Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra
Rusia 2018

Cristiano quiere más

grubo b portugal vuelve a encomendarse a su capitán para derrotar a marruecos

Miércoles, 20 de Junio de 2018 - Actualizado a las 06:02h

Ronaldo, ayer en el campo de entrenamiento de Kratovo, localidad cercana a Moscú en la que está alojada Portugal. Fotos: Efe

Ronaldo, ayer en el campo de entrenamiento de Kratovo, localidad cercana a Moscú en la que está alojada Portugal. Fotos: Efe

Galería Noticia

Ronaldo, ayer en el campo de entrenamiento de Kratovo, localidad cercana a Moscú en la que está alojada Portugal. Fotos: EfeAyoub el Khaabi (izda) y Mbark Boussoufa, en el entrenamiento.

“Al perder el primer partido lo van a dar todo porque no tienen otra solución, será un partido duro” “Si llamas excepcional a Ronaldo te quedas corto;debemos intentar que ante nosotros lo sea un poco menos”

LA PREVIA

Portugal Rui Patricio;Cedric, Pepe, Fonte, Guerreiro;Bernardo Silva, William Carvalho, Moutinho, Joao Mario;André Silva y Cristiano Ronaldo.

Marruecos Munir;Mendyl, Benaita, Da Costa, Al Ahmadi, Dirar;Harit, Belhanda, Ziyech, Saiss;Boutaieb.

Árbitro Mark Geiger (USA).

Hora/tv 15.00 horas/‘Cuatro’.

moscú- Portugal vuelve a encomendarse a la pegada de su capitán y gran referencia, Cristiano Ronaldo, para intentar derribar el muro marroquí y sumar su primera victoria en el Mundial de Rusia 2018 después de haber salvado un sufrido empate ante España.

El postrero tanto de Cristiano Ronaldo dejó un punto en el casillero y sobre todo un botín de esperanza de futuro. El 7 se echó al equipo a las espaldas y con su triplete frustró la remontada de España y volvió a asombrar al mundo para, al menos por ahora, ganar la partida a Leo Messi, Neymar y compañía.

La Cristianodependencia de las Quinases algo indiscutible. Es el líder, fuera y dentro del campo. Es algo que está asumido, porque aunque Fernando Santos dispone de otros magníficos futbolistas el madridista es el factor diferencial.

El encuentro de hoy en el estadio moscovita de Luzhniki, donde hace una década ganó la Liga de Campeones con el Manchester United, es de vital importancia. No solo para Portugal. Marruecos, derrotado en su estreno en la ida con un autogol, también se juega prácticamente todas sus opciones.

Ante España el cuadro luso no tuvo el balón. Ante Marruecos cambian las tornas. Le tocará llevar la iniciativa. Asume su favoritismo aún sin confianza. Será el momento de comprobar cómo se manejan los hombres de Fernando Santos ante un rival que teóricamente se pertrechará atrás para buscar la endiablada velocidad de sus jugadores ofensivos y sus hombres de banda.

Fernando Santos podría retocar ligeramente el once. Gonçalo Guedes no estuvo demasiado inspirado en Sochi. Podría dejar su puesto a André Silva, delantero del Milán, que liberaría en cierto modo a Cristiano Ronaldo e incrementaría su capacidad para sorprender a una defensa que brilló en la fase de clasificación mundialista.

De hecho, Marruecos accedió a Rusia 2018 tras encajar tan solo un gol en toda la previa. Fue el 15 de noviembre de 2015, en el partido de vuelta de la segunda ronda ante Guinea Ecuatorial, en Bata. La derrota por 1-0 no le impidió progresar. En la fase de grupos, pese a tener rivales del poderío de Costa de Marfil, Gabón y Mali, completó su clasificación con un balance de once goles a favor y ninguno en contra.

También podría hacerse un hueco en el once inicial Joao Mario, que ante España salió desde el banquillo. Su movilidad y manejo le daría más dinamismo a la faceta creativa para desequilibrar el orden y el rigor que tratará de imponer el bloque de Herve Renard.

Marruecos encara el partido con esa necesidad de puntuar para no quedar eliminado y con dudas en su esquema tras la baja segura de Noureddin Amrabat, que sufrió una ligera conmoción cerebral ante Irán.

El extremo del Leganés pasó 24 horas en observación en un hospital de San Petersburgo y se reincorporó a la concentración, pero con la baja médica en el bolsillo para el siguiente encuentro. - Efe