Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra

“Quien no se adapte a los cambios de la cuarta revolución lo va a pasar mal”

Roberto Elizalde

/ presidente de ATANA

Con más de 50 organizaciones integradas, el clúster se ha convertido en uno de los pilares imprescindibles para el desarrollo e integración de las TIC, tanto de las empresas como de la sociedad navarra

Martes, 19 de Junio de 2018 - Actualizado a las 06:02h

Elizalde, en la sede de la Asociación.

Elizalde, en la sede de la Asociación. (Foto: Mikel Saiz)

Galería Noticia

Elizalde, en la sede de la Asociación.

Natalia Biurrun

ATANA, máximo referente asociativo de empresas y entidades relacionadas con las TIC, agrupa actualmente a más de 50 organizaciones pertenecientes al sector de la Tecnologías de la Información, Comunicación y Contenidos Digitales, que desarrollan su actividad en una amplia variedad de subsectores en Navarra. Uno de los principales objetivos es “promover el avance y la mejora competitiva de las TIC como sector transversal y motor clave para el desarrollo empresarial y tractor de la Innovación”.

¿Cuál es la situación actual en Navarra de las TIC?

En primer lugar, es importante tener en cuenta que las TIC están presentes en prácticamente todos los sectores de actividad. De hecho, ya en estos momentos las TIC son las herramientas sin las cuales no se puede entender el mundo actual. Por lo tanto, si hay algún sector que crece, podemos decir que las TIC también crecen. Esta tecnología constituye el motor clave para el desarrollo. Sabemos que Navarra siempre ha sido una comunidad avanzada y que por su especialización en algunas áreas específicas los adelantos tecnológicos han tenido una acogida muy positiva.

¿Qué beneficios aportan las TIC?

Las TIC están al servicio de la sociedad. Será ésta la que deberá demandar qué quiere. Los profesionales están preparados para responder a cualquier necesidad desde el punto de vista de la tecnología. Todos somos testigos de la increíble capacidad de adaptación de los sistemas a las necesidades que se plantean. Casi podemos decir que lo que hoy alguien imagina, mañana se podrá realizar. La creatividad del hombre es la que marca la diferencia. Por lo tanto, el beneficio para la sociedad puede ser enorme en cualquier ámbito.

¿Cuál es el reto de Navarra para enfrentarse a la cuarta revolución?

En realidad, la cuarta revolución es algo en lo que ya se viene trabajando desde bastante tiempo atrás. Los cambios en los modelos de producción y en los modelos de negocio nunca son espontáneos e instantáneos, sino que se van produciendo a través de una continua evolución. En muchos casos el cambio se produce antes de que la sociedad lo perciba como algo real. La visualización general no llega hasta que se le pone un nombre concreto. Quiero decir con esto que Navarra ya está trabajando desde hace años en la cuarta revolución. No es fácil definir dónde acaba la industria 3.0 y dónde comienza la 4.0. De hecho, si no se hubiera puesto ya en marcha, Navarra no estaría en la posición que ahora está. Pero sí que es cierto que los cambios cada vez son más rápidos y más intensos. Ya no se trata simplemente de utilizar maquinarias más precisas y con mayor rendimiento. Un salto muy importante es el hecho de que las máquinas y todos los elementos que intervienen en los procesos productivos van a estar continuamente generando, almacenando y transmitiendo información. Y todos sabemos la enorme importancia que posee la información hoy en día. Por eso, Navarra tiene que estar integrada en las estructuras que generan el conocimiento necesario para llevar adelante todos estos cambios. Quien se quede fuera lo va a pasar mal. Toda la sociedad tiene que entender que el camino emprendido no tiene marcha atrás.

Pero esto, ¿no genera inseguridad en la gente de la calle?

El miedo a lo desconocido es natural. Y estamos hablando de algo muy desconocido para la mayoría. Algo que parece mágico. Pero debemos pensar que la mayor parte de los adelantos que hoy nos hacen la vida más fácil pertenecen ya a la generación TIC. Los avances en salud, movilidad, cultura, educación,… han llegado de la mano de estas tecnologías. Por lo tanto, no hay que temerlos. Y en cuanto al miedo a la pérdida de puestos de trabajo por la sustitución de los humanos por las máquinas, es cierto también que causa cierto vértigo, pero debemos pensar que antes han existido también situaciones de inseguridad parecidas y que el hombre ha sabido resolver. En cualquier caso, como decía antes, ya no es posible quedarse al margen.

¿Se puede gestionar una empresa únicamente con TIC?

Las aplicaciones están al servicio de las empresas, pero el capital humano es imprescindible en todas las áreas. Por eso no hay que tener miedo al cambio. A lo largo de los tiempos los cambios han supuesto una mejora en las condiciones laborales de las personas, y no una usurpación de los trabajos.

¿Conocen las empresas el uso de estas aplicaciones?

Éste es uno de los retos importantes. La aplicación de la digitalización, el uso de las TIC, los conceptos como Industria 4.0 no pueden quedarse sólo para grandes empresas. Son ellas, lógicamente, las que por su capacidad pueden ir abriendo camino, pero su utilización debe generalizarse a todos los ámbitos de la actividad empresarial. Y ahí es donde cuesta su implantación. Generalmente, es preciso realizar inversiones que cuesta en muchos casos llevar a cabo. Pero indudablemente es algo imprescindible que marcará en un corto plazo la división entre las empresas que puedan subsistir y las que estén abocadas a desaparecer.

¿Cuentan las empresas con líneas de actuación enfocadas a las nuevas tecnologías?

De alguna manera todas las empresas están inmersas en procesos más o menos profundos de digitalización. Incluso en muchas ocasiones sin ser conscientes de ello. Esto conlleva el problema de que al realizarse sin un plan establecido, suelen darse pasos más o menos inútiles que conllevan una posterior readaptación y en consecuencia un gasto mayor. Por eso es importante consultar con expertos en las diferentes áreas para conseguir un plan debidamente planteado, bien dimensionado y con una implantación realizada por expertos.

¿Con qué obstáculos se pueden encontrar las pymes en el proceso de transformación digital?

Creo que las pymes necesitan apoyo para realizar estos cambios. Hay que tener en cuenta que la inmensa mayoría de las empresas de nuestro país son micropymes. Y Navarra no constituye una excepción. Para el reto de acometer el cambio necesita apoyo: tecnológico sobre todo. También, financiero y, por supuesto, formación para adaptar a su personal a los nuevos retos. Es evidente que las empresas privadas deberían ser autosuficientes, pero no es menos cierto que la riqueza de un país la crean las empresas, por lo que su supervivencia es indispensable. Por eso la administración debe de estar en contacto con la realidad del mundo empresarial, y estar atenta para detectar sus necesidades y articular medidas de ayuda para pasar los baches que puedan surgir en el camino de supervivencia en el que la mayoría se encuentran, tras un prolongado periodo de crisis general que las ha debilitado de manera dramática.

¿Existe una transferencia de conocimiento entre la universidad, las agencias de investigación y las empresas/sociedad?

Hay iniciativas en este sentido, con logros importantes en algunos casos. Pero es algo que se debe potenciar todavía más. Debe ser un trabajo a realizar a tres bandas en pos de conseguir esa transferencia, que por una parte contribuya a dar sentido a la investigación universitaria y a los centros de conocimiento e investigación y, por otra parte, cree los cauces bidireccionales de información ente todos los actores que deben contribuir al desarrollo de nuestra región. De hecho, uno de los objetivos de ATANA como clúster, en el que trabajamos con convicción, es fomentar las sinergias y la transferencia de conocimiento entre todos los agentes del sistema, uno de los grandes retos para la innovación y la competitividad en las economías actuales.

¿Qué expectativas tienen de futuro sobre la implantación de las TIC en el desarrollo del tejido empresarial navarro?

Desde ATANA estamos trabajando en diferentes iniciativas enmarcadas en las líneas estratégicas, priorizando actuaciones en cuatro tendencias de futuro, que aunque de carácter global, emergen con fuerza también en la comunidad y que permitirán mayores dosis de colaboración y relación con otros ecosistemas regionales: la Industria 4.0;la transformación digital del sector salud, bienestar y envejecimiento;la nueva industria de los contenidos digitales y Smart Cities y Smart Territories.

Nuestras expectativas sobre la implantación de las TIC en el tejido empresarial navarro están alienadas con las actuaciones estratégicas europeas, estatales y regionales, tal como la RIS3 en Navarra, que inciden en la importancia de las TIC para potenciar la transformación y evolución de los principales sectores tractores de la economía. Es decir, nuestras expectativas son positivas si, como he comentado antes, administración, empresas, centros de conocimiento, clústeres, etc, aunamos esfuerzos en apoyar a las empresas a sumarse a la nueva era digital. Y, de momento, es lo que estamos haciendo, pero aún nos queda por hacer para que ninguna empresa se quede en el camino.