en la violencia, el consumismo extremo, el individualismo, la opresión… e invierte todos los recursos a su alcance para asegurarse de que no falte ninguno de estos ingredientes, además de destrozar cualquier atisbo de redes de solidaridad, cooperación, desobediencia, relaciones de respeto y apoyo mutuo…

La construcción de sociedades más solidarias, más respetuosas, menos violentas, más igualitarias, más libres, implica también, la denuncia y la lucha contra todos aquellos comportamientos e idearios que promueven todo lo contrario, como el odio a las diferentes, la exaltación de la violencia hacia l@s oprimidas, el racismo, el fascismo y también el feminicidio.

Por estas razones, más de treinta colectivos feministas y también de otros ámbitos, hemos exigido al festival Holika que retire de su cartel al misógino Kidd Keo, que difunde un mensaje de odio hacia las mujeres y además, promueve un modelo de sociedad basada en la competitividad extrema y el capitalismo salvaje.

“Voy a follarme a esa puta, hacer famosa a la puta, voy a hacer que se lo crea, voy a meterla en la tumba”.

Ése no es el modelo de pueblo que queremos construir, por eso también hemos exigido al Ayuntamiento de Cortes que no ceda un espacio público de todas y todos para promover la cultura de la violación, como hace este tipo con sus canciones. No estamos pidiendo la prohibición del festival, queremos dejar muy clara esta cuestión, pero no estamos dispuestas a permitir que se extienda este mensaje misógino sin denunciarlo y señalar a los cómplices de la normalización de la violencia contra las mujeres en todos nuestros ámbitos.

Por ir acabando, nos gustaría recordar también que, hace escasamente dos años, en el cercano pueblo de Exea (Aragón) a través de la presión y la denuncia social, se consiguió evitar la celebración de un concierto neonazi, en el que se exaltaba el odio, el racismo y la xenofobia, un ejemplo que nos anima a seguir aglutinando esfuerzos para conseguir, aquí también, que la violencia y el odio hacia las mujeres genere el mismo rechazo que el que genera, en otros ambientes, el odio a l@s diferentes.

Así que desde estas líneas volvemos a alertar, a denunciar y a animar a todas aquellas personas que consideren necesaria la movilización ante situaciones como ésta, a seguir actuando de forma colectiva y organizada para evitar que este mensaje de odio hacia las mujeres se difunda en nuestros pueblos.

EL MACHISMO MATA;LA PASIVIDAD ANTE ÉL, TAMBIÉN!!

HOLIKA MACHISTA!!!Noemí Solanas Soler (Integrante del Grupo de Mujeres de la Ribera Luna Roja), Rosalía Bona Tramulas (Integrante de la Candidatura Izquierdas de Cortes-CIC), Elena Blanco Feijó (Integrante de LAB), Pili Erro Azanza (Integrante de CGT-LKN Nafarroa), Klara Martinena Rodrigo (Integrante de Mujeres Libres de Castejón), Carmen Casas Mesa (Integrante de Mujeres Libres de Castejón) y Virginia Nayas Igal (integrante de Plataforma 8M Ribera)