A la contra

Expectativas frustradas

Por Jorge Nagore - Miércoles, 20 de Junio de 2018 - Actualizado a las 06:01h

Hace una semana, el legendario escalador trepador Pérez Nievas -pasar de un partido navarrista y foralista como CDN a uno claramente españolista y antiforalista como Cs cuando éste se vislumbra como clara fuerza emergente es de trepas- comentó que “el apoyo de los CDR catalanes a la convocatoria -la manifestación contra la sentencia de Alsasua- hace presagiar un escenario de caos” y que no había que permitir que la manifestación fuese “una algarada callejera comandada por los violentos”. Bueno, la manifestación, gracias a las familias de los acusados, a los organizadores, a los colaboradores y a los más de 60.000 o 70.000 asistentes tuvo un desarrollo impoluto y no se registró incidente ninguno. Esto a Pérez Nievas -y a muchísimos más en la derecha y la extrema derecha navarras- les duele, a algunos políticamente y a otros política y personalmente. Están acostumbrados a funcionar en el barro -Ciudadanos de hecho vive del barro, es un partido carente por completo de proyecto para Navarra, de ninguna clase- y a tener altercados a los que agarrarse para desprestigiar o minusvalorar toda una idea o una situación. Si hay incidentes, les basta con referirse a ellos para tapar la denuncia que hay detrás. Si no los hay, les cuesta algo más, aunque para esta gente sacar lo de “el Estado de Derecho” es el comodín que todo lo cubre. Pero, sin incidentes, sin nada que recuerde a los 80, 90 o los 2000, las situaciones de esta clase les descolocan, se sienten incómodos, no es el mundo en el que han construido sus ideas y los nuevos escenarios les dejan una rara sensación de falta de confort y referentes: no se creen lo que ven y lo poco que se creen no les sirve para sus objetivos, ya no funcionan las frases hechas y de toda la vida, hay que pensar y elaborar nuevas ideas. Y en determinadas cabezas pensar y elaborar cosas nuevas sí que les resulta violento e imposible.