Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra

Núñez Feijóo planta al PP y agudiza la guerra por suceder a Rajoy

El presidente de la Xunta se queda en Galicia y da paso a Cospedal y Santamaría
Pablo Casado presenta su candidatura por sorpresa y García Margallo confirma que será candidato

Javier Núñez - Martes, 19 de Junio de 2018 - Actualizado a las 06:02h

Núñez Feijóo, aplaudido por la junta directiva de su partido, con Pablo Casado a la derecha.

Núñez Feijóo, aplaudido por la junta directiva de su partido, con Pablo Casado a la derecha. (D.N.)

Galería Noticia

Núñez Feijóo, aplaudido por la junta directiva de su partido, con Pablo Casado a la derecha.

bilbao- La gran esperanza blancarenuncia a la batalla. El presidente de la Xunta de Galicia, Alberto Núñez Feijóo, descarta optar a la Presidencia del PP ya que su propósito es agotar hasta 2020 su mandato al frente de la Xunta. Ante la Junta Directiva del PP de Galicia, el máximo órgano de dirección entre congresos, y en el mismo hotel en que hace 13 años lanzó su candidatura para suceder a Manuel Fraga y hace dos años anunció que optaría a un tercer mandato al frente de la Xunta, Feijóo aseguró: “Yo sin haber completado mi compromiso no puedo fallar a los gallegos porque sería también fallarme a mí mismo”.

Además, señaló que el PP no daría un buen mensaje si él fuese elegido presidente del partido “siendo incoherente y faltando a su palabra” a los miles de ciudadanos por los que hoy es “algo en política”. En cualquier caso, prometió que seguirá trabajando por el PP desde Galicia y se mostró “profundamente convencido” de que el partido tiene “futuro y personas muy capaces para liderar esta nueva etapa con acierto”.

Cuando Mariano Rajoy anunció su renuncia a la presidencia del PP -renuncia que se ha completado con la entrega de su acta de diputado- todas las miradas se posaron en Núñez Feijóo, considerado por todos como el hombre capaz de poner dique a las aspiraciones, tanto desde la derecha -Ciudadanos- como desde la izquierda -PSOE-, de rascar votos en el caladero del centro-derecha que quiere representar el PP. Era la apuesta fija y los barones del partido daban por hecho que ya había llegado la hora para que Feijóo diera el salto de Galicia a la política estatal. Sin embargo, aun cuando el plazo de presentación de candidaturas finaliza a mañana a las doce del mediodía, Núñez Feijóo no ha querido apurar los plazos.

La renuncia de Feijóo a luchar por liderar el PP deja abiertas todas las opciones, a la espera de que tomen una decisión las otras dos dirigentes que, junto con el presidente gallego, más han sonado para concurrir en esta carrera: la exvicepresidenta del Gobierno Soraya Sáenz de Santamaría y la secretaria general, María Dolores de Cospedal. La dos mujeres fuertes del Gobierno Rajoy mantienen una reconocida rivalidad -muchos hablan de enconada enemistad-, que ahora puede verse agravada por el hecho de que la renuncia de Núñez Feijóo les abre la puerta a la dirección del partido.

Cospedal tiene hoy por la mañana junta directiva regional del PP de Castilla La Mancha, que preside, y donde se espera que diga si se va a presentar al congreso extraordinario. Soraya Sáenz de Santamaría se mantiene en silencio y aún se desconoce cuál será su decisión.

Anuncio de CasadoHoras antes del anuncio del presidente de la Xunta, el vicesecretario de Comunicación de la formación de Génova, Pablo Casado, había protagonizado la otra sorpresa de la jornada al anunciar por Twitter su intención de presentarse. Más tarde, en declaraciones a la prensa, defendió ser el candidato que puede volver a ilusionar a los votantes del PP, y consideró que ha llegado el momento de que una nueva generación lidere el partido.

Casado, además, lanzó un cierto reproche a sus posibles rivales, al subrayar que él no iba a “arrastrar los pies” y esperar más para dar el paso y al lamentar que la incertidumbre de estos días haya podido hacer pensar a los militantes que nadie quería liderar la organización. “Yo sí quiero presidir el PP, no hay que esperar a que venga el futuro sino que hay que salir a conquistarlo”, señaló el vicesecretario de Comunicación, que, por otra parte, recordó que ha trabajado tanto con José María Aznar como con Mariano Rajoy y prometió que siempre defenderá el legado de ambos y de Manuel Fraga.

La renuncia de Núñez Feijóo y el anuncio de Pablo Casado se produjo en una jornada en la que el exministro de Exteriores José Manuel García Margallo insistió en su intención de presentarse porque cree contar con los avales aunque aún no los ha presentado. Margallo admitió que estaba esperando que Feijóo diese el paso, pero como no lo había hecho, él decidió seguir. “Si se hubiese llegado a un acuerdo yo hubiese dado un paso atrás. Ahora hay mucha gente que se ha comprometido con mi candidatura, ya no me pertenece”, aclaró.

También sigue en la carrera el responsable de Relaciones Exteriores del PP, José Ramón García Hernández, quien se definió ayer como “el candidato de la ilusión y de los afiliados” y recalcó que espera que la cúpula del partido respete el resultado de las primarias.

Otro que se ha sumado es el expresidente de Nuevas Generaciones de Valencia José Luis Bayo que ayer acudió a la sede de Génova con 350 avales para presentar su candidatura a liderar el PP. Ante los periodistas se presentó como el candidato “de las bases”. “Es la candidatura de la militancia, no ostento cargo alguno. Venimos con las manos limpias para poder hacer un proceso de regeneración”, señaló.