Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra

Santamaría y Cospedal dicen que la sucesión de Rajoy 'no será una batalla'

Santamaría y Cospedal pugnarán por liderar el PP y el ‘legado’ de Rajoy - Ambas se presentan como sucesoras del expresidente
El pulso entre las rivales parte en dos el PP
Rajoy toma posesión de su plaza de registrador en Alicante

Miércoles, 20 de Junio de 2018 - Actualizado a las 06:02h

Soraya Sáenz de Santamaría y María Dolores de Cospedal, tras anunciar sus candidaturas.

Soraya Sáenz de Santamaría y María Dolores de Cospedal, tras anunciar sus candidaturas. (EFE)

Galería Noticia

Soraya Sáenz de Santamaría y María Dolores de Cospedal, tras anunciar sus candidaturas.

pamplona- La precandidata a presidir el Partido Popular, María Dolores de Cospedal, ha defendido este martes la necesidad de un proyecto integrador y se ha mostrado dispuesta a integrar en su lista, si gana la carrera sucesoria, a otros candidatos como Soraya Sáenz de Santamaría o Pablo Casado. Pide, en todo caso, que en la liza no se "abran heridas" que luego no puedan cerrarse.

En una entrevista en COPE recogida por Europa Press, a Cospedal se le ha preguntado directamente si integraría en su lista a los principales adversarios que compiten con ella por la presidencia del partido y si tiene la mano tendida para Pablo Casado y Soraya Sáenz de Santamaría. "Rotundamente sí", ha dicho la ex ministra de Defensa, para incidir en que en el PP, "cuanta más inteligencia, cuanta más experiencia, cuantas más ganas y más ilusión, mejor".

"Creo que no tenemos que prescindir de nadie de los que hemos estado trabajando todo este tiempo, que tenemos y tienen mucho que ofrecer, y también tenemos que incorporar sabia nueva. Las dos cosas las tenemos que hacer, pero si yo me presento para ser presidenta es para poder presentar un proyecto integrador y que abarque a todo el mundo", ha declarado.

De hecho, eso es lo que quiso hacer bajo candidatura de Alberto Núñez-Feijoo antes de que éste diera un paso atrás en la carrera sucesoria, según ha explicado. "Tal y como yo había hablado con él, hubiera procurado una candidatura de integración y unidad, que es lo que voy a hacer de todas maneras ahora, pero lo hubiéramos hecho con él, claro", ha afirmado.

También a Pablo Casado le ha ofrecido una candidatura conjunta de integración, "para ofrecer a afiliados y militantes la posibilidad de elegir entre menos candidaturas", alternativa que él ya ha rechazado públicamente. "Él quiere llegar hasta el final. Yo lo entiendo, es legítimo y lógico que una persona que ha llegado a ese punto quiera mostrar lo que ha sido capaz de conseguir solo. No pasa nada, este es un proceso muy largo. Tiempo habrá para seguir hablando y construir acuerdos", ha señalado.

"NO HABLARÍA DE DUELO CON SANTAMARÍA" En su opinión, la integración es crucial porque es la unidad lo que ha hecho fuerte al partido y por eso, considera que "las descalificaciones en lo político y en lo personal sobran". "Lo más importante es que cuando termine el proceso todos tememos que seguir trabajando juntos y si es así, no se pueden abrir heridas ni crear fracturas que luego no se puedan recomponer", ha destacado.

"No creo que la violencia o esa fuerza destructiva sea el elemento que haya que emplear en un momento como el que nos encontramos --ha añadido De Cospedal--. Lo que hay que emplear es capacidad de convicción, intención de sumar, incorporar a cuanta más gente mejor, que nadie sobre, no destruir a nadie. La capacidad o intento de hacer daño y destruir, de segmentar el partido, el crear mucha violencia y mucha tensión es contraproducente para mi partido", ha sentenciado.

Sobre la candidatura de Sáenz de Santamaría, De Cospedal dice que "no hablaría de duelo" con ella, aunque entiende "que es muy entretenido y tiene mucho morbo contar que dos personas se están peleando" y "para algunos, lamentablemente, más si son mujeres". "En eso a mi no me van a encontrar", ha asegurado.

De Cospedal, considera que todos los candidatos son "compañeros" y tienen por ello "mucho en común" y de hecho, dice que no le preocupa que haya media docena de aspirantes, porque "lo único que debe preocupar es que no se produzcan rupturas" y que cuando acabe el congreso, "se pueda componer una lista que sea buena y represente a todo el partido". "Aquí tenemos todos un adversario, todos los que somos candidatos, y ese adversario se llama Pedro Sánchez y se llama Partido Socialista. Así lo veo yo y así lo voy a ver", ha sentenciado.

Por otra parte, De Cospedal ha señalado que ha consultado al comité organizador qué debe hacer con su puesto de secretaria General del Partido porque si bien va a "abandonar" todas sus funciones para que "no haya ninguna sombra de parcialidad" en su candidatura, no quiere que el PP quede en "una posición jurídica complicada" por carecer formalmente de secretaria General cuando aún no ha terminado este mandato. "Estaremos a lo que nos diga el comité", ha apostillado.

LA PUGNA Dos mujeres enfrentadas pugnarán por el liderado en el PP. Apenas 24 horas después de que Alberto Núñez Feijóo, y de manera sorpresiva y sorprendente, desvelara que no se presenta a la carrera por liderar el partido, las dos “mujeres fuertes” del PP de la era de Mariano Rajoy saltaban ayer a la palestra y anunciaban su intención por competir por la presidencia de la formación. La secretaria general del PP, María Dolores de Cospedal y la exvicepresidenta del Gobierno español Soraya Sáenz de Santamaría abrieron la puerta a una batalla que culminará en el congreso extraordinario que el PP celebrará los días 20 y 21 de julio.

Sin la presencia de líder de los populares gallegos, Cospedal y Santamaría son las principales protagonistas de esta contienda en la que, a falta de que este mediodía se cierre el plazo para presentar candidaturas, hay otros cuatro aspirantes. Dos de ellos estarían un peldaño por debajo las principales candidatas, Pablo Casado y Juan Manuel García Margallo -aunque es el joven exvicesecretario de Comunicación quien representa la tercera vía-, y otros dos son los extras de esta función: el secretario ejecutivo de Relaciones Internacionales del PP, José Ramón García-Hernández;y el expresidente de Nuevas Generaciones de la Comunidad Valenciana José Luis Bayo, hasta ayer, el único que había presentado avales -350-.

En las filas del PP es sabida la enemistad entre Cospedal y Sáenz de Santamaría, que acompañaron a Mariano Rajoy durante más de 10 años, una enemistad patente en la toma de posesión de Ángel Garrido como sustituto de Cristina Cifuentes en la presidencia madrileña. En el acto apenas se dirigieron la palabra y se evitaron con la mirada. Ayer, en el pleno de control al Gobierno, ambas trataron de mostrar su cara más amable con intercambio de abrazos y besos.

De Cospedal aprovechó una reunión de la dirección del PP de Castilla-La Mancha para realizar el anuncio. “He dado la cara y siempre la daré. Me la han partido unas cuentas veces como bien sabéis y seguro que lo volverán a hacer, pero siempre me he vuelto a levantar y lo volveré a hacer seguro”, proclamó. Además, la secretaria general -ha anunciado su renuncia al cargo- afirmó que se presenta para “reivindicar” el liderazgo del PP y recuperar el centroderecha. En una clara alusión a Santamaría, declaró de forma rotunda que “una decisión así no se toma a la contra ni contra nadie porque sería muy mezquino”.

Si Cospedal se apoyó en el aparato del partido para realizar su anuncio, Sáenz de Santamaría se fue a las puertas del Congreso para, en una multitudinaria comparecencia , dar oficialidad al anuncio que había realizado horas antes a través de Twitter. La exvicepresidenta aseguró que concurre para liderar el PP con un proyecto “abierto” y con “energía, entrega y determinación” en un momento “muy importante para el PP y para España”.

Además, subrayó que se presenta porque cree que España “necesita un PP unido y fuerte”. “Nos presentamos con el aval de lo que hemos hecho y creo que podemos estar orgullosos de ello, pero ese aval tiene que ser nuestra puerta para el futuro, un futuro con ánimo, entusiasmo y optimismo”, aseveró. Posteriormente, en una entrevista en Telecinco ya como candidata, rechazó que se pueda hablar de una guerra entre ella y Cospedal, sino de una “sana competición”.

De uno, a seisLa dirección del PP albergaba la esperanza de que se podía llegar a un candidato de consenso -seguramente Núñez Feijóo-. Sin embargo, quince días después, el presidente de la Xunta no está entre los aspirantes a dirigir el partido, que, además, no es uno, sino media docena. Casado parece ser el único con alguna posibilidad de presentar batalla a Cospedal y Santamaría. Ayer, aprovechó el pleno del Congreso para asegurar que tiene intención de llegar hasta el final en la carrera por la presidencia del PP, porque su candidatura es “ambiciosa y ganadora”.

En este contexto de guerra interna, el “culpable” indirecto, Mariano Rajoy, se incorporará hoy a las nueve de la mañana al despacho donde tiene plaza en Santa Pola (Alicante) como registrador de la propiedad.