Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra

La CSU cerrará la frontera si Merkel no para la Inmigración

Los socios bávaros de la canciller dan un plazo de quince días para que se logre una solución comunitaria

La UE tiene una reunión sobre este tema los próximos 28 y 29 de este mes

Gemma Casadevall - Martes, 19 de Junio de 2018 - Actualizado a las 06:02h

Merkel, con los jefes de gobierno de Renania del Norte-Westfalia, Armin Laschet y Hesse, Volker Bouffier. Fotos: Efe

Merkel, con los jefes de gobierno de Renania del Norte-Westfalia, Armin Laschet y Hesse, Volker Bouffier. Fotos: Efe

Galería Noticia

Merkel, con los jefes de gobierno de Renania del Norte-Westfalia, Armin Laschet y Hesse, Volker Bouffier. Fotos: Efe

Berlín- El titular del Interior alemán dio ayer un ultimátum a Angela Merkel en política migratoria y la canciller lo aceptó. La canciller alemana y el ministro y líder bávaro, Horst Seehofer, optaron ayer por darse una tregua de quince días en su pulso migratorio, a la espera de lograr consensuar una línea común en la UE y mientras Baviera mantiene el desafío de cerrar sus fronteras. Tras días de amagos de ruptura entre la Unión Cristianodemócrata (CDU) de la canciller y la Unión Socialcristiana (CSU) de Seehofer, ambos líderes comparecieron por separado, en Berlín y Múnich, pero dispuestos a darse un plazo hasta finales de junio para dirimir sus diferencias.

“Estamos de acuerdo en seguir trabajando conjuntamente para lograr el objetivo de mejorar la gestión de la política migratoria y de reducir la llegada de refugiados”, afirmó Merkel, para insistir en su compromiso de no se producirá una situación como la de 2015.

En ese año llegaron a Alemania casi un millón de refugiados, en su mayoría a través de Baviera, lo que convirtió esa legislatura en un tira y afloja continuo entre la decisión de Merkel de abrir fronteras y la de Seehofer de cerrarlas, de acuerdo al modelo austríaco.

Seehofer era entonces primer ministro de ese próspero Land y, tras convertirse en ministro del Interior de la nueva gran coalición, ha retomado su lucha por dar un giro derechista a la política migratoria. “No habrá soluciones unilaterales en detrimento de otros socios comunitarios”, aseguró Merkel, tras comprometerse a consensuar fórmulas “a escala de la UE o bilaterales” en la próxima cumbre de sus líderes, el 28 y 29 de junio.

Tras esa cita comunitaria se abordará de nuevo lo consensuado a escala de la CDU y, luego, con la CSU, sin “automatismos” de ningún tipo, advirtió la jefa del Gobierno, mientras Seehofer ratificaba desde Múnich que se habían dado ese plazo, pero insistía en su determinación a cerrar las fronteras.

controles restrictivosLa CSU “apoya toda solución europea, todo esfuerzo” de Merkel para llegar a acuerdos en este ámbito, pero de no lograrse en la cumbre de la UE los resultados ambicionados se aplicarán controles restrictivos en las fronteras. La migración no está “bajo control”, advirtió Seehofer, y, de no lograrse esa solución europea que busca Merkel, se tendrá que “actuar a nivel nacional”, afirmó. “Vamos a ver cómo estamos en 14 días”, añadió Seehofer, quien, a diferencia de la jefa de su Gobierno, se mostró dispuesto a poner en marcha medidas unilaterales en la primera semana de julio.

El nudo del litigio está en uno de los 63 puntos del llamado plan maestro del ministro, que posibilitaría el retorno de los refugiados rechazados o sin perspectivas de ser reconocidos al país por donde entraron en la UE y que, de acuerdo al sistema Dublín, deberían haber formalizado ahí su petición de asilo.

Merkel insistía, desde Berlín, en que no habrá automatismos con la entrada en el mes de julio, tras la cumbre, con la misma determinación con que Seehofer hablaba de implantar controles fronterizos, en virtud de sus atribuciones como titular de Interior.

Ambos, la líder de la CDU y su homólogo de la CSU, expresaron al voluntad de cooperar entre la CDU y la CSU, que desde hace décadas forma un grupo parlamentario común, pese a las “diferencias conceptuales” -en palabras de Seehofer-. Merkel alabó explícitamente la iniciativa de Seehofer de presentar un plan maestro para gestión de la inmigración, aunque sin referirse a ese punto en discordia.

Las dos comparecencias en paralelo de los líderes implican una especie de tregua entre ambas formaciones, en las que Merkel buscará fórmulas bilaterales con líderes de la UE -ayer lunes de reunía con el primer ministro italiano, Giuseppe Conte, y hoy lo hará con el presidente francés, Emmanuel Macron. Es complejo que alcance un consenso migratorio a escala de la UE o que lo logre en un sentido acorde a su determinación de no cerrar fronteras, ya que la línea entre varios de sus países vecinos -como Polonia o Austria- es más cercana a la de Seehofer que a la suya.

Pero al menos logró ganar tiempo, después de que la semana pasada en medios alemanes se diera por inminente una ruptura entre la CDU y la CSU, el bloque dominante en la gran coalición tan trabajosamente consensuada hace apenas cuatro meses.

Seehofer, por su parte, defendió el giro derechista con que su formación trata de hacer frente al empuje de la ultraderechista Alternativa para Alemania (AfD), con vistas a las elecciones regionales de Baviera, que tendrán lugar el próximo octubre. Merkel, no obstante, le trazó una línea roja y mencionada implícitamente la opción de la destitución si mueve ficha sin su consentimiento y pone en marcha medidas unilaterales.

Inmigración

Trump critica la política alemana

“No queremos que nos pase lo mismo que a Europa”. El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, se refirió ayer a la actual crisis que sufre el Gobierno de la canciller de Alemania, Angela Merkel, por sus políticas migratorias, a la vez que criticó que la actitud europea en este asunto esté permitiendo un cambio “radical” de su cultura. “El pueblo alemán le está dando la espalda a sus gobernantes debido a que la inmigración está sacudiendo la débil coalición de Berlín. La criminalidad en Alemania está subiendo. Un gran error por parte de toda Europa el aceptar a millones de personas que radical y violentamente han cambiado su cultura”, tuiteó Trump. El mandatario aludía con este mensaje a la tensa situación que atraviesa el Ejecutivo alemán después de que en los últimos días el ministro alemán de Interior, Horst Seehofer, expresara su determinación en favor de cerrar las fronteras para poner fin a la crisis migratoria. “¡No queremos que nos pase a nosotros lo que está pasando en Europa con la inmigración!”, clamó el presidente estadounidense. Estas tensiones no son nuevas en Alemania, que ha recibido a cerca de 1,3 millones de refugiados desde 2015, sin embargo, la fragmentación del Gobierno formado hace apenas cuatro meses, gracias a una coalición entre una serie de partidos muy dispares, ha debilitado la posición de Angela Merkel y ha puesto en riesgo sus políticas migratorias. - Efe