Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra

Barkos destaca que Navarra lleva tres años de ventaja al Estado en políticas sociales

Subraya que la prioridad del cambio ha sido recuperar, tras años de recortes, el Estado del bienestar
Reitera su satisfacción con el cuatripartito y abre la puerta a que se sume el PSN “sin vetos”

A. Irisarri / Patxi Cascante - Miércoles, 20 de Junio de 2018 - Actualizado a las 06:02h

La presidenta del Gobierno de Navarra, Uxue Barkos, entrevistada ayer en ‘Navarra Televisión’ por el periodista Roberto Cámara.

La presidenta del Gobierno de Navarra, Uxue Barkos, entrevistada en ‘Navarra Televisión’ por el periodista Roberto Cámara. (Patxi Cascante)

Galería Noticia

La presidenta del Gobierno de Navarra, Uxue Barkos, entrevistada ayer en ‘Navarra Televisión’ por el periodista Roberto Cámara.

“Me encantaría poder disponer del superávit, pero depende de Pedro Sánchez” - “Hablar de que Navarra va a desaparecer es una insensatez” - “La gente sabe que no se pueden ofrecer servicios de nórdicos con impuestos de rebajas”

pamplona- La presidenta del Gobierno de Navarra, Uxue Barkos, repasó ayer en una entrevista el grueso de una legislatura histórica a la que ya sólo le queda un año. Y por encima de los aspectos identitarios por los que sólo preguntaron Javier Esparza (UPN) y Ana Beltrán (PP) -ningún ciudadano en el turno de preguntas se preocupó por las banderas-, la presidenta ve tres años de trabajo en los que se ha trabajado por revertir recortes, recuperar el Estado del bienestar, mejorar los servicios públicos y consolidar una mayoría “progresista” que sea capaz de seguir demostrando que otra forma de hacer las cosas es posible. De muchos temas se hablaron durante una entrevista que sobrepasó la hora en Navarra Televisión. Pero por su urgencia y actualidad, fueron tres los asuntos que centraron las preguntas: los cambios introducidos por el Gobierno foral, la llegada de Pedro Sánchez a la Moncloa y el futuro electoral de Navarra, cuando queda menos de un año para los comicios forales.

Sobre el primer asunto, el desarrollo de la entrevista no pudo ser mas elocuente. La televisión ideó un sistema por el que el presentador iba alternando preguntas propias con otras llegadas de ciudadanos en la calle, redes sociales y portavoces parlamentarios. Y fue significativo que las preguntas de corte identitario, las exclusivamente preocupadas en las banderas o la influencia de la CAV, fuesen formuladas por Esparza y Beltrán. Sólo un corte de Pedro Sánchez en abril, cuando todavía ni se imaginaba qué lugar iba a ocupar en la actualidad, insufló aire a la idea de “un Gobierno que bajo el lema del cambio social ha iniciado un cambio nacionalista”, que decía por aquel entonces el secretario general del PSOE.

Nada más lejos de la realidad. Barkos entendió que entonces esas declaraciones se hicieron “de oídas”, porque lo cierto es que el Gobierno de Navarra presidido por ella misma “le lleva tres años de ventaja” al Ejecutivo que hoy comanda Sánchez, y que entre sus primeras medidas están algunas de las que en 2015 ya implantó Navarra. “No es verdad que el Gobierno de Navarra esté obsesionado con el tema identitario. Llevamos tres años de delantera al Estado en políticas sociales, en atención de la sanidad, en memoria histórica, y en una fiscalidad capaz de cubrir las necesidades”. Esa fiscalidad de la que Barkos cree necesario erradicar “la gran mentira”, que no es otra que “ofrecer servicios nórdicos con impuestos de rebajas”. Y esa fiscalidad a la que, por cierto, Sánchez -recordó Barkos- “ya quiere hacer ajustes en el Estado”.

Precisamente, a Sánchez volvió a trasladarle una cuestión que el Ejecutivo de Barkos considera fundamental y que en buena medida vertebrará la primera de las reuniones que mantendrán ambos mandatarios, para la que por cierto todavía no hay fecha. Se trata de la necesidad de superar la Ley de Estabilidad Presupuestaria. Y en ese sentido, y en respuesta a una pregunta que le lanzó Adolfo Araiz (EH Bildu), Barkos aseguró que en cuanto se pueda tener una interpretación “seria y rigurosa” llevará al Parlamento un proyecto de ley para que Navarra pueda reinvertir los 250 millones de superávit con el que cerró 2017, y que en virtud de las leyes de austeridad no pueden destinarse a inversión social. “Me encantaría poder disponer del superávit para desarrollar medidas que beneficien al conjunto de la ciudadanía, pero depende de un compromiso de Pedro Sánchez”, recordó.

Y sobre Pedro Sánchez y la federación socialistas de Navarra giró otro importante bloque: el del futuro electoral. Barkos lo dijo en su discurso de investidura y lo repitió ayer. “La suma de progresistas que en 2015 fue de 26, me gustaría que fuese de 33”. Pero dependerá mucho de la actitud del PSN, que esta legislatura “ha revalidado más la minoría no progresista”. Con la actual mayoría progresista de 26 votos -en la que Podemos, “sus siete miembros”, han sido “siempre fieles al cambio”-, Barkos manifestó estar “satisfecha”. Pero abrió la puerta a que el PSN se pueda sumar por encima de líneas rojas o vetos, como los que los socialistas mantienen a EH Bildu. “Hay que guardar respeto a lo que decida la ciudadanía, y me quedo con la suma de fuerzas que posibilite construir otro tipo de sociedad”.

las obsesiones de upn y ppDel apartado indentitario, como ya se ha dicho, se encargaron UPN y PP. Esparza preguntó a Barkos si “votaría sí a la incorporación de Navarra al País Vasco”. Y Beltrán si le gustaría ver “Navarra anexionada a Euskadi”. “Nunca he hablado de anexión”, precisó Barkos, quien recordó que al menos un 30% de la población navarra es partidaria de tener “una relación normalizada” con la CAV, después de años en los que se “le ha dado la espalda” al territorio vecino, con el que existen “muchos intereses” comunes. “Pero hablar de desaparecer Navarra es una insensatez”, añadió la presidenta.

Este capítulo abarcó una parte amplia de la entrevista, ya que Barkos incluso fue cuestionada sobre si “se dan condiciones para activar una vía independentista”. Con cara de cierta sorpresa, la presidenta explicó que es algo que “no está” en su agenda y que además requeriría de “muchos años de acción política y unas mayorías muy solidas que hoy en Navarra no se produce de ninguna manera”.