Navarra está a punto de recuperar los afiliados que tenía antes de la crisis

En mayo se alcanzaron 281.746 afiliaciones, solo 2.000 menos que el récord registrado en 2008 Pese a la mejora, al Gobierno le preocupan los contratos de menos de siete días, el envejecimiento y la brecha salarial

Miércoles, 20 de Junio de 2018 - Actualizado a las 06:02h

El vicepresidente Laparra (centro), junto a Patxi Tuñón y Antidio Martínez de Lizarrondo, del Observatorio de la Realidad Social.

El vicepresidente Laparra (centro), junto a Patxi Tuñón y Antidio Martínez de Lizarrondo, del Observatorio de la Realidad Social. (Foto: Iñaki Porto)

Galería Noticia

El vicepresidente Laparra (centro), junto a Patxi Tuñón y Antidio Martínez de Lizarrondo, del Observatorio de la Realidad Social.

pamplona- Los datos confirman en Navarra el buen ritmo del crecimiento del empleo en los cinco primeros meses de 2018, superior al del conjunto del Estado y que 2017 registró un incremento del 4,2% en la población ocupada. Siendo el año pasado el mejor en la creación de empleo desde el comienzo del periodo de recuperación con 11.250 personas ocupadas en un año y un descenso de la tasa de paro del 7,7 puntos respecto a 2013, tomando los datos de la EPA, y la creación de 38.241 empleos. A esto se suma el optimismo en afiliaciones a la Seguridad Social en Navarra, que el pasado mayo de 2018 contabilizó un total de 281.746, un aumento del 15,7% en cuatro años, frente a las 243.505 registradas en 2014. Se rozan así ya cifras del récord de hace una década, cuando en marzo de 2008 la Comunidad Foral alcanzó su techo de afiliados con una media de 283.704 personas suscritas, es decir, tan solo 1.958 afiliaciones más.

mejorar la calidadNo obstante, tras estas cifras y maraña de datos se esconde el preocupante aumento del empleo hiper-precario, la nada desdeñable brecha salarial entre hombres y mujeres y un envejecimiento muy agravado de la población activa. Así lo constató ayer el vicepresidente de Derechos Sociales del Gobierno de Navarra, Miguel Laparra, en la presentación de un informe sobre el empleo que ha elaborado el Observatorio de la Realidad Social del Gobierno de Navarra.

El vicepresidente Laparra señaló que, junto con los indicadores “positivos”, el documento también alerta sobre “la necesidad de mejorar la calidad de una parte importante de las nuevas contrataciones y extender la mejora a todos los sectores de la población y las comarcas de Navarra”.

El informe del Observatorio -que se retrotrae hasta los años anteriores a la crisis en su espectro temporal de estudio- pretende tener una periodicidad anual y supone una herramienta “para la reflexión y toma de decisiones en la política del Gobierno de Navarra respecto al empleo, su evolución y sus principales retos”.

Así, a pesar de la mejora de la situación global del mercado laboral, Laparra quiso señalar algunos de los puntos problemáticos en los que, según él, hay que incidir en el futuro. El primero el proceso de “envejecimiento de la población activa, con un descenso del Índice de Juventud de más de 20 puntos, del 99 al 77 por ciento, entre 2011 y 2018”. Un proceso que, en palabras del vicepresidente, “puede provocar que haya menos gente en edad de trabajar en el futuro”. Otra cuestión que hay que abordar según Laparra es “la persistencia de la vulnerabilidad de determinados colectivos”. De este modo, en un contexto de descenso del paro, el desempleo continúa afectando en mayor medida a las mujeres, a los jóvenes (3 de cada 10 buscan empleo), a los mayores de 54 años y al colectivo inmigrante.

La crisis y las reformas laborales han sido germen de devaluación salarial e incremento de la desigualdad. Laparra quiso subrayar que, a tenor de los datos recogidos en el informe, “el mercado laboral navarro está asistiendo a una dualización: crece la creación de empleo indefinido (Navarra es la tercera comunidad con menor tasa de temporalidad, un 23%) pero también crece el empleo hiper-precario” (el porcentaje de contratación de duración igual o inferior a una semana ha aumentado un punto con respecto al 2013, del 42 al 43 por ciento). En definitiva, el vicepresidente de Derechos Sociales hizo un balance positivo del ejercicio del año 2017, el cual ha arrojado, según él, “datos positivos tanto desde un punto de vista cuantitativo como cualitativo”. - D.B.I.

actividad y empleo

En cuanto a la tasa de actividad de la población de 16 a 64 años, la recuperación de la tasa durante 2017 ha supuesto que Navarra se sitúe en una mejor posición que el Estado y la UE-28. También sucede con la tasa de empleo (16-64 años).

empleos

38.241

En términos de recuperación de la afiliación a la seguridad social, desde 2013 hasta hoy.

brecha de género

28%

salario y temporalidad

Una importante brecha salarial por género, donde los hombres percibe un 28% más de salario (29.098,99 euros) que la mujeres (20.946 euros). Además de las 44.700 personas ocupadas en Navarra en 2017 a jornada parcial, 8.700 eran hombres y 36.000 mujeres. De esta forma, la distribución temporal sigue resultando claramente desequilibrada. Del total de mujeres ocupadas en Navarra el 28,9% lo están en empleos a jornada parcial mientras que en los hombres supone el 5,6%.