Las fiestas arrancan el próximo miércoles

Cohete de cine en Barañáin

José Barrero, impulsor del cine infantil en Lagunak en los años 80 y 90, lanzará el chupinazo de 2018

Mikel Bernués | Iban Aguinaga - Miércoles, 20 de Junio de 2018 - Actualizado a las 06:02h

José Barrero, en el balcón de la casa consistorial desde el que lanzará el chupinazo de fiestas de Barañáin, acompañado por su mujer Mari Carmen Sánchez y su hija mayor Ana.

José Barrero, en el balcón de la casa consistorial desde el que lanzará el chupinazo de fiestas de Barañáin, acompañado por su mujer Mari Carmen Sánchez y su hija mayor Ana. (IBAN AGUINAGA)

Galería Noticia

José Barrero, en el balcón de la casa consistorial desde el que lanzará el chupinazo de fiestas de Barañáin, acompañado por su mujer Mari Carmen Sánchez y su hija mayor Ana.

barañáin- Decía ayer José Barrero (05-04-1943) que siempre que se ha acercado a ver el chupinazo de fiestas de su pueblo, “a todo el que echaba el cohete le tenía envidia, la verdad”. Pero a las 19.00 horas del próximo miércoles 27 de junio ese sentimiento malsano desaparecerá de la mente de este vecino de Barañáin de origen extremeño. Si acaso serán otros los que pasen envidia, porque José estará encaramado al balcón de la casa consistorial, gritando los clásicos vivas y goras y prendiendo la mecha festiva de una localidad que le acogió un uno de marzo de 1968, cuando contaba con 24 años, y que ya no ha abandonado. Barañáin es su casa.

“Esto es un sueño para mí”, reconocía orgulloso. Explicó también cómo nada más recibir la noticia por parte de un miembro de Children of África Barañáin, la asociación que le propuso como candidato para el cohete, y siempre en el buen sentido, “me derrumbé”. “Cuando estoy en el último camino de mi vida resulta que me llevo este reconocimiento. Tengo que darle las gracias a todo el que ha colaborado y se ha acordado de mí... Con lo que hablo, y en este momento me faltan las palabras. Quiero decir tanto que no digo nada”, expresó en la rueda de prensa en la que se detalló el programa festivo y, cómo no, a su ilustre inaugurador, elegido tras una votación popular en la que se contaron 513 sufragios.

Después no le faltaron las palabras. “Hoy en día todo es el dinero... Pues no. Para mí es mucho más importante el cariño de las personas. ¿Quién me iba a decir a mí que iba a tirar el cohete? Este premio no se paga con dinero...”, continuó sin salir de su asombro, acompañado en el consistorio por su mujer y su hija mayor Ana -es padre de otros dos hijos, Miriam y Sergio, y tiene cuatro nietos-.

En el haber de Barrero como merecedor de este honor sobran los motivos;como cuando se hizo cargo del grupo de danzas de la localidad evitando su desaparición, o con el recordado cine infantil que puso en marcha en Lagunak a lo largo de 15 años entre las décadas de los 80 y los 90. “Yo veía que la niñería iba creciendo, y resulta que no había nada para ellos. Y viendo que había tantos niños dije, ‘jolín, con lo que me gusta a mí el cine, a ver si promuevo esto...’. Y así fue.

A la actividad no le faltaron contratiempos iniciales. Robaron el proyector y el equipo de música de la sociedad la noche del estreno y hubo serios problemas con el sonido, solucionados a base de hueveras colocadas por toda la sala. Y el cine, que comenzó con una asistencia de 350 chavales, llegó a congregar delante de la pantalla a 1.500 criaturas “el récord de asistencia”.

También merece la pena destacar las incontables horas y horas de lo que fue la vida de Barañáin, inmortalizadas para siempre con su cámara en formato Super 8. Una crónica visual del desarrollo del municipio a lo largo de los años que incluye, entre otras, la primera piedra en Lagunak o el primer concurso de calderetes en el pueblo viejo. “Tengo mucho material con el que se puede hacer un documental algún día...”, comentó ayer, y confesó que guarda todos esos recuerdos “en un cuartico de casa, y ahí me paso tardes y tardes”. Un lugar para la nostalgia.

el programa de fiestasPor su parte, la edil Ainhoa Oyaga (EH Bildu), presidenta de la Comisión de Cultura, desgranó las particularidades de un programa festivo que cuenta con un presupuesto similar al de 2017, con un total de 77.000 euros. En el programa se mantienen las actividades que se han venido realizando hasta ahora, como los fuegos artificiales, verbenas, conciertos, discomóvil, el festival de bertso en su 6ª edición, el festival de jotas o la ginkana conocida como cronofardo, que celebrará su tercera edición.

Oyaga destacó también que, en su intención de descentralizar la fiesta para que llegue a más rincones del municipio, habrá “más actividades que se desarrollarán por las diferentes plazas: plaza Consistorial, la Avenida Comercial, el anfiteatro natural del lago, el patio cubierto de Los Sauces y de Alaiz, la plaza de los Fueros, plaza Lurgorri, de los Castaños, plaza Nelson Mandela y plaza de los Tilos”.

Como en años anteriores, se celebrarán sendos homenajes para los txikis y las personas mayores del municipio, y los primeros contarán con un amplia variedad de actividades, “desde hinchables, pintacaras, un taller de cocina, el pasacalles con los dantzaris txikis, que este año como novedad incluye merienda después de esa kalejira”. También “la habitual barredora, actividad para txikis que tiene mucho éxito. Un dj infantil, un espectáculo familiar con mago, gigantes, juegos populares, encierros txikis o fiestas con torico de agua”.

Por otro lado, para el público joven se va a inaugurar una ginkana popular deportivo/cultural para chavales de entre 12 y 17 años, o un taller de disciplinas de circo participativo, también novedad. Además del citado campeonato cronofardo, toro mecánico o karaoke.

Los conciertos en el recinto de txosnas y en la plaza consistorial, con orquestas y discomóvil (además de la discomóvil que se celebrará en Los Sauces el sábado), comidas populares para las personas jubiladas y para mujeres, el calderete del sábado en el lago y la comida popular de Lurgorri el domingo completan un programa que incluye como actividad deportiva, además del campeonato de pelota, un espectáculo de moto trial. “Las fiestas de Barañáin no serían las mismas sin la participación año tras año de los colectivos culturales, a los que quiero agradecer su colaboración”, finalizó Oyaga.

etiquetas: cine, barañain, cochete