XXVIII Solemne Gran Capítulo de la Cofradía

La Cofradia del Vino de Navarra reconoce la lucha contra el cáncer en Javier

La Asociación Española Contra el Cáncer, cófrade de honor

Solemne homenaje a 8 nuevos socios en las puertas del castillo

Miren Yoldi / Patxi Cascante - Lunes, 18 de Junio de 2018 - Actualizado a las 06:02h

Todos los miembros de la Cofradía del Vino de Navarra posan con el castillo de Javier detrás.

Todos los miembros de la Cofradía del Vino de Navarra posan con el castillo de Javier detrás. (Patxi Cascante)

Galería Noticia

Todos los miembros de la Cofradía del Vino de Navarra posan con el castillo de Javier detrás.En primera fila los nuevos cofrades, tanto los aspirantes de número como los de honor.Los cofrades investidos brindan para celebrar la aceptación por parte de la cofradía para ser nuevos miembros.Actuación flamenca al final del acto.
  • Flecha Ver anterior
  • Flecha Ver siguiente

“Estamos orgullosos. 2017 se ha declarado como año de muy buen vino”

javier- La villa de Javier acogió ayer el XXVIII Solemne Gran Capítulo de la Cofradía del Vino de Navarra, en un acto que sumó miembros a esta gran familia que agrupa noventa bodegas.

Se invistió a los cofrades aspirantes de número, todos ellos valorados por su trayectoria profesional: Carlos Rodríguez Félix, campeón nacional de cocktails y gintonic y presidente de la Asociación de Barmans de Navarra;Berta Pérez, de Ciriza Reclusa, responsable de marketing de Bodegas Olimpia;Ángel Ría García, empresario de Conservas Ángel Ría SA, empresa familiar dedicada a la elaboración de conservas vegetales;y Javier Pérez Fernández, médico en la unidad de cuidados intensivos con mucha experiencia en el extranjero.

También se nombró a los cofrades de honor. Según los estatutos de la cofradía que preside David Palacios, pueden nombrar cofrade de honor a aquellos que hayan destacado en las ciencias, las letras, la cultura, el deporte y la acción social. Por este motivo, nombraron cofrade de honor a la Asociación Española Contra el Cáncer en la persona de Francisco Arasanz Seral, al Planetario de Pamplona en la persona Nieves Gordón Arce, a la escritora Estela Chocarro Bujanda y a la Villa de Javier en la figura de su alcalde Emilio Echegoyen.

Uno de los cofrades de honor clave fue Francisco Arasanz, que representa la Asociación Española Contra el Cáncer, una entidad privada benéfica, sin ánimo de lucro, fundada hace 65 años, con el objetivo de reducir el impacto del cáncer y mejorar la vida de los afectados y familiares, así como promover la investigación. El cáncer es el problema socio sanitario más importante de España. De hecho una de cada tres mujeres y la mitad de los hombres desarrollarán algún tipo de cáncer en su vida y todos los años se diagnostican 250.000 nuevos casos en el país. El dinero que recauda la asociación lo destina a centros de investigación. Francisco Arasanz agradeció el reconocimiento a su labor social: “Es un honor y un orgullo recibir este nombramiento”.

Emilio Echegoyen, por su parte, destacó que el vino de Navarra es “sinónimo de tradición, nobleza, trabajo y amor por la tierra”.

Los estatutos también señalan que la cofradía podrá nombrar cofrades correspondientes a aquellas personas que pertenezcan a otras cofradías o sociedades que participan con los mismos fines y están dispuestos a establecer lazos de cooperación y desarrollo mutuo. Consideraron que Francisco Javier García Nuñez, de la cofradía de vino de Canarias, y Isabel Elizalde, consejera de Desarrollo Rural, Medio Ambiente y Administración Local, reúnen estas cualidades y por esta razón fueron otros de los asistentes al acto.

Isabel Elizalde coincidió con el alcalde: “El vino de Navarra es parte de nuestra cultura, es un producto para compartir, para hacer amigos, un producto del que nos sentimos orgullosos”. Las empresas trabajan para que este producto también traspase las fronteras de Navarra. Las nuevas generaciones están introduciendo innovación. Pero Elizalde señaló que no se puede olvidar la tradición: “Tenemos que ser capaces de aplicar ese saber hacer que nos han trasmitido, y para eso uno de los mejores instrumentos que hay en Navarra es la cofradía, que lleva el nombre del buen vino navarro a todas partes”. Agregó que “2017 se ha declarado como año de muy buen vino”.

El acto comenzó con la presentación de los aspirantes a la cofradía por parte de miembros de esta, repartieron vino, les aceptaron como miembros y brindaron. Prosiguió luego con el nombramiento de los cofrades de honor. Miembros de la cofradía leyeron sus méritos y después estos concedieron unas breves palabras de agradecimiento. Seguidamente se les entregaron los símbolos y señales, colocándoles la boina y la túnica rojas. Posteriormente dieron paso a los “cofrades correspondientes”. Para concluir, todos disfrutaron de un espectáculo flamenco, con guitarras, cantaora y bailaora incluida.

Los actos organizados con motivo de la vigésimo octava edición comenzaron el sábado con una cata de vinos de la Bodega de Sada, Bodega de Liédena y Bodegas Olimpia de Cáseda, dirigida por el enólogo y cofrade Patxi Moriones.

La Cofradía del Vino de Navarra trabaja para fomentar la cultura del vino, exaltar y divulgar los vinos de la Denominación de Origen Navarra y propiciar su correcto consumo. Los vinos navarros están presentes en 70 países.