Sergio Lozano, un fallo decisivo

Movistar Inter hace historia en los penaltis ante el FC Barcelona Lassa

Álex González, portero suplente de Inter, detuvo un penalti decisivo a en la tanda

EP - Miércoles, 20 de Junio de 2018 - Actualizado a las 08:34h

Jugadores y cuerpo técnico del Movistar Inter celebran su victoria en la Liga Nacional de Fútbol Sala tras derrotar en la tanda de penaltis al Barça.

Jugadores y cuerpo técnico del Movistar Inter celebran su victoria en la Liga Nacional de Fútbol Sala tras derrotar en la tanda de penaltis al Barça. (EFE)

Galería Noticia

Jugadores y cuerpo técnico del Movistar Inter celebran su victoria en la Liga Nacional de Fútbol Sala tras derrotar en la tanda de penaltis al Barça.

MADRID. Movistar Inter entró en la historia del fútbol sala nacional tras conquistar este martes su quinto título liguero consecutivo, el decimotercero en total, tras batir al FC Barcelona Lassa en el quinto y definitivo partido de una eliminatoria decidida en los penaltis tras el empate (1-1) en el Pabellón Jorge Garbajosa.

A pesar de la baja de última hora de su estrella, Ricardinho, por una microrrotura fibrilar, y la actuación estelar de Paco Sedano, que disputó su último partido como profesional, el conjunto madrileño se repuso al tanto inicial de Dyego, héroe en el penúltimo partido, disputado en el Palau.

Elisandro igualó a cuatro para el final y premió la mayor ambición de los locales, pero el tiempo suplementario volvió a enviar el partido a los penaltis como el pasado sábado. Ahí, el portero Álex González, que no había disputado ni un solo minuto, detuvo un lanzamiento decisivo a Sergio Lozano y Gadeia marcó el definitivo para revalidar un título histórico y el cierre a una última batalla demoledora en intensidad con los azulgranas que coronó el doblete con la Copa de Europa.

El cuadro blaugrana entró fuerte al partido, con una clara ocasión para Mario Rivillos, cuyo disparo se estrelló en el poste. Dyego adelantó a los culés a los 10 minutos finalizando una contra tras una oportunidad de los locales desbaratada por Paco Sedano y un mal balance defensivo interista.

El Barça necesitó poco para generar ocasiones, pero se agarró sobre todo a su portero, dispuesto a evitar que su rival entrase en la historia en su despedida del fútbol sala, sobre todo en la reanudación donde los de Andreu Plaza apenas pudieron salir de su campo. Elisandro tuvo la mejor ocasión una volea al poste, que el mismo jugador pensó que había entrado, y a continuación una falta de Bebe tumbó a Sedano, cuyo balón pegó en la cara.

El portero mostoleño, segundos después, realizó una de las paradas del año a Humberto en la línea de gol y Daniel tampoco acertó enviando el balón al larguero. El dominio local era abrumador y los visitantes se valieron únicamente de las contras defendiéndose con uñas y dientes y con cinco faltas en su haber.

De todos modos, Jesús Herrero también tuvo que repeler ataques del conjunto catalán, que buscó la sentencia antes de que Elisandro estableciese la justa igualada con un zurdazo directo a la escuadra. A pesar del empate, los pupilos de Velasco no se detuvieron y fueron a por la victoria y aunque Gadeia desperdició un doble penalti a falta de minuto y medio, Rafa López también tuvo la victoria para el Barcelona a 10 segundos para el final con un disparo al cuerpo de Jesús Herrero.

El choque, con los jugadores muy castigados, se fue a la prórroga, donde la mejor ocasión fue el doble penalti errado por Sergio Lozano. Al final, la condición de héroe aguardaba a un portero, pero no fuer para el gran Paco Sedano sino para Álex González.