El VAR y los gruñones

Por Tomás de la Ossa - Domingo, 17 de Junio de 2018 - Actualizado a las 06:02h

Ahora que (¡por fin!) hemos conseguido que se implante el videoarbitraje (VAR), para que el fútbol abandone el siglo XIX y se reúna en la modernidad con muchos otros deportes, desde el tenis al rugby, toca ahora el segundo paso, que es plantar cara y hacer entrar en razón a los protestones profesionales, esos que están refunfuñando cada vez que se aplica en el Mundial, como si los errores arbitrales graves formaran parte de la esencia y la salsa del fútbol, y no de su Museo de los Horrores. No es una labor sencilla, porque la inercia de la tradición es fuerte y porque el VAR acaba de empezar a aplicarse y queda mucho que pulir respecto a cuándo y cómo usarlo. En todo caso, sean pacientes con los cascarrabias y tranquilicen sus temores: el VAR no va a acabar con las polémicas en el fútbol, porque siempre habrá jugadas al límite para que ellos puedan seguir gruñendo a gusto e impartiendo cátedra.